La insólita entrevista radial entre Fernando Niembro y Rafael Di Zeo

Niembro, acusado por posible comisión de ilícitos en la asignación de publicidad oficial de la Ciudad entre 2012 y 2015, dialogó al aire en un tono intimista con el jefe de la barrabrava de Boca. La charla textual. 

6 de Febrero de 2020

El periodista deportivo Fernando Niembro, acusado por posible comisión de ilícitos en la asignación, desde 2012 hasta 2015, de publicidad oficial de la Ciudad a la empresa "La Usina Producciones SRL”, entrevistó en su programa radial a Rafael Di Zeo, jefe desde hace más de veinte años de la barrabrava de Boca, conocida como La Doce.

Entre 2015 y 2017, luego de que Tiempo Argentino revelase que una empresa que no tenía “empleados a cargo ni página web” obtuvo 164 contrataciones por parte del Gobierno de la Ciudad, cuando Mauricio Macri aún era Jefe de Gobierno, Niembro bajó su perfil y abandonó su tarea periodística en la televisión y en la radio, y la retomó en 2017, en Radio Belgrano. 

Finalmente, en 2020 concretó su regreso a Radio Rivadavia donde este miércoles entrevistó a Rafael Di Zeo. Durante la charla de veinte minutos, Niembro llama “Rafa” a Di Zeo, quien se refiere al excandidato a diputado bonaerense por el PRO como “Fer”. 

En la nota, el jefe de la Doce contó su versión de cómo se financia la barra, aseguró que no intervienen en los negocios de los trapitos, que su figura puede servir para erradicar la violencia en los estadios de fútbol y hasta reconoció el buen momento futbolístico que pasa River. Pero lo más llamativo es el tono íntimo entre dos personas que han tenido distintos problemas con la Justicia. Por eso, a continuación, transcribimos el diálogo. 

Niembro: -¿Rafa, qué tal?

Di Zeo: -Hola, Fernando. ¿Cómo le va, cómo anda?

-Bien. ¿Cómo estás? ¿Estás yendo a la cancha últimamente?

-No porque no puedo entrar. Voy a las adyacencias pero no puedo entrar. Me habían impuesto una medida que está vencida pero todavía en este momento no la pudimos, como se dice, poner de vuelta en el juzgado estamos esperando eso. 

-Bien. Tus abogados están trabajando para ver si te habilitan para entrar a la cancha.

-Exacto porque no es constitucional la medida. Al venir el cambio de gobierno lo que pasa es que hay que volver a presentarla. 

-Bien. ¿El motivo por el que te juzgaron es aquella reyerta con los hinchas de Chacarita, es de aquel tiempo?

-No, no. Es una cosa que no tiene que ver con eso sino porque, estamos hablando del gobierno anterior, la ministra que estaba anteriormente en el gobierno dice que nosotros encubrimos a una persona un día que la quisieron detener. Nos metió en la causa esa y no nos dejan entrar a la cancha. Algo que no tiene mucho que ver con la violencia ni nada de eso pero bueno, buscaron la manera de dejarnos afuera.

-Rafa, nosotros hemos charlado muchas veces en la televisión, en la radio. Nos has contado, yo te di mi parecer sobre lo que me parece que es un flagelo en la Argentina y especialmente en el fútbol y que hay que erradicar. En algún momento vos intermediaste, te ofreciste, buscaste caminos, presentaste un proyecto, vos que entendés el germen: ¿cómo ves esta situación, porque el otro día en Boca se planteó una pequeña situación ahí en la piscina, aunque el presidente dice que nada tienen que ver los barras?

-No, no, no. Es verdad. No tuvo nada que ver con nada de la hinchada, fue unos muchachos que son ahí del barrio de La Boca y estaban fumando marihuana. Uno de los muchachos se levantó y le fue a pedir cordialmente que dejaran de fumar porque había niños y familia y parece que discutieron. Lo que pasa es que después están los amarillistas de siempre que tiran la pelota diciendo que hay una interna de la barra que es lo más fácil. 

-¿Y hay una interna en la barra?

-No, al contrario, la hinchada de Boca está mejor que nunca. Y más tranquila y mejor que nunca.

-¿Vos tenías una lucha por el liderazgo con quién?

-Con Mauro en su momento. Por eso somos amigos, que es lo que hablaste vos recién. Tratamos de mejorar todas las cosas para que no vuelva a pasar lo que pasaba antes. Lo mejor es esto. 

-¿Cómo superaron ese encono, esa enemistad?

-Hablando. No, no. Hablando, cada uno diciendo en qué estaba equivocado y poniéndonos de acuerdo. Ahora estamos los dos juntos tirando para el mismo lado.

-Bien. Cada vez que se ven los grupos, no sólo en Boca sino en cualquier lado, da la sensación de que son los dueños de la cancha y que muchos actúan con prepotencia, que se llevan a todo el mundo por delante, que ese lugar no se los toca nadie, que cuando algún arreglo tienen con la Comisión Directiva dan vueltas las banderas y dejan vacío el espacio. ¿Esa visión que se tiene es así?

-Eso es verdad. Que hay algunos que se manejan así, pero no todos son así. Tiene que ver con la política de cada hinchada. Cada uno maneja la hinchada de la manera que quiere. Y dentro de ese grupo cada uno… Lo que pasa es que no es fácil lidiar con gente… Vos te enterás que un tipo fue prepotente con la gente después que pasa, no antes. Pero bueno hay que tratar de mejorarlo, nada más.

-Ustedes cuando son jefes de un grupo como este luchan contra jóvenes que quieren apoderarse del liderazgo y a veces se producen esas divisiones internas. 

-Sí, obvio. Lo que pasa, Fernando, es que tenés un problema que es que nosotros estamos afuera de la cancha. ¿Entonces cómo podemos controlar algo sino estamos en el perímetro? Cualquier problema que haya dentro de la cancha, o en cercanía, no lo podemos manejar, no lo podemos controlar. ¿Por qué? Porque no estamos dentro de la cancha, no estamos en las adyacencias, estamos a cinco cuadras. Es imposible controlar a la gente a cinco cuadras cuando sabes que los muchachos no son carmelitas descalzas, es una hinchada de fútbol.

-¿Vos decís que si a vos te habilitan entrar a la cancha muchos de los problemas que suceden no se darían?

-Esto es como todo, como en el colegio: cuando la maestra se va los chicos hacen lío en el aula. 

(...)

-¿Vos decís que tendrían que llegar a un acuerdo las autoridades nacionales con los cabecillas de cada barra?

-No, yo diría que las autoridades tendrían que manejarse con los que más entienden dentro de una hinchada de fútbol no con los que menos entienden y sacar a los que más entienden porque dicen que son los cabecillas. 

-Lo que pasa es que muchas veces el Estado, el periodismo, la gente común cree que esos grupos son violentos y son violentos por intereses.

-A veces sí, a veces no.

-¿A veces sí: a veces son violentos por intereses?

-A veces sí, a veces pasa que tenés un problema con la Policía. O pasa una interna dentro del mismo grupo y no tienen que ver con intereses, tiene que ver con otros egos.

-¿Vos coincidís con el título que se le da, que ustedes son barras bravas?

-No. No existe para nosotros el término ese, lo puso un periodista en la dictadura militar, por eso para nosotros no existe ese término. 

-Bien. ¿Y cómo se calificarían?

-La barra o la hinchada de de Boca, o la hinchada de quien sea: de Chicago, de Vélez, de Racing o de quien sea. 

-Ese grupo para ejercer el dominio que tienen sobre una gran cantidad de participantes, porque están los que se adhieren y se agrupan a ustedes y yo veo que el resto del estadio los aplaude. Te vi a vos, una vez en Salta, sacarse más fotos que el mejor actor argentino. Es decir que hay mucha gente que los tiene a ustedes, no digo idolatrados, pero sí como una referencia.

-Actualmente me pasa lo mismo, Fer. No sólo en Salta, en Buenos Aires, en la Capital, todos los días donde voy me saco fotos con la gente. Quiere decir que algo bueno habré hecho en el mundo este de las hinchadas.  

-Pero está claro que la violencia no se puede acompañar, no se puede aceptar

-¡Obvio! Aparte es como que ya pasó de moda la violencia. Pero acá hay un tema: la violencia no está instalada en las hinchadas. Fijate lo que pasa hoy con los pibes, que se pelean todo el tiempo en todos los boliches, más que en una cancha. Hoy es preferible ir a una cancha y no ir a bailar, porque fijate lo que está pasando: lo que digo es que la violencia está engendrada en el país, en el humano en sí, no es de hoy. Eso es lo que digo. 

-¿Vos decís que amenguaron (sic) los hechos de violencia en la canchas de fútbol? 

-See, para mí sí.

-¿Y a partir de qué?

-En otra época fue mucho peor.


-¿Pero a partir de un convenio con el Estado, con la Policía, un convenio con todos ustedes?

-No lo que pasa que como te dije antes: si la gente que vos ponés a manejar la seguridad deportiva es capaz y entienden del tema vos vas a mejorarlo. El problema es cuando no entienden del tema y sacan a los que tienen que dejar y no dejan a los que tienen que sacar, ahí está el problema. Vamos a suponer: dentro de la hinchada vos no sabés quién es quién. Ah, como es Di Zeo es malo. Saquemos a Di Zeo. ¿Vos sabés cuántos más malos que Di Zeo puede haber ahí? Un montón. Sin embargo entran porque no los conocen.

-Hay una bandera que ustedes muestran permanentemente en la cancha, que es una bandera muy particular, muy singular: dice la hinchada de Boca no tiene amigos.

-Nunca hicimos amistades. Es verdad. Porque fue un dilema que la hinchada de Boca… Esto no es de ahora, viene de hace años, de muchos años, de otras épocas. Lo que hablábamos antes: la violencia era mucho mayor en las canchas porque hoy tanto las cámaras, como la policía, también muchos de los hinchas, han cambiado la manera de ver las cosas. Esa bandera quedó como un símbolo de ese momento. La hinchada de Boca es más de no hacer amistad, no quiere decir que se vaya a pelear, pero trata de no tener otras hinchadas amigas porque Boca es Boca y ya somos demasiados como para tener amigos.

-Sí, bien. Ahora, normalmente dicen, cuentan, se sabe, que quienes integran la barrabrava tienen intereses comunes con la dirigencia. O: los negocios que están alrededor de las canchas son de las barrabravas.

-No, eso es mentira. Eso lo dicen los periodistas porque es más fácil decir eso que saber cómo es. Porque de repente los negocios que hay alrededor de la cancha yo nunca le dí bolilla a eso, y sin embargo siempre me lo adjudicaron. Pero no voy a andar desmintiendo todos los días algo que pasa durante todos los partidos de fútbol. Siempre lo más fácil es decir que ‘esto es de Di Zeo’ que averiguarlo.

-Correcto. Pero no es sólo en tu caso: se dice de todo ese grupo que se concentra en cierto lugar de la cancha. Son dominadores de tal manera que están asustados los dirigentes, no sólo en Boca sino en muchos clubes, y ademas ordenando todos los negocios que se pueden dar en la cancha y en las adyacencias.

-Hay de todo, Fer. En Boca no pasa eso con los trapitos, no son de parte de la hinchada de Boca, son gente individual, del barrio, es un problema de ellos. Yo y los muchachos del grupo de nosotros no nos metemos en eso porque bastantes problemas en su momento trajo entonces lo mejor es que lo maneje la gente del barrio y que si hay un problema lo maneja la gente del barrio no la hinchada de Boca. La hinchada de Boca se maneja de otra manera, la política tratamos de no tener conflictos con nadie porque sino todos los problemas tienen que ver con la hinchada de Boca.

-Rafa, movilizarse los obliga a conseguir recursos. ¿De dónde salen?

-Mira vos tenés que hacer este cálculo: en la Argentina hay 20 millones son hinchas de Boca, de los cuales el 10% son gente de mucha guita, de los cuales hay empresarios de mucha plata que quieren colaborar con la hinchada de Boca y quieren que la hinchada de Boca esté en todos lados y hay un montón de gente amiga que ayuda. Y sino, haremos rifas, tratamos de buscar de diferentes maneras, peñas, lo que sea, todo vale para lograr el objetivo de ver a Boca. 

(...)

-¿Tenés esperanza que esta dirigencia de Boca tome alguna medida extraordinaria que te permita volver a la cancha?

-No, no, no porque ellos no tienen nada que ver porque Boca a mi no me impide eso. Acá fue un tema que lo utilizaron políticamente en su momento, utilizaron una causa para meternos el derecho de admisión que no existe porque no es constitucional. El derecho de administración está prejuzgando si yo voy a hacer algo o no. La Constitución Nacional no se maneja de esa manera.

-Rafael, si volvieras a la cancha ocuparías ese lugar: ese lugar central?

-Por ahora lo ocupo. Por ahora… hasta que deje de hacerlo ocupo el lugar ese, trato de hacerlo lo mejor posible.

-¿No tenés ruidos en el piso? ¿No tenés nadie que quiera moverte el piso?

Bueno, eso no lo sabes, porque los que te mueven el piso siempre están ocultos. Pero está todo tranquilo.

-¿Vos te manejas con tranquilidad, sin problemas? Tenés algún temor a alguna revancha a algo que haya pasado en el tiempo y que se la quiera cobrar?

-No, ningún temor, a Dios le tengo temor

-¿Cómo vivís como hincha de Boca esta paternidad de River?

-No, la paternidad es de Boca. El que lleva seis partidos es Boca. La vivimos como se puede. Ellos se fueron a la B, nosotros no. Y estamos seis partidos a River.

-Eso nomás tenés para decir… 

-No, River está jugando bien, no hay que ser necios. River está jugando bien es lógico, hace un tiempo que River viene bien y las cosas le salen bien. Como le pasó a Boca otros años atrás.

-¿Tenés amigos en la hinchada de River?

-No, amigos no, pero conozco gente en todas las hinchadas.

-¿Se reúnen cada tanto?

-No, eso no, pero si pasa algo o hay alguna consulta llegan por algún lado ellos o nosotros. La cuestión es la solución.

(...)

-Bueno, Rafa, te agradezco como siempre.

-No, Fer, gracias a vos

-Que sigas muy bien.



Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS