Jonathan Thea: "La oposición porteña no ha generado una propuesta atractiva para las mayorías"

El precandidato a legislador de Ahora Buenos Aires en Unidad Porteña reconoce diferencias con el PJ local y sostiene que el gobierno de Macri necesita un freno.
8 de Agosto de 2017

Jonathan Thea, postulante a legislador porteño por Ahora Buenos Aires, tiene la esperanza de que su fuerza colará candidatos dentro del espacio kirchnerista Unidad Porteña, donde compite contra la lista de Daniel Filmus, que lleva a Mariano Recalde en la Ciudad, y a la de Guillermo Moreno, que postula a Gustavo Vera para la Legislatura. “Quedó claro que casi la mitad de los porteños no quiere que el PRO siga gobernando en la ciudad”, asegura.

Durante la última semana en Ahora Buenos Aires enfocaron la campaña en explicar a los votantes la conformación de las listas después de las PASO, porque cuentan que para muchos porteños no está claro. El acuerdo del frente Unidad Porteña es que pueden empezar a sumar candidatos a la boleta si se supera el 15%, por lo que el espacio de Thea, que lleva a Itaí Hagman de diputado nacional, necesita llegar a los cien mil votos. Aunque por el momento no le están prestando atención a las encuestas, ya que sus votantes se encuentran entre los sectores más jóvenes, que “no tienen teléfono fijo y si lo tienen, ni lo atienden”.

-¿Por qué desde los espacios militantes Patria Grande y Seamos Libres decidieron sumarse al frente de Unidad Porteña?

-Porque queremos construir un frente amplio en la CABA para que tenga capacidad de formar parte de una oposición real al gobierno nacional y al de la ciudad. Queremos construir una oposición fuerte en el Congreso y en la Legislatura, porque en la ciudad de Buenos Aires en las dos últimas elecciones quedó constituida una falsa oposición encabezada por Martín Lousteau. Nosotros somos un espacio amplio y nuevo, porque en UP hay espacios que no compartíamos un mismo frente antes de 2015, por eso es novedoso.

Ahora Buenos Aires está conformada por Seamos Libres y Patria Grande, dos organizaciones que tienen anclaje en la zona centro y sur de la ciudad. “Tenemos un trabajo fuerte territorial en el sur, en espacios culturales y a nivel universitario y en las escuelas secundarias”, asegura Thea. “Somos una fuerza militante que viene construyendo desde lo territorial y lo estudiantil desde hace varios años, ahora la discusión es como esa discusión queda expresada en una propuesta de carácter electoral.

-¿Cómo evalúa el rol opositor que tuvo hasta ahora el Frente para la Victoria en la ciudad?

-Si bien se fue modificando en el último tiempo, hay leyes (impulsadas por el macrismo) que se han acompañado. En el marco de Unidad Porteña es importante votar la lista de Ahora Buenos Aires porque nosotros sí podemos dar muestra hacia atrás de que no hemos acompañado ningún tipo de ley, más bien todo lo contrario. Cuando se votaron en la legislatura algunas leyes que no acompañábamos, hemos manifestado públicamente que estamos en contra. Por eso queremos mostrar que hay una lista en Unidad Porteña que tiene un recorrido de lucha social estudiantil y territorial que es Ahora Buenos Aires.

-¿Cómo van a traducir su trabajo territorial y estudiantil en propuestas para la ciudad?

-Nos vamos a centrar en que en la ciudad de Buenos Aires en estos nueve años ha ido perdiendo valor lo público: la salud, la educación y el transporte. Y la ciudad tiene recursos, es el distrito más rico del país. No puede ser que acá se diga que no hay recursos para resolver problemáticas de esas áreas. Este año se quedaron sin vacantes once mil pibes para ingresar al nivel inicial, los hospitales están destruidos, en el Ramos Mejía no había ni Paracetamol, ni gasas ni insumos.

-¿Y la vivienda?

-Se ha hecho que cada vez sea más difícil para más gente acceder a una vivienda en condiciones dignas. Creció la cantidad de gente que vive en villas y asentamientos, creció la cantidad de gente que tiene que alquilar y cada vez es más difícil acceder a un crédito hipotecario. Hay propuestas desde hace mucho tiempo en materia de urbanización de villas, otorgamiento de créditos blandos y accesibles para los trabajadores medios y una nueva ley de alquileres que es central porque es una problemática que cada vez aqueja a más porteños. En diputados, el oficialismo quiere introducir cambios en la ley que ya tiene media sanción del Senado sobre los alquileres, elaborada en base a los puntos principales pedidos por las organizaciones de inquilinos. La ley que está tiene media sanción es buena. Pero el gobierno de la Ciudad y el nacional son de un espacio político muy ligado al negocio inmobiliario y al negocio de la construcción. La familia Macri, sus parientes y sus amigos, desde siempre ligados a la construcción de inmuebles, es obvio que no van a ir en contra del sector que representan y del cual son parte. En CABA mientras se deterioró la situación habitacional de muchísimos porteños, se construyó como nunca se había construido en la historia con cientos de torres y departamentos. Hay 250 mil departamentos de 60 m2 en los últimos diez años y la población no se mueve, en la misma que en los años 50. Se crearon condiciones para generar un negocio y a la vez muchísimos de nosotros tenemos cada vez más dificultades para acceder a la vivienda.

-¿Por qué creés que Macri gana en los sectores populares?

-Tenemos que hacer una autocrítica nosotros. La oposición al gobierno porteño no ha tenido la capacidad de generar una propuesta atractiva para las mayorías, no hemos podido mostrar con claridad los problemas de la ciudad y la cantidad de recursos que tiene de resolver esas problemáticas. Por eso es necesario construir un espacio que tenga un proyecto de ciudad, con ese espacio nos sumamos a Unidad Porteña, para poder discutir lo nacional, porque hay que ponerle un freno a la política de Macri. Pero también hay que discutir qué proyecto de ciudad tenemos y cómo lo vamos llevar adelante, a interpelar a los vecinos que tienen particularidades y necesidades propias, ningún espacio hasta acá lo pudo hacer. Tenemos que dejar de subestimar a Mauricio Macri, desde hace diez años, cuando creíamos que nunca iba a ganar la ciudad porque era la ciudad era progresista, creíamos que nunca iba a ser reelecto, que nunca iba a cruzar la General Paz, y terminó siendo presidente del país, se subestimó al Pro como fuerza política. Tenemos que hacer un buen diagnóstico, y construir una propuesta atractiva.

-Pero, ¿atractiva para quiénes?

-Para toda la clase media también, que tiene que pagar un alquilar que se te lleva el 50% del sueldo, que quiere mandar a los chicos al colegio porque ven a la educación pública deteriorada. En el ballotage de 2015 quedó claro que casi la mitad de los porteños no quiere que el PRO siga gobernando la ciudad, cuando no era claro que Lousteau era un tipo del mismo proyecto político, porque en su momento para la gran mayoría parecía un opositor. Nosotros, que hacíamos política, veíamos cuál era su verdadero pensamiento y qué concepción de Ciudad tenía. Hay una porción importante que los acompaña y hay una gran porción que no lo quiere.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS