La división de la sociedad complica los planes de Sergio Massa

El líder del Frente Renovador tiene una alta aceptación entre los defensores del macrismo, pero sube en imagen negativa entre los críticos. El efecto "sándwich" y las dificultades para crecer como referente de la oposición en un escenario compartido con CFK.
13 de agosto de 2016

Cuando hay un cambio de gobierno –se sabe– se abre un paréntesis que dura unos meses. La mayoría de la sociedad acompaña al nuevo presidente, la famosa “luna de miel” de la que goza una gestión al inicio. Esto suele tener un efecto también en los políticos que quedaron en la oposición. Se plantea el dilema de si lo que conviene es “acompañar”, para sintonizar con esa mayoría o asumir una postura opositora nítida, basada en las diferencias ideológicas que puedan existir. Desde el punto de vista de la acumulación electoral, ambas posiciones tienen costos y beneficios. Si al gobierno las cosas “le salen bien”, en especial con la economía, quien acompañó puede jactarse de haber sido parte, desde la oposición, de ese proceso. En cambio, si el rumbo del oficialismo fracasa, la oposición-friendly termina siendo corresponsable de la situación del país y los “más críticos” pueden asegurar que “advirtieron” sobre las consecuencias del nuevo rumbo.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, eligió desplegar una postura cercana al macrismo. Explotó al máximo el recurso de mostrarse “constructivo”. El punto es que el ajuste impulsado por Macri hizo crecer el rechazo hacia el gobierno. Retrotrajo el clima de opinión pública al balotaje del 22 de noviembre del año pasado. La mayoría de las encuestas muestran una sociedad dividida en mitades respecto del presidente y, otra vez, el tigrense parece haber quedado en el medio del sándwich.

Esto revela la última investigación de la consultora Dicen. El estudio tiene la particularidad de medir la imagen de los políticos y cruzarla con los datos de quienes se definen como oficialistas y los que lo hacen como opositores. El sondeo de más de 1300 casos, elaborado por la consultora dirigida por Hilario Moreno, arrojó en términos globales cifras similares a las de otras encuestas que circularon en los últimos días. Un 44% de los consultados se mostró cercano al oficialismo, con un 33 de núcleo duro y 11 que podrían definirse como críticos, y un 47 se manifestó opositor. La diferencia entre un sector y el otro está dentro del margen de error, lo que confirma otros muestreos que indican que la sociedad está divida en mitades respecto del gobierno.

A la hora de medir imagen de dirigentes, la encuesta también muestra datos que coinciden con otras mediciones: Massa aparece primero, en este caso con el 57% de valoración positiva. Luego siguen otros referentes. Sin embargo, la dificultad de Massa para ser visto como el líder de la oposición por parte de la sociedad aparece justamente después. En el momento que los datos de imagen se cruzan con estas dos mitades en las que está dividida la sociedad. Allí se ve que, entre el 33% de macristas duros, el tigrense tiene un 72% de imagen positiva; y entre los macristas críticos un 76. Es decir: tres de cada cuatro de la mitad que respalda todavía a Cambiemos tiene buena imagen del tigrense.

La cuestión cambia al mirar lo que sucede con la media naranja opositora, la imagen positiva del diputado cae al 44 y la negativa sube al 47. Tiene más negativa que positiva. Sólo para comparar, los datos de Cristina Fernández en la mitad opositora indican que tiene un 78% de imagen positiva y en la oficialista sólo llega a seis. Por esto es que la imagen de Massa es tan alta. El sector oficialista es el que le aporta la mayor cantidad de “me gusta”, si se aplicaran los términos de la red social Facebook. Pero no logra atraer al sector descontento con el macrismo. Por eso es que, por ahora, desde el punto de vista electoral, es casi imposible ubicarlo como “líder” de la oposición, menos aún si Cristina sigue en el escenario.

“El que opina bien de Macri tiende a opinar bien de Massa”, le dijo Hilario Moreno a Tiempo, en una síntesis del resultado del sondeo. “Incluso entre quienes se autodefinen como peronistas su aprobación desciende bastante”, explicó. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual