Guzmán: "Queremos promover sectores clave para la exportación"

El ministro anunció las nuevas medidas en busca de dólares genuinos. Entre otras, se dispuso la baja de retenciones (aunque para los agroexportadores será transitoria), desgravaciones de impuestos para alentar la construcción y la elaboraciones de planes diferenciados por área.

1 de octubre de 2020

La baja de retenciones para los sectores agropecuario y minero, desgravaciones impositivas, un fondo fiduciario para dinamizar la construcción y anuncios de próximas leyes para incrementar las exportaciones fueron el corazón del paquete de medidas presentado este jueves en la Casa Rosada. En paralelo, el Banco Central anunció modificaciones al sistema de tasas de interés y el lanzamiento de nuevos instrumentos de inversión en pesos, aunque atados a la cotización del dólar, para que los ahorristas tengan alternativas donde colocar su dinero.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, fue el principal orador del acto, que tuvo lugar en la Casa Rosada. “Queremos promover sectores clave para el desarrollo de bienes exportables, y también el mercado interno, en particular la construcción. Buscamos fortalecer el frente externo y las reservas del país, para crear un marco más propicio para el desarrollo general”, explicó. En señal de respaldo lo acompañaron los encargados de otras áreas del gobierno, como sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura, Luis Basterra, y la vicejefe de Gabinete, Cecilia Todesca. También hubo representantes de la Unión Industrial Argentina y de la Cámara de la Construcción.

La reducción de derechos de exportación era la alternativa que más se venía mencionando en los últimos días, con el fin de alentar la venta de granos que están retenidos. De todas maneras, será transitoria: la baja de tres puntos porcentuales que regirá durante el mes de octubre, se irá suavizando hasta retomar los niveles actuales en enero. Aunque el tema se venía discutiendo con dirigentes del sector agrario, estos últimos no participaron en la presentación de las medidas. También se decidió convocar al Consejo Agroindustrial, con representantes de cámaras y empresas del sector, para debatir una ley que favorezca el incremento y la diversificación de exportaciones.

Las medidas fueron anunciadas en el marco de una severa caída de las reservas del Banco Central, que en las últimas dos semanas disparó restricciones todavía más agudas para el acceso a la moneda extranjera por parte de empresas y particulares. Aunque no era el tema de la convocatoria, Guzmán no eludió el tema. “Son medidas defensivas que tienen que ver con una situación de transición. Para cambiarlas, necesitamos tener más fortaleza. La manera de lograrlo es primero detener la caída de reservas y luego acumularlas. Pero hay que ir a la velocidad que corresponde”, dijo el ministro. Ante una pregunta concreta, no quiso calificar de especuladores a los sectores agroexportadores que retienen parte de su cosecha: “Cada sector toma decisiones en función de sus expectativas y de las condiciones de los mercados”, dijo.

Las decisiones más importantes que se anunciaron fueron:

  • Las retenciones al sector agroexportador bajarán tres puntos en octubre y subirán de manera paulatina hasta volver a su nivel en enero de 2021. En el caso concreto de la soja, bajarán a 30% este mes, ascenderán a 31,5% en noviembre y 32% en diciembre, para retornar luego al 33%.
  • Se implementará el programa de compensación y estímulo para los pequeños y medianos productores de soja radicados fuera de la zona núcleo, que había sido fijado por la Ley de Solidaridad Social, en diciembre del año pasado. Se invertirán $ 11.550 millones.
  • Para el sector minero se dispuso reducir al 8% el impuesto a la exportación de metales (hasta ahora del 12%).
  • Se eliminarán las retenciones a la exportación de bienes finales industriales. Sólo quedarán en pie para el sector automotriz, aunque las exportaciones incrementales de vehículos por fuera del Mercosur también bajarán al 0%. Además se elevarán los reintegros para la exportación en función del valor agregado hasta un tope del 7%.
  • Para dinamizar la construcción, habrá una exención del impuesto a los Bienes Personales para aquellos activos que se apliquen a la construcción de viviendas. También se diferirán los impuestos de Ganancias y Transferencia de Inmuebles cuando se aporte un terreno para esa finalidad.
  • Creación de un Fondo Fiduciario de Cobertura y Promoción, para brindar sustentabilidad al sistema de crédito hipotecario y evitar que las cuotas de esos préstamos suban por encima de la variación salarial de sus titulares.
  • Se diseñarán planes especiales para áreas con potencial exportador que permitan ahorrar divisas y generar empleo. Es inminente la presentación del Plan Gas, para asegurar el abastecimiento local de ese fluido. Entre otros sectores se destacan carnes, vinos, economía del conocimiento, automotriz, petróleo, foresto industrial, textil, calzado, minería y metalmecánica.

Al mismo tiempo, el Banco Central anunció en un comunicado de prensa que “redoblará sus esfuerzos en pos del desarrollo de instrumentos que permitan a los argentinos obtener rendimientos positivos no sólo respecto de la evolución de la inflación, sino también en relación a la evolución del tipo de cambio”. Además se descartó cualquier devaluación brusca del peso, aunque seguirán los pequeños ajustes para evitar su rezago con relación a la inflación. “En el marco de la estrategia de flotación administrada, el ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidades de la coyuntura, de modo de evitar efectos no deseados sobre la competitividad, los precios internos, la evolución de los activos y pasivos y la distribución del ingreso”, informó la entidad.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual