En la oposición gana terreno la idea de respaldar el proyecto de reestructuración del gobierno

Diputados del radicalismo manifestaron públicamente que su postura es acompañar. En el PRO tienen una visión similar, pero pedirán modificaciones, como fue en otros momentos.
26 de Enero de 2020

Hay una frase de Miguel Unamuno que suele ser utilizada para cuestionar a los partidos que ocupan el rol de la oposición. “No sé de qué se trata, pero me opongo”, fue la definición del escritor y filósofo español que se volvió parte del diccionario político de todas las latitudes.

El próximo martes comenzará a tratarse en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados el proyecto de Restructuración y Sustentabilidad de la Deuda Pública Externa que envió el Poder Ejecutivo al Congreso. Y parece que la tradición respecto de los temas de renegociación de deuda será más fuerte que la frase de Unamuno. Todo indica que la mayoría del interbloque Cambiemos acompañará la iniciativa del oficialismo.

“En términos generales creemos que el Poder Ejecutivo tiene herramientas para llevar adelante la negociación de la deuda sin necesidad de enviar un proyecto al Congreso”, dijo el diputado de la UCR, Miguel Bazze, en declaraciones radiales. Luego agregó: “Si la decisión es enviar un proyecto para que la existencia de una ley refuerce la posición del ejecutivo argentino frente a los organismos de crédito internacional y a los acreedores privados, nos parece bien”.

En el PRO, la otra pata central de Juntos por el Cambio (tiene 45 diputados y los radicales 44), esgrimieron una posición similar. Fuentes del bloque que hablaron con este medio en reserva aseguraron que, en "principio”, la “idea es acompañar”.

Los amarillos compartieron la visión de sus socios de coalición al considerar “innecesario”, desde el punto de vista jurídico, la aprobación de la Ley de Sustentabilidad. “Con la Emergencia Económica y otras normas que ya existen el ejecutivo tiene suficientes instrumentos para encarar la negociación”, remarcaron en el bloque PRO. Sin embargo se mostraron dispuestos a votar la iniciativa para mostrar un respaldo político al gobierno nacional antes de que encare la negociación con los acreedores privados y los organismos multilaterales de crédito.

En el macrismo dijeron que pedirán algunas modificaciones al proyecto antes de confirmar su respaldo. Señalaron que solicitarán que las provincias “también puedan sumarse a las renegociaciones”.

Entre los terruños gobernados por Juntos por el Cambio hay algunos con alto nivel de endeudamiento, entre ellos la provincia de Mendoza, con un pasivo que ronda los US$ 1200 millones.

 El próximo martes por la mañana las segundas líneas del equipo económico (el ministro Martín Guzman estará de viaje en Nueva York para comenzar conversaciones con los bonistas) asistirán al plenario de comisiones de Diputados. Casi a la misma hora, la conducción de Juntos por el Cambio, los mandatarios de Mendoza, Rodolfo Suarez; de Jujuy, Gerardo Morales; de Corrientes, Gustavo Valdés, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodriguez Larreta, se verán en la Jefatura porteña para debatir el tema.

Los cambiemitas con responsabilidad de gestión van a ser el principal foco de presión para respaldar al gobierno nacional y poder colar en ese apoyo el pedido de sus provincias. Fue lo que ocurrió cuando se debatió la Emergencia Económica, aunque se terminó imponiendo la “línea dura” en el Congreso, para la cual era más importante diferenciarse del gobierno y enviar señales al núcleo duro de los votantes de Juntos por el Cambio. 

La postura que, por ahora, parece que se impondrá en la mayoría de la oposición en el debate de la Ley de Sustentabilidad de la Deuda, está en sintonía con la tradición de la política argentina de los últimos tiempos respecto de las renegociaciones con los acreedores. Durante los gobiernos de Eduardo Duhalde, Néstor Krichner y Cristina Fernández, la entonces oposición (la UCR) acompañó la mayoría de las legislaciones que tenían por finalidad renegociar la deuda pública, en especial la emitida en moneda extranjera y con legislación de Nueva York, que es la más compleja.  

La actividad concreta del próximo martes 28 comenzará con la reunión de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, a las 11 de la mañana, para debatir el dictamen del proyecto. La diputada y economista Fernanda Vallejos es la elegida del Frente de Todos para presidir el encuentro.

A partir de las 12.30 arrancará. Irán los funcionarios de segunda línea de Economía para contestar preguntas. Los diputados convocados para el plenario deberán analizar el texto y firmar el dictamen correspondiente para habilitar la iniciativa que será debatida al día siguiente, el miércoles 29, a partir de las 12 horas.  «

Insólito: Macri se despega

El expresidente Mauricio Macri hizo su primera aparición pública desde que dejó el poder. Con el habitual estilo del PRO, se mostró de modo informal con un grupo de militantes de su partido, en el sur argentino, donde pasa sus vacaciones. Macri intentó despegarse de la política de endeudamiento que impulsó durante su gobierno y responsabilizó a sus funcionarios. "Yo siempre les decía a todos: cuidado, que yo conozco los mercados, que un día no te dan más plata y nos vamos a ir a la mierda", remarcó el exmandatario a sus interlocutores, que lo escuchaban sentados en círculo. Luego lamentó que la respuesta de sus subalternos a esa advertencia supuestamente era que se quedara "tranquilo".
"Ser presidente fue un honor, algo único, y al mismo tiempo una carga gigantesca", dijo el líder del PRO. Y agregó que por "el sentido de responsabilidad" tenía "sobre su cabeza" al país entero. "Sentí que tenía sobre mi cabeza a los 44 millones y sabía que no íbamos a poder seguir tomando deuda eternamente, que no podía para ningún lado achicar ese gasto, mismo dentro de Cambiemos había problemas", manifestó, marcando diferencias con el radicalismo.
El exjefe de Estado recordó que uno de los conflictos internos fue cuando se trató de "corregir" los montos de la Asignación Familiar para los beneficiarios de la región de la Patagonia y que ahí se encontró con el rechazo del radicalismo de esa zona del país. Insólito: Macri se despega

El expresidente Mauricio Macri hizo su primera aparición pública desde que dejó el poder. Con el habitual estilo del PRO, se mostró de modo informal con un grupo de militantes de su partido, en el sur argentino, donde pasa sus vacaciones. Macri intentó despegarse de la política de endeudamiento que impulsó durante su gobierno y responsabilizó a sus funcionarios. "Yo siempre les decía a todos: cuidado, que yo conozco los mercados, que un día no te dan más plata y nos vamos a ir a la mierda", remarcó el exmandatario a sus interlocutores, que lo escuchaban sentados en círculo. Luego lamentó que la respuesta de sus subalternos a esa advertencia supuestamente era que se quedara "tranquilo".
"Ser presidente fue un honor, algo único, y al mismo tiempo una carga gigantesca", dijo el líder del PRO. Y agregó que por "el sentido de responsabilidad" tenía "sobre su cabeza" al país entero. "Sentí que tenía sobre mi cabeza a los 44 millones y sabía que no íbamos a poder seguir tomando deuda eternamente, que no podía para ningún lado achicar ese gasto, mismo dentro de Cambiemos había problemas", manifestó, marcando diferencias con el radicalismo.
El exjefe de Estado recordó que uno de los conflictos internos fue cuando se trató de "corregir" los montos de la Asignación Familiar para los beneficiarios de la región de la Patagonia y que ahí se encontró con el rechazo del radicalismo de esa zona del país.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS