Gracias, por Gustavo Cirelli

Columna de opinión.

El 24 de marzo de 2016 marcó una inflexión en el camino trazado por los trabajadores de Tiempo Argentino en la defensa de los puestos laborales y rumbo a la autogestión; un proceso determinado por la organización interna y los intensos meses de lucha contra el vaciamiento del Grupo 23 por parte de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, y contra Mariano Martínez Rojas, otro inefable personaje, presentado como nuevo dueño del diario.

Para aquella jornada, bajo la iniciativa “los trabajadores bancan a los trabajadores”, el colectivo de Tiempo recibió el respaldo de decenas de gremios, dirigentes y personalidades, lo que posibilitó la impresión del diario en la Cooperativa Gráfica Patricios, y que volviese a manos de más de 40 mil lectores que agotaron la edición en pocas horas en esa histórica y multitudinaria marcha.

Fue un paso hacia el futuro. Menos de un mes después, el 19 de abril, la asamblea de trabajadores votó la conformación de la Cooperativa Por más Tiempo, que permitió al diario estar cada domingo en los kioscos a partir del 24 de abril, y en la web Tiempoar.com.ar, cada día. Una tarea realizada exclusivamente por el centenar de trabajadores que no se resignó ante la estafa empresarial que atentó contra la estabilidad laboral y la libertad de expresión. Y esa tarea fue y es posible, además, gracias a que semana a semana se han ido sumando nuevos lectores que se asociaron a un proyecto cooperativo de características inéditas en la historia del periodismo nacional.

El futuro de Tiempo no tiene techo, como no lo tiene la proyección de esta redacción maravillosa que reconvirtió su inquebrantable experiencia de lucha en un presente profesional enérgico -sin olvidar, por supuesto, la exigencia de castigo contra los impunes responsables del vaciamiento-. Un futuro con historia. Y esa historia es indisoluble del abrazo y la generosidad que recibimos un año atrás en las calles, donde estamos hoy, como siempre, porque la Memoria no se negocia, por los 30 mil desaparecidos. Pero esta vez, también, para decir gracias. A todos. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS