Ginóbili fue el segundo más votado, pero por ahora no entra al All-Star Game

Manu deberá esperar una mano de los entrenadores.
18 de Enero de 2018

Emanuel Ginóbili fue el segundo más votado por la gente, entre los guardias del Oeste de la NBA. Fue el tercero más votado de toda la Conferencia, apenas por detrás de Kevin Durant y de Stephen Curry, las grandes figuras del básquet mundial, junto a LeBron James. Pero los 1.808.860 votos, producto de una inédita campaña en las redes sociales, no le alcanzaron para tener un lugar en el Juego de las Estrellas, en Los Ángeles.

Con 40 años, desde la Argentina se generó una campaña nunca antes vista en las redes sociales para que el bahiense llegue a estar en el fin de semana que la NBA pone un freno para reunir a las máximas figuras y animar uno de los partidos más esperados de la temporada. Un RT, un voto. Así, figuras del deporte nacional, dirigentes, políticos y millones de personas le brindaron su apoyo al campeón olímpico.

¿Por qué no entró? El voto del público significa el 50 por ciento del trabajo. Los jugadores tienen un 25% de la decisión en sus manos, mientras que el 25% es para periodistas. Estos últimos eligieron a James Harden en lugar de Manu. Sin querer, Harden se tomó revancha de aquel histórico robo en las semifinales de Conferencia del año pasado. Harden, sin embargo, había quedado unos 300 mil votos por debajo de Ginóbili en la consideración del público.

El barbudo de Houston se acomodó segundo entre los guardias del Oeste gracias al voto de sus colegas y de los periodistas, que lo colocaron segundo y primero, respectivamente. Manu ni figuró en esas listas. Si uno repasa las tres votaciones, los más valorados en ese rubro fueron Curry, Harden y Westbrook, a excepción de la votación del público, donde el argentino quedó sólo por detrás de Curry.

Manu tiene una última bala: entrar entre los suplentes. Esta decisión queda supeditada a la valoración de los entrenadores de la liga más importante del mundo. Por esa vía, el astro argentino logró entrar en 2005 y 2011.

Sin embargo, desde los Spurs parece que no están muy de acuerdo en que Manu participe del evento. Hace ya una semana que la cuenta oficial de San Antonio Spurs dejó de hacer campaña por él y se enfocó solamente en la figura de Lamarcus Aldrige, de gran torneo hasta el momento. ¿Qué hará Gregg Popovich? En el partido ante Brooklyn Nets (victoria por 100-95), en donde Manu no jugó por un golpe en la rodilla derecha, el coach dio su opinión al respecto: “Sin dudas que Manu es un All Star, como Magic Johnson o Larry Bird, pero no quiero que vaya”.

El mismo Ginóbili se encargó de aclarar que “están todos locos” en su columna que escribe para el diario La Nación. Más de una vez contó que finalizada la pasada temporada viajó a sus vacaciones a España pensando en el retiro y volvió muy descansado y listo para seguir jugando, por lo que cambió su decisión.

La clave de este presente del bahiense pasa por el descanso. La noche en que le metió 21 puntos a los Suns explicó en conferencia que se gran partido se debía en gran medida a que “pude dormir nueve horas seguidas”, algo raro para un padre con tres hijos.

Sin Manu, pero con Manu

Sin siquiera haber jugado un segundo, vestido de civil y sentado en la banca cerca de Popovich, Manu fue la gran atracción en Brooklyn Nets-San Antonio. El Barclays Center recibió con una ovación al bahiense, sobre todo por la cantidad de argentinos que se hicieron presentes.

No tardó mucho en escucharse los ya famosos cánticos. Fue en el segundo time out del encuentro en que el Pibe de 40 se tuvo que levantar de su asiento para agradecer a la tribuna por los “Manuuuu, Manuuuu” o los “olé, olé, Manu, Manu”.

“Where is Manu?”, preguntó uno varias veces, desorientado por la ausencia de Ginobili. “Te amo, Manu”, gritó una mujer durante un silencio. “Ponelo a Manu”, clamaron los argentinos una y otra vez.

En el regreso a la cancha después del medio tiempo, una nena con gorra, bandera y camiseta celeste y blanca esperaba a Manu cerca del banco de suplente. Manu, al verla, le choca le chocó los cinco y se sacó una selfie.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS