"Estamos acá en unidad, con el pueblo, con la bandera de los 30.000 en alto"

Taty Almeida fue una de las oradoras del documento elaborado por los organismos de Derechos Humanos. Duras críticas al gobierno de Macri. Hebe de Bonafini habló desde un camión: "No podemos ser buenitas, no podemos no insultar".
24 de Marzo de 2017

“Vamos a seguir en las calles, las plazas, las luchas, vamos a seguir gritando presente por los 30.000 porque detrás del negacionismo está el intento del olvido y detrás de ello está la intención de desmovilizarnos y volver a foja cero las luchas. No nos han vencido. Estamos acá en unidad, con el pueblo, con la bandera de los 30.000 en alto”, resumió Taty Almeida de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, en el acto central por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia en Plaza de Mayo.

Taty fue una de las oradoras del documento realizado por diferentes organismos de Derechos Humanos. En su pecho llevaba la imagen de Milagro Sala y a su lado, sobre el escenario, estaba Estela de Carlotto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo. Taty denunció "enormes retrocesos en materia de los derechos humanos de hoy" y repudió la complicidad “de los grupos económicos, la Iglesia, la corporación judicial y la embajada de los Estados Unidos".

La referente de Madres Línea fundadora dio su visión del escenario político, social y económico del país. “Una Argentina con presos y presas políticas, cuya situación es cuestionada por organismos internacionales, con miserias planificadas para cada familia, con precios que suben mientras los salarios bajan, con represión como respuesta sistemática a la protesta social, con fábricas que deben cerrar mientras se abren todas las puertas del país a la importación”, ejemplificó.

"Este año venimos a denunciar los enormes retrocesos en materia de derechos humanos", lanzaron a su turno el resto de los oradores. Durante la lectura del documento primaron las críticas al gobierno y a sus políticas económicas, que más de una vez fueron asimiladas con las aplicadas durante la última dictadura cívico militar.

“Venimos nuevamente a esta plaza a repudiar los crímenes de lesa humanidad, miles de desapariciones forzadas y presos políticos”, indicaron desde los organismos de DDHH, quienes agregaron: “Las torturas, robos de bebés, el funcionamiento de centros clandestinos de detención, la censura, la mentira organizada, la pobreza programada, una guerra por Malvinas con delitos de lesa humanidad, la deuda externa que provocó hambre por décadas, el exilio", argumentaron.

“Hay que romper el pacto de los genocidas”, sostuvo Victoria Montenegro, hija recuperada de desaparecidos y militante kirchnerista. “En esta plaza somos miles, incluso tal vez, ya estén por acá los bisnietos quienes también tienen derecho a conocer su identidad por eso, le pedimos que no se queden con la duda, que se acerquen a las abuelas”, continuó.

“Son 40 años buscando encuentros, 40 años encontrando verdades, juntos podemos vencer el miedo, ya es tiempo de encontrarnos. En ese mismo pacto de silencio de los genocidas está la información para saber donde están los cuerpos de los miles de desaparecidos. Nos deben eso. Después de 41 años seguimos necesitando saber dónde están”, señaló Montenegro, quien explicó que el Estado debe responder “dónde está Jorge Julio López a más de 10 años de su segunda desaparición forzada”, momento en el que la plaza estalló en aplausos.

Quien no se subió al escenario central fue Hebe de Bonafini, titular de Madres de Plaza de Mayo. Fiel a su estilo y flanqueada por dirigentes como Aníbal Fernández y Roberto Baradel, Hebe habló desde un acoplado de un camión: "Basta de ser democráticos para ser buenitos: me cago en los buenos. No soy buena. No podemos ser buenitas, no podemos no insultar".

"Jamás negociaremos con estos asesinos, jamás nos sentaremos en un sillón ni cerca”, advirtió en alusión a las declaraciones de Estela de Carlotto, que unas horas antes había dicho que había “que tener conciencia democrática, no fanatismo. Cuando el pueblo vota y elige un gobierno, el respeto tiene que ser absoluto, nos guste o no nos guste". De esa manera, Estela le respondía a Bonafini, que el día anterior la había tratado de traidora por haber firmado un convenio con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Así las cosas, La Cámpora se concentró a las 9 en la ex ESMA y marchó hacia Plaza de Mayo. A partir de las 13, las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, H.I.J.O.S y Familiares de detenidos y desaparecidos marcharon desde avenida de Mayo y 9 de Julio. Hebe hizo lo propio desde la sede de la institución, en avenida Hipólito Yrigoyen al 1500.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS