El valioso triunfo de Nicolás Maduro. Opinión de Oscar Laborde

El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande el resultado de las elecciones en Venezuela.
21 de Mayo de 2018

El triunfo de Nicolas Maduro en las elecciones presidenciales de Venezuela tiene un valor enorme para su pueblo, para los movimientos populares que resisten en la región el avance del neoliberalismo, para los gobiernos que mantienen proyectos populares desde la gestión y para los procesos electorales que vienen, como los de México y Colombia.

Ese triunfo es negado por la derecha y, a veces no apreciado lo suficiente por sectores del campo popular. Maduro obtuvo el 68 por ciento de los votos en un momento de graves dificultades económicas para su país, producto de un cerco comercial y un ahogamiento financiero fabuloso. De ataques desde gobiernos de la región enfurecidos, encabezados por el presidente Mauricio Macri, al punto de crear el Grupo de Lima, que no tiene ninguna explicación ni histórica, ni geográfica, ni política excepto la exclusiva tarea de atacar a Venezuela, boicotear el proceso electoral y sugerir una intervención.

Lo llamativo es que claman por democracia, en ese grupo, Michel Temer que protagonizó el golpe de estado en Brasil, el gobierno del Perú, cuyo presidente fue echado por corrupto, los gobierno de Honduras y Paraguay, electos en elecciones con fraudes escandalosos luego de haber poscripto a Manuel Zelaya y a Fernado Lugo. Mucha hipocresía.

Maduro tuvo que sobrellevar varias circunstancias que por si solas habrían hecho fracasar a varios gobiernos. Primero la muerte de Hugo Chavez, con todo lo que ello conlleva en lo personal y para un pueblo. Un líder único para Venezuela, con una comunicación con su gente, un ingenio, una decisión y con logros extraordinarios.

En estos cinco años el precio del petrolero, principal ingreso del país,  se derrumbó de 100 dolares el barril en el año 2013 hasta 27. El ataque económico sufrido por Venezuela fue criminal.

Hay bloqueo al ingreso de productos importados, especialmente alimentos y medicamentos. Hay fomento de una inflación descontrolada y desabastecimiento provocados por los propios empresarios venezolanos. Ataques especulativos contra su moneda, el Bolívar.

Ademas, tuvo que gobernar estos cinco años en medio de una ofensiva conservadora feroz que hizo que se perdieran las elecciones en Argentina, se destituyera a Dilma Rousseff en Brasil, que triunfara Piñera en Chile y se desmembrara la integración.

Venezuela tuvo que superar la separación del Mercosur.y el ataque constante de la OEA, con su secretario general Luis Almagro a la cabeza. Se congeló la CELAC y seis países se retiraron de la UNASUR.

Y sin embargo ahí esta. Venezuela, su pueblo y Nicolás Maduro reelecto. Y el proceso bolivariano con una nueva oportunidad dada por su pueblo.

La obtencion del 68 por ciento de respaldo fue superior a lo vaticinado. Aparece mucho el argumento de la poca participación. Veamos algunos ejemplos para comparar en países donde el voto no es obligatorio como en Venezuela, convenientemente no mencionados por los medios hegemonicos.

En Francia participó el 42% del potencial electorado y Macron sacó el 32% de ese caudal. En Colombia hubo una participación del 47% y Santos sacó en la primera vuelta el 26%. En Chile votó el 47 % del padrón y Piñera sacó el 37%. En EEUU pariticipó el 54% y Trump obtuvo el 46 % de los votos, mientras que en México participó el 63% pero Peña Nieto sacó el 31% de los votos.

Es decir, en porcentaje de votos obtenidos en relación al total del padrón, todos obtuvieron menos que Maduro. Ademas, no estaba el atractivo de una competencia pareja, ya que una parte de la oposición llamó a abstenerse y el triunfo del oficialismo se veía como seguro.

El triunfo de Nicolas Maduro permitirá que su gobierno ahora se aboque prioritariamente a los temas de resolución pendiente, de gestión. Los temas económicos, los temas productivos, el combate a la especulación y al desabastecimiento. El triunfo dará entusiasmo a los movimientos populares que resistimos a gobiernos de derecha y que estamos convencidos que, mas temprano que tarde, volveremos a conquistar el gobierno y retomaremos el camino de una Patria Grande.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS