En medio de tensiones con empresarios, Macri busca el respaldo de AEA y el Foro de Convergencia

Después de recibir críticas de sectores productivos y exportadores, el presidente intenta estrechar lazos con las entidades que considera más cercanas. La CGT se bajó de un anuncio en la Rosada y la UIA directamente no fue invitada. 

15 de Agosto de 2018

Tras cosechar esta semana el contundente rechazo del empresariado productivo grande y pequeño y de los exportadores, Mauricio Macri busca este jueves dos fotos pesadas con las dos entidades empresarias que más lo apoyaron desde su asunción en diciembre de 2015, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y el Foro de Convergencia Empresarial (FCE).

A las 8:30 el titular del Ejecutivo abrió una jornada de debate de AEA en el Sheraton Retiro de la que participan cerca de 150 dirigentes empresarios de todo el país entre quiénes se encuentran Héctor Magnetto (Clarín), Paolo Rocca (Techint). Después se reune con referentes del FCE, un armado que supo contar con la adhesión de 80 cámaras del sector privado.

Ambas organizaciones fueron de crucial importancia en la campaña presidencial que llevó a Macri a la Casa Rosada y son parte fundamental del selecto grupo que el presidente define como el Círculo Rojo, la fracción de la dirigencia con más información sobre el mercado local y peso específico en el lobby corporativo.

Este martes, el gobierno suspendió por seis meses el recorte de impuestos a las exportaciones de aceite y derivados de soja y ratificó el beneficio para los productores de ese cultivo. La medida, favorable para las patronales rurales y contraria a los intereses de la industria, los exportadores y las pymes obligadas a exportar por falta de demanda interna, recibió una tormenta de críticas de esos sectores.

El presidente busca una foto con los dueños de las grandes compañías que componen la nómina de AEA, en la que además de cuadros como Héctor Magnetto, de Clarín, y Luis Pagani, de Arcor, militan, entre otros, el supermercadista Alfredo Coto, Sebastián Bagó, de los laboratorios homónimos, y varios de los apellidos más recurrentes del caso de los cuadernos, como los constructores Paolo Rocca, Aldo Roggio, José Cartellone y Enrique Pescarmona.

Todo indica que, al menos por una cuestión de formalidad, Macri conseguirá la foto que busca. De cualquier modo se abre una gran incógnita porque el primer  mandatario aprovechará para pedir demostraciones de confianza con inversiones, una iniciativa cuya recepción por parte de los grandes popes de la economía plantea más de un interrogante.

Un miembro de AEA adelantó que como mínimo los empresarios volverán a la carga con pedidos de medidas "de largo plazo" en las que el gobierno no puede avanzar tanto por las dificultades que tiene para encaminar su programa económico como por factores ajenos como la resistencia social y sindical.  

Además, la presencia de varios de los mega empresarios que en calidad de arrepentidos afirmaron haber pagado coimas para acceder a la obra pública durante los gobiernos kirchneristas le agrega un condimento especial a la cita. Tiempo intentó averiguar si esos empresarios participarán de la jornada que lleva varios meses de organización pero las fuentes consultadas no lo confirmaron.

Foro de Convergencia

Más tarde Macri recibirá en la Casa Rosada a empresarios del Foro de Convergencia al que pertenece AEA junto con gremios para discutir medidas "para cuidar el empleo" según publicó el martes el diario Ambito Financiero.

La información adelantó que el Ejecutivo prevé lanzar un Acuerdo Para el Cuidado del Empleo, la Productividad y el Salario (ACEPROS) pero este miércoles el Triunvirato que conduce la CGT informó a Tiempo que no piensa acudir al llamado del presidente, con lo que se espera que por el lado sindical aparezcan caras sin mayor representatividad.

Los otros grandes ausentes, según pudo confirmar este medio, serán los industriales de la  UIA, que esta semana fueron una de las entidades más críticas de los anuncios fiscales de Cambiemos.

Dos dirigentes de la mesa chica confirmaron al cierre de esta nota que no  habían sido convocados para la reunión, un dato llamativo teniendo en cuenta la importancia de la UIA entre las federaciones privadas del país y sin mencionar que la entidad adhiere al Foro de Convergencia. 

Si se confirman esas ausencias, la segunda foto que buscará el presidente mostrará vacíos importantes y potencialmente contrarios a la motivación original o bien se encaminará a confirmar una hipótesis que cada vez gana más peso: la que sugiere que el modelo oficial enfila cada vez más firmemente hacia la definición de un perfil agro exportador, con el foco decididamente corrido de los sectores productivos, el empleo y la demanda interna sostenida.

El dato de color tendrá como protagonista al presidente de los industriales, Miguel Acevedo, quien como presidente de la UIA no fue invitado a la Casa Rosada pero como dueño de Aceitera General Deheza integra AEA y asistirá al Sheraton por la mañana. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS