Aumentó la demanda de títulos del Estado por la garantía de pago con reservas

El proyecto de ley de emergencia incluye un capítulo por el cual el Banco Central entregaría al Poder Ejecutivo 4571 millones de dólares para asegurar el pago de la deuda pública. El riesgo país cayó por debajo de los 2000 puntos básicos por primera vez en dos meses.

(Foto: Eduardo Sarapura)
18 de diciembre de 2019

Los inversores y especuladores financieros reaccionaron con vehemencia ante el proyecto de ley de Solidaridad social y Reactivación Productiva. En las pocas horas que pasaron entre su presentación en sociedad y el cierre de las operaciones financieras del martes, una ola compradora de bonos estatales recorrió la city porteña.

Según los operadores de la plaza financiera local, ese entusiasmo tiene su base en la certeza de que el gobierno no entrará en default mientras negocia con los acreedores privados la reestructuración de la deuda pública. La clave de esta certeza está en el título IX del proyecto de ley que –de aprobarse- habilitaría al Poder Ejecutivo a tomar 4571 millones de las reservas del Banco Central, las que “solo podrán aplicarse al pago de obligaciones de deuda denominadas en moneda extranjera”.

“Se vieron mejoras generalizadas. Lo que se desprendió de la conferencia de prensa (de Guzmán) y del proyecto de ley es que el gobierno quiere encarar una renegociación de la deuda sin incumplir los compromisos”, analizó Nery Persichini, jefe de Estrategia de GMA Capital.

Leonardo Chialva, director de Delphos Investment, indicó que “el Gobierno parece querer seguir cumpliendo con sus compromisos mientras elabora un plan de fondo que buscaría una solución rápida de la deuda para el frente doméstico y una un tanto más compleja para la ley internacional”.

Chialva agregó que “los bonos no tenían ‘priceado’ este escenario, y es por ello que vemos recuperaciones importantes en algunos títulos que pagan en el corto plazo”.

Después del mediodía del martes se verificó esa demanda por los papeles argentinos. Los títulos soberanos denominados en dólares treparon más de un 8% mientras que los nominados en pesos volaron hasta 13,5 por ciento.

Además, la demanda alcanzó tanto a los bonos con legislación local como a los que tienen legislación extranjera. Los primeros cerraron con una paridad promedio del 44,2%, mientras que los regidos bajo ley extranjera terminaron en torno al 47 por ciento. La paridad indica cuánto recibe el propietario del bono por cada 100 dólares invertidos en él.

¿Cuáles fueron los títulos más comprados? De los emitidos en pesos, el Bocón PR15 (+13,5%); el Bocón PR13 (+13%); el Boncer TC21 (+9,9%); y el A2M2 (+7,4%), que se actualiza por CER (inflación). En el mercado se señaló que también ayudó el anuncio de que el proyecto de ley de emergencia incluye la decisión de eliminar el impuesto a la Renta Financiera a los activos moneda local (bonos, letras, y plazos fijos).

Los títulos en dólares ganaron un 9% en promedio, liderados por el Bonar AO20D (+8,5%); el Bonar AY24D (+7,9%); y el Bono Discount 2030 DICAD (+7%).

"Hubo mucha volatilidad durante estos días por la expectativa de la posible reestructuración amigable. Por otra parte, a medida que se van vislumbrando las medidas económicas, baja la incertidumbre general y, por consiguiente, el riesgo país. Y esto impacta positivamente en la renta fija", indicó Sergio Morales, presidente de CELAI.

Al respecto, la demanda de bonos argentinos hizo que el índice de riesgo país medido por el MSCI cayó un 6,9% (146 unidades) el martes y perforó los 2000 puntos básicos por primera vez en dos meses. Cerró en 1968 puntos básicos.

El Banco Central ya tiene en su poder letras intransferibles por un valor superior a los 15 mil millones de dólares producto de anteriores decisiones de los gobiernos nacionales, de tomar reservas -supuestamente de libre disponibilidad- para pagar deuda en moneda extranjera. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual