En plena bonanza, Clarín busca achicar su redacción

A pesar del aumento de sus acciones y de ser el medio con más pauta oficial, empuja a sus trabajadores a tomar retiros voluntarios.
7 de Septiembre de 2016

A pesar de que sus negocios atraviesan un momento de innegable prosperidad, el Grupo Clarín sintoniza con la política nacional y ajusta puertas adentro, donde sorprendió a todos con un ofrecimiento general de pago de retiros voluntarios y despertó la alerta del personal que está en pie de guerra y en estado de asamblea permanente.

El anuncio de los retiros, que para muchos no son otra cosa que despidos encubiertos, tuvo lugar a pocos días de que se supo que el grupo empresario ostenta el cetro de las compañías que mayor caudal de publicidad oficial recibe por parte de la administración de Mauricio Macri.

La Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados dio a conocer la información el pasado 23 de agosto tras formalizar un pedido a la Jefatura de Gabinete de Ministros. Los datos indicaron que entre el 10 de diciembre de 2015 y el 21 de junio del corriente el gobierno nacional otorgó $800 millones en concepto de pauta publicitaria. De ese total, Clarín recibió el 18%, por delante del Grupo Indalo, que se llevó un 8,39 por ciento. El informe contempló también la pauta concedida a futuro.

En dinero contante y sonante, el porcentaje girado a Clarín se tradujo en $143.797.764 que lo ubicaron al tope de los grupos comunicacionales favorecidos por el macrismo.

La buena ventura publicitaria coincide con el éxito de las acciones de la empresa en el mercado de valores. Ayer, los papeles bursátiles de la firma cerraron la jornada a $164, su máximo nivel histórico. De hecho, las acciones vienen en escala ascendente desde el 29 de agosto, fecha a partir de la cual no paró de crecer.

La bonanza no tiene evidentemente un correlato en el personal que por estas horas despliega un programa de asambleas por turno con el fin de organizar el contra ataque.

Desde la Comisión Gremial Interna del diario Clarín, contaron a Tiempo que están en estado de alerta permanente “por la situación de incertidumbre, cada vez más grande, sobre el futuro periodístico y directivo del diario”.

Uno de los principales problemas que acoge a los trabajadores del diario es el ofrecimiento de retiros voluntarios por parte de la empresa. “Si bien esta modalidad está instalada desde hace casi dos años, la novedad es que ahora ofrecen un plus del 60% de la antigüedad para quienes tomen el retiro en septiembre y octubre, un 40% para los que acepten en noviembre y un 20% para los que se vayan en diciembre. O sea, quieren que el recorte sea ya y para eso te tientan para que te vayas lo antes posible”, explicaron los delegados y consideraron esta actitud como “una provocación más a los trabajadores”.

Además, desde la Comisión Interna advirtieron que “la situación financiera y económica del grupo no empeoró, ni cuando su excusa era que el kirchnerismo les daba poca pauta, ni ahora que se acomodaron en ese sentido” y agregaron que “cuando pedimos mejoras en los sueldos, esa plata no aparece, pero para pagar retiros voluntarios, sí”.

Finalmente, los representantes de los trabajadores contaron que pidieron información para saber cuántos trabajadores pidieron el retiro voluntario, “pero la empresa no quiere dar ese dato ni ningún otro dato”. “Nunca da precisiones en ningún sentido, ni periodístico, ni económico, ni en nada. El marco general es de incertidumbre en todos los aspectos, todos son rumores y necesitamos información acerca de lo que va a ocurrir el año que viene”, cerraron.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS