En cuarentena, se desploma el uso de tarjetas de crédito y crecen los planes "Ahora"

Un informe sobre el uso de los plásticos en el último trimestre, muestra una caída del 23% en las operaciones generales, aunque con un crecimiento claro en las compras de alimentos en supermercados.

28 de julio de 2020

Prisma, procesadora de VISA y líder del rubro de las tarjetas, lanzó el Índice Prisma Medios de Pago, que mide el uso que hacen los argentinos de las tarjetas de crédito, débito y prepagas.

En el contexto de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19, el Índice Prisma marcó que “el uso de tarjeta de débito creció en transacciones”. Sin embargo, “el uso de tarjetas de crédito cayó 23%, por la caída del consumo”, en el segundo trimestre del año.

Del total de las transacciones realizadas con tarjetas, en el segundo trimestre, las operaciones con débito crecieron del 35,04% al 41,74%, con respecto al mismo período del año pasado. Las operaciones con crédito, cayeron del 64,37% al 53,87%. En tanto, las operaciones con prepagas saltaron del 0,59% al 4,39%; es decir, un salto del 285% “explicado fundamentalmente por la creación de la Tarjeta AlimentAR”.

Siempre según el informe, “el uso de las tarjetas de crédito se desplomó más del 23% por la caída del consumo”.

Con respecto al uso de tarjetas de débito, el 57,1% de las operaciones fueron extraídos del cajero automático; el 39,6%, compras, y el 3,2%, retiros de efectivo en los comercios habilitados. En ningún caso, hubo un salto significativo en la comparación con el año anterior.

Sí hubo cambios significativos en el uso de la tarjeta de crédito, donde las compras con cuotas cayeron de manera brutal, ante el resurgimiento de los planes “Ahora”. Por un lado, se mantuvo el volumen de compras en un pago, que representan el 62,63% de las operaciones con crédito. Por otra parte, las compras en cuotas bajaron del 28,37% al 15,62%; es decir, una brutal caída del 45%. Esto se explica por el alza de las compras con planes “Ahora”, que subieron del 10,96% al 21,65%, O sea, se duplicaron.

Dentro de los planes “Ahora”, cayeron los de 3 y 6 cuotas, mientras que subieron los de 12 y, sobre todo, los de 18 cuotas. Estos últimos triplicaron su participación al pasar del 8,26% al 26,31% del total. El “Ahora 12”, sin embargo, continúa como el más elegido, con el 52,41%, con un crecimiento del 10% en la participación.

Finalmente, el informe muestra que la cantidad de tarjetas activas “arroja una caída del 6,34% en las tarjetas de crédito activas, el medio de pago electrónico más utilizado del país”, y un crecimiento del 4,66% de las tarjetas de débito, “explicado fundamentalmente por la universalización de las cuentas bancarias”.

El crédito, en el súper

Según el último informe del Indec sobre ventas de supermercados (correspondiente al mes de mayo), las operaciones con tarjeta de crédito crecieron en un 65,5% con respecto al mismo mes del año pasado (aun si se descuenta la inflación del período, la suba asciende al 22,1%). El salto se puede explicar por el aumento de las ventas online (276,62%), pero también por la baja en el poder adquisitivo de los consumidores, que tomaron deuda para abastecerse de productos esenciales. En todo caso, el aumento se contrapone con la caída general en el uso de la tarjeta de crédito.

La tarjeta de crédito lidera el ranking de los medios de pago elegidos por los consumidores en supermercados. Representan el 37,9% del total de ventas; el efectivo, el 31,7%, y el débito, el 25,1%. Antes del inicio de la cuarentena, las tarjetas de crédito representaban el 37,5% de las compras, mientras que el efectivo representaba el 33,1%. De esta forma, la brecha entre un medio de pago y el otro aumentó en un 50% durante la crisis sanitaria.

Finalmente, un informe de First Capital apuntó que los pagos con tarjeta aumentaron un 48,9% con respecto a mayo del año pasado; unos 5 puntos porcentuales por encima de la inflación del período y que se explica, en parte, por el endeudamiento de quienes optaron por refinanciar el saldo de la tarjeta, con el fin de afrontar otros gastos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual