“La fábrica del deseo”: historias más allá de lo heteronormativo

La serie dirigida por Victoria Bornaz y Julia Zárate llega este jueves a la pantalla de la TV Pública y Canal Encuentro. Un proyecto marcado por el compromiso y la militancia.

Por Belauza
31 de octubre de 2019

Eeste jueves a las 22:30 se estrena en la TV Pública y en simultáneo por Canal Encuentro y Cont.ar, La fábrica del deseo, el documental con dirección de Victoria Bornaz y Julia Zárate, con la concepción y la producción de un colectivo militante feminista que tiene su síntesis audiovisual en Sinapsis, productora del documental. 

“No hay algo igual en la televisión abierta internacional -comenta Julia Zárate-. Podés encontrar cosas de este tipo en National Geographic, pero no en la televisión abierta. Y para mí es lo más valioso de todo, aparte de ser el trabajo de un colectivo de cis (género), travestis y masculinidades trans. Desde el modelo de producción hasta las historias que se cuentan, todo tiene la participación del colectivo y desde perspectivas múltiples de género.”

Con guión de Julieta Ledesma, producción Ejecutiva de Fernanda García, Montaje de Luciana Rodrigues Dacunto y Violeta Arzamendia, casting de Silvina Acosta, dirección de contenidos de Belén Igarzabal y como contenidistas a Ese Montenegro y Catalina Trebisacce, lo que se verá en cuatro capítulos son ocho historias que se cruzan de a pares en cada uno de ellos. La de este jueves es Deseo. ¿Qué pasa cuando lo que se siente no corresponde con la identidad de género impuesta? En él Daniela Ruiz (travesti) y Diego Watkins, varón trans, cruzan sus historias en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación para reflexionar sobre el impacto de la sanción de la Ley de Identidad de Género en la vida de muchos argentinos.

“Todo surgió de cómo hacer masivos los temas que tienen que ver con identidad, géneros, sexualidad, desde mirada distinta, pensado y construido conjuntamente entre personas cis, travestis y trans -intenta resumir tanto sueño Zárate-. Es el resultado de ese encuentro, que también es una mirada sobre el mundo, que desde su crítica a la mirada de heteronormatividad propone nuevas maneras de ver el deseo”.

El capítulo 2 se llama Cuerpo: Al nacer, la sociedad asigna a cada persona un género según sus genitales. Pero la biología no debería determinar quiénes somos. Aquí Moyi Schwartzer, que se autodefine como una masculinidad trans, descubre en el deporte su lugar de militancia, mientras el relato de su tía revela cómo su familia acompaña su transición.

"La fábrica del deseo es un contenido que priorizó la voz y la palabra de las personas del colectivo travesti, trans y no binarios –cuenta Ese Montenegro, contenidista de la serie–. Porque creemos que ahí hay todo un espacio de exploración. Si bien tenemos una ley como la de identidad de género que garantiza el acceso a ese derecho, al de la identidad que uno vive y habita, también debería ser parte de esas políticas promocionar y difundir este tipo de derechos que afectan a la calidad de vida de un montón de personas. No sólo del colectivo travesti trans (pero sí en particular a ese colectivo). Así que fue un contenido generado en diálogo entre personas trans travestis y no binarias y entre personas cis, que nos encontramos en la decisión política feminista. Para que esas voces, decisiones, preguntas y formas de habitar que tenemos las personas trans y travestis lleguen a todos los hogares; llegue a la vida de personas que habitan esas preguntas y que no saben, llegue a la vida de formadores que están frente al aula y tienen que dar la ESI (Educación Sexual Integral) y no saben cómo dar esos temas."

En el capítulo 3, Identidad, María Castillo de Lima de su testimonio como la primera cantante lírica trans del coro estable del Teatro Colón de Buenos Aires. Y mantiene una conversación profunda con Marianne Lilian Pérez –lutier trans–, sobre identidad, deseos y mandatos. “Ganamos el proyecto el concurso de series documentales nacionales del INCAA para hacerlo en el Canal Encuentro, pero gustó tanto a todo el mundo que terminó saliendo en la TV Pública –sonríe Zárate–. Lo logramos –casi exclama ese primer paso a la instalación del tema en la visibilización mediática y de la opinión pública–. Cruzamos miradas, incluso la del sentido común heteronormativo, que aparece en forma de coro en la serie. Porque en general el público de la televisión abierta es un público cis, que piensa la normalidad desde ese lugar. Y queremos mostrar que hay mucha maneras de ser feminista, mujer, travesti, trans, queremos romper esa idea de binarismos.”

El Capítulo 4 (el último) es Infancias Trans: Helena Klachko, una joven comunicadora trans, preocupada por la falta de información y contención en las infancias transgénero, reflexiona sobre su propia experiencia. “Hay una discusión muy teórica sobre el sujeto de la enunciación, algo que como documentalista me obsesiona. Porque siempre cuento historias de personas que no soy. Cuando estuve en Palestina, con las FARC en Colombia, no me paro para contar una historia sobre el otro, sino construir el lugar del enunciado con la mirada, las dudas, los miedos del otro. Ése es mi desafío. Poder construir esto con otres no es un capricho: yo me terminé deconstruyendo, rompí mis propios límites, mi propia mirada cis de clase media blanca neuquina para encontrar historias con otres muy distintos. Eso cambió mi percepción y mi paciencia: si no tenés paciencia en ver y tomar el tiempo real de lo que estás documentando, te lo perdés. Hay cierta vorágine de la que hay que bajarse y buscar la una empatía, algo amoroso para que la gente te dé historias, para que puedas valorar los detalles que tienen para contar, sus causas. No busco la víctima. Busco como la respuesta a ese sentimiento de angustia o dolor existencial que todo el mundo tiene. Y eso funciona como catarsis para el que cuenta. Es una cosa maravillosa, y a su vez es hacer historia. Y eso vale mucho porque hay que construir una memoria audiovisual distinta porque venimos siendo contados siempre por la misma. Llegó la hora de contar lo que pasa en las bases, que tiene que ser cristalizado en algún momento. Los medios son muy conservadores y cuesta. El logro es haber llegado. De acá en más las críticas, las discusiones, lo que venga.”   

La fábrica del deseo. Jueves a las 22.30 en simultáneo la Tv Pública y Canal Encuentro. Disponible en la plataforma Cont.ar Estreno: jueves 31 de octubre.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual