La denuncia de Salvemos al Fútbol y la interna policial

En el caso de "Mey" están señalados el comisario general Calviño, el comisario Ponce y los jefes de La 12, Mauro Martín y Rafael Di Zeo. Además, queda en evidencia un conflicto intrapolicial.
31 de Mayo de 2016

El jueves pasado, Mariano Bergés, presidente de la Asociación Civil Salvemos al Fútbol, radicó una denuncia en la Justicia Federal por la complicidad manifiesta entre un sector de la Policía Federal Argentina y La 12. El hecho que motivó la presentación espontánea fue el escandaloso escape que Maximiliano “Mey” Oetinger protagonizó durante el partido ante Nacional de Uruguay. Bergés denunció la connivencia entre el comisario general Guillermo Calviño, a cargo de la PFA CABA, el comisario Ponce, Rafael Di Zeo y Mauro Martín.

“Calviño y Di Zeo son los principales responsables de los hechos. En este caso puntual que se denuncia, personas y estructuras bajo sus órdenes actuaron con el manifiesto objetivo de evitar el curso de la Justicia, además de encubrir delictivamente a un encausado procesado seguido por secuestro extorsivo”, consta en la denuncia de Bergés.

En el escrito, el ex juez recuerda que el 21 de julio de 2013, Calviño era el Director General de Operaciones de la PFA. Ese día, según el denunciante, “Di Zeo y su grupo emboscaron a la facción de Mauro Martin y Maximiliano Mazzaro, esperándolos por varias horas a la vista de personal policial abocado al operativo sin accionar alguno, o sea, lo que se da en llamar zona liberada”.

La denuncia añade que “Calviño fue quien solicitó que se ingresara en el derecho de admisión de Boca a 60 personas del grupo de Fido Debaux”. Este grupo está enfrentado a la barra oficial, reunificada bajo la protección política de Daniel Angelici.

Escape a la victoria

El jueves 19 de mayo mientras se disputaba el partido de vuelta de los cuartos de final de la Libertadores, se presentó en la sala de video que ocupaba la División Comunicaciones de la PFA, un policía federal de la Unidad Antisecuestros que tenía la orden judicial para capturar a Mey. A la reunión se sumó Ponce y los policías combinaron detener al sospechoso en la puerta 14 al finalizar el partido. Sin embargo, minutos más tarde, el fugitivo fue avisado por un hombre y mantuvo una conversación con los jefes de La 12, que lo secundaron en la salida para que evitar la captura por parte de la PFA. Toda la secuencia fue seguida en vivo y en directo por los investigadores, que no tuvieron dudas que alguien –un policía- le había avisado sobre el operativo para detenerlo. En este sentido, horas más tarde, Di Zeo y Martin presentaron un escrito en el Juzgado Federal 2 para conocer el impacto judicial de las declaraciones de Bergés en el canal de noticias C5N. “Por medio de la presente solicito (…) me informe mi situación procesal”, pidieron los jefes de La 12.

Desde el entorno de los barras señalaron a Tiempo Argentino que la denuncia de Bergés está enmarcada en un conflicto intrapolicial, referido al reciente traspaso de un sector de la PFA a la órbita de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Su jefe político es Horacio Rodríguez Larreta, heredero del sillón que antes ocupó Mauricio Macri, ex presidente de Boca. Policías, barras y cobertura judicial. El método elegido por el Pro para garantizar la armonía xeneize.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS