En Mar del Plata ponen el cuerpo para pedir Cárcel a Etchecolatz

El grupo Vecinos sin Genocidas del Bosque Peralta Ramos, donde cumple la domiciliaria el represor, realizará el sábado una intervención pública en la playa marplatense. Piden que vuelva a prisión.
16 de Febrero de 2018

“Si no querés genocidas sueltos, vení a poner el cuerpo”. Con esa consigna el grupo de vecinos del Bosque Peralta Ramos que reclama que el ex comisario beneficiado con la domiciliaria en ese barrio marplatense, Miguel Osvaldo Etchecolatz, regrese a la cárcel, convocaron a plasmar el reclamo de “Cárcel a Etchecolatz” con una intervención pública en una playa de Mar del Plata. 

La movida consistirá en formar esa frase en la arena con sus propios cuerpos y viralizar la imagen por las redes sociales y los medios de comunicación.

“La idea es seguir haciendo movilizaciones para que el tema no se duerma, que siga teniendo vigencia y que logremos el objetivo”, explicó Verónica Cotta, vecina del Bosque Peralta Ramos. 

“Lo que vamos a hacer es escribir con nuestros propios cuerpos la consigna 'Cárcel a Etchecolatz' y con una cámara de fotos desde la altura tomar una imagen para después viralizarla”, completó.

El lugar será en la playa pública de Acantilados, a las 8.30 de la mañana de este sábado 17 de febrero y la propuesta es que la gente asista vestidos de negro. “Lo vamos a hacer sobre la arena y la imagen se va a tomar desde la altura, por eso necesitamos ropa que sea visible para que quede bien registrado”, completó.

El represor seis veces condenado -cuatro a prisión perpetua- por delitos de lesa humanidad accedió al beneficio de la prisión domiciliaria el 29 de diciembre del año pasado y se trasladó a su casa de calle Boulevard Nuevo Bosque entre Los Guaraníes y Los Tobas, del Bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata. 

Desde ese mismo día, los vecinos de ese barrio se organizaron para repudiar esa decisión de la justicia y exigir que vuelva a la cárcel. Cuando se cumplió un mes hicieron un festival cultural y propusieron rebautizar una plaza con el nombre Plaza de los Lápices en el Concejo Deliberante.

“La verdad es que esto impactó mucho en el Bosque y en Mar del Plata. Por eso no hay que quedarse quietos”, explicó Cotta. Y remarcó: “También generó mucha repercusión enterarnos que hay 15 genocidas en Mar del Plata”.

En ese camino, resaltó que el eje que se propusieron los vecinos es “tratar de entender y que la sociedad comprenda que un genocida condenado por delitos de lesa humanidad no tendría que tener ese privilegio. Debería reverse judicialmente el impacto social”.

La intervención pública es parte de las acciones con que los vecinos manifiestan su desacuerdo con la decisión de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°6 de Capital Federal -el que decidió otorgar la domiciliaria en diciembre y sus pares del TOF1 de La Plata, que habían beneficiado anteriormente al genocida.

En ese tribunal platense, donde Etchecolatz fue condenado cuatro veces -una de ellas en el juicio por la red de centros clandestinos conocidos como Circuito Camps-, los vecinos presentaron un pedido formal para que se revoque la domiciliaria. El 5 de febrero pasado, le entregaron en mano al juez Pablo Vega el reclamo acompañado por 500 firmas de vecinos del barrio y otras mil de marplatenses.

En esa oportunidad también querellantes en ese juicio pidieron dar marcha atrás con la medida, entre ellos Gustavo Calotti, quien además de haber sido víctima de Etchecolatz en la Noche de los Lápices, vive en el Bosque Peralta Ramos.

A ese pedido se sumó luego la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y el grupo de Ex Hijxs de Genocidas, que integra Mariana Dopazo, hija biológica de Etchcecolatz, y otros hijos e hijas de represores que condenan las acciones de sus padres durante la dictadura cívico militar.

Mientras los vecinos esperan una resolución de parte de la justicia, la intervención pública en la Playa de Acantilados de este sábado buscará dar cuenta de la conmoción que aún vive la comunidad marplatense.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS