La Legislatura votó una ley anti choferes de Uber, que no multa a la empresa

Con cientos de taxistas protestando en la calle, se aprobaron sanciones de hasta 180 mil pesos. También se perseguirá a quienes trasladen manifestantes a actos en micros sin habilitación.

(Foto: Diego Paruelo)
Por Facundo Etter - Este artículo fue realizado en el marco del programa de prácticas profesionales de Tiempo Argentino y la Universidad Nacional de Avellaneda
8 de Noviembre de 2018

La Legislatura porteña aprobó este jueves una polémica modificación de artículos del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires que busca penar el transporte irregular de pasajeros. Fueron 37 votos positivos del oficialismo y sus aliados, frente a once negativos y nueve abstenciones, para garantizar la sanción de esta iniciativa que implica un control más exhaustivo hacia quienes brindan servicios de transporte a través de aplicaciones como Uber, al plantear multas de hasta $ 180.000.

En la puerta de la Legislatura se concentraron diferentes agrupaciones de taxistas que fueron a presenciar la sesión, entre ellas la Comisión Directiva del Sindicato de Peones de Taxis, la Unión Propietarios de Autos Taxis (UPAT), UPYMRA, la Sociedad Propietaria de Autos Taxis (SPAT) y la Asociación Taxistas de Capital (ATC).

Para el legislador Gabriel Solano (FIT), que se opuso a la iniciativa, “esta modificación penaliza a trabajadores que realizan traslado de personas, por eso todo el mundo entendió que lo que estaba en juego era la penalización a los choferes de Uber. No se puede penalizar a un trabajador con multas altísimas, que suponen prácticamente la confiscación de un auto”. Si verdaderamente querían combatir a las empresas que refuerzan un contexto de flexibilización laboral bajo el lema del emprendedurismo, sostuvo Solano, “deberían multarlas directamente”.

Los cambios en la ley permitirán la retención de las licencias de conducir cuando se brinde un servicio sin habilitación por un lapso de 7 a 30 días, ya sea por manejar un auto para Uber o en el transporte de colectivos. También habrá para esos conductores una quita de 10 puntos del Sistema de Evaluación Permanente de Conductores.

La norma votada también supone una nueva criminalización de la protesta, pues persigue a aquellas personas que conduzcan o sean propietarias de colectivos o micros que trasladen manifestantes a actos, o bien a recitales o eventos deportivos.

“Nosotros no apoyamos a la empresa Uber –puntualizó Solano al justificar su voto negativo–, la consideramos un esquema de precarización laboral, pero no vamos a avalar la precarización del trabajador. Uber ha estado en el país sin pagar impuestos desde hace dos años. Si quisieran combatir a esta compañía, deberían tomar medidas contra sus cuentas bancarias o sus publicidades”, agregó el legislador, en referencia a la fuerte campaña publicitaria que la app desarrolló a través de internet, radio y televisión con el hashtag #quieroelegircomoviajar, para visibilizar el conflicto.

Otro bloque que votó en contra fue el de Evolución, que presentaron un proyecto alternativo dirigido a legalizar la aplicación.

Las modificaciones votadas este jueves plantean asimismo normas más estrictas para controlar a las personas que circulan en moto: se retendrá el vehículo y la licencia por circular en contramano o por la vereda, al igual que si se lleva un acompañante alcoholizado o menor de 16 años. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS