Kicillof advierte que no hay más margen: "Estamos en un altiplano de casos"

El gobernador anunció cómo será la etapa de la cuarentena que regirá hasta el 11 de octubre en Provincia. Se habilitarán las obras pequeñas con protocolos estrictos en el Conurbano. Cuestionó la idea de que la situación esté estabilizada.

18 de septiembre de 2020

El gobernador Axel Kicillof confirmó que, a partir de la semana que viene, se autorizará la vuelta de la construcción en los distritos del Conurbano, pero advirtió que no habrá más cambios en la cuarentena porque el nivel de contagios aún es "muy alto" y que, más que meseta, es "un altiplano".

El mandatario brindó una conferencia de prensa para anunciar que el aislamiento social, preventivo y obligatorio continuará a partir del lunes en la provincia con una apertura nueva para los municipios del AMBA que siguen en Fase 3: la vuelta de las obras de construcción. Comprenderá a las obras pequeñas y a las de mayor envergadura donde haya peligro de derrumbe o alguna cuestión que tenga que ver con la seguridad. En los dos casos será con protocolos estrictos como transporte propio, acordado con los empresarios y los trabajadores, y con no más de 15 trabajadores en simultáneo.

Acompañado por el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollán, Kicillof advirtió que no hay margen para flexibilizar más actividades porque "la pandemia no pasó" y el número de contagios en el Conurbano sigue siendo muy alto, pese a que la curva de contagios esté estable.

"En los 35 municipios del conurbano lo que se ha observado en las últimas semanas es una relativa estabilidad de los casos, incluso una leve baja. Estábamos en mas de 5 mil casos hace tres semanas, ahora estamos 4750 casos promedio, una leve baja pero a niveles inmensamente altos, la situación es grave", dijo y aclaró: "A mí no me gusta llamar a esto una meseta, el éxito es que los casos bajen y los casos no bajan si no tomamos recaudos intensos o si damos la impresión de que la situación mejora. Esto sería algo así como un altiplano, siempre al mismo nivel pero a 4 mil metros de altura". 

En este punto se diferenció del gobierno porteño y las sucesivas flexibilizaciones que fue adoptando la Ciudad. "Dada la gravedad de la situación no creemos que la solución sea flexibilizar, abrir de manera masiva y sistemática. Lo haremos cuando los casos bajen, como lo hemos hecho en el interior de la Provincia cuando la situación realmente mejora", aclaró.

Pese a todo, Kicillof rescató el trabajo conjunto con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en un momento de suma tensión por la coparticipación federal entre ambas jurisdicciones. "Pudimos trabajar unidos a pesar de las diferencias, yo le otorgo muchísima importancia a esto, a que en el terreno sanitario pudiéramos dejar de lado las diferencias", dijo.

El gobernador explicó que los casos en el interior de la provincia ya representan el 20% del total de los positivos diarios, debido al crecimiento de los contagios que se dan en espejo con lo que ocurre en el resto del país. Los brotes obligaron a muchos distritos a retroceder de fase. El lunes se informará en qué fase quedó cada uno de los municipios de acuerdo a su situación epidemiológica.

También realizó un reconocimiento especial a todos los bonaerenses que respetan la cuarentena y los cuidados diarios para no contagiarse el virus y evaluó que eso impidió que la situación se desmadrara. "Le quiero agradecer a todos los que toman esas medidas que son centrales como usar el tapabocas, lavarse las manos, guardar las distancias sociales, no tener reuniones sociales en lugares cerrados. Porque esos cuidados con responsabilidad y consciencia los tengo que agradecer en nombre de todos, porque son los que están logrando que la situación no se desmadre. Los que se cuidan se cuidan a ellos y a todos los demás, aun a los que no se cuidan", señaló. 

En otro tramo de la conferencia, el mandatario realizó un balance de los seis meses de la pandemia y repasó los números de la inversión realizada para ampliar el sistema de salud. Precisó que se invirtieron más de 22 mil millones, "a razón de 64 mil pesos por paciente". Con esos recursos se compraron 19 millones de kits de protección personal, 1200 respiradores, 1500 camas de terapia intensiva, 13 millones de barbijos y se hicieron obras en 125 hospitales. Apuntó que hoy se están realizando 11 mil test de PCR y 119 mil llamados por día, y que ya se llevan 3300 tratamientos con plasma de pacientes recuperados.

Por último, el Gobernador se dirigió a todos los bonaerenses y les pidió un esfuerzo más teniendo en cuenta que la vacuna es el horizonte: "Los y las aliento a no bajar los brazos, a no dejarse abandonar por el desánimo y el cansancio, hay que seguir cuidándose y cuidando a los demás, reconociendo todo lo que hemos logrado hasta aquí".





Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual