En Tres de Febrero el ajuste llegó hasta al coro municipal

El intendente Diego Valenzuela echó al 30% de los 32 trabajadores. Los funcionarios de Cultura amenazaron con más despidos si los músicos hacían públicas sus protestas.
9 de Enero de 2018

Tres municipios macristas del Gran Buenos Aires picaron en punta con los despidos, en el arranque de 2018. En una semana, Quilmes, Morón y Tres de Febrero concretaron más de 700 cesantías. En el último caso, el intendente Diego Valenzuela echó a unos 400 empleados estatales. El ajuste llegó hasta el coro local: sin aviso previo, lo redujo en un 30%, al igual que la orquesta y la banda municipal.

El Coro de Cámara de Tres de Febrero fue creado el 2 de abril de 1986 y es uno de los pocos profesionales que actualmente existen en el país. Es dirigido por Susana Frangi, figura del Teatro Colón, donde es maestra interna, y cuenta con 32 cantantes profesionales. Según denunciaron, los recortes datan de hace tres meses, cuando comenzaron a no entregar materiales, como las vestimentas necesarias para las funciones. Tampoco el municipio se hizo cargo de la difusión de las presentaciones, todas ellas gratuitas, por lo que la baja del público no informado derivaba después en amenazas de achique por parte de la propia Comuna. 


“Hago llegar mi preocupación y mi repudio por cualquier medida que atente contra la libertad de expresión. Me sumo a la solicitud que diferentes organismos artísticos han llegado al señor intendente de Tres de febrero, pidiendo una explicación formal de las razones que lo han llevado a tomar tan graves resoluciones”, dijo la directora, con extensa trayectoria como pianista.

En el encuentro entre las partes faltó el jefe de Gabinete de Cultura, Adrián Murano, que estaba de vacaciones. En su lugar, el subsecretario de Cultura, Ricardo Tejerina, dijo que sólo se tratan de “cesantías de contratos”y amenazó con despedir a más integrantes, si los músicos hacían reclamos o protestas públicas. Hoy por la mañana realizaron una convocatoria frente al municipio. 

A partir de los aprietes, los trabajadores iniciaron una campaña en change.org con el objetivo de que Valenzuela de marcha atrás con la medida. En menos de una semana superaron las 4700 adhesiones. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS