La izquierda es la cuarta fuerza nacional, pero no suma diputados

La elección nacional no se despolarizó y, por eso, en lugar de avanzar como esperaban retrocedieron algunas décimas.

(Foto: ojo obrero/ Prensa Obrera)
27 de Octubre de 2019

Al cierre de esta edición, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores - Unidad, seguía contando los votos uno por uno. En especial los del conurbano bonaerense y las grandes ciudades de la Provincia de Buenos Aires de donde esperaban cosechar los votos para consagrar, nuevamente, un cargo parlamentario nacional.

Es que el resultado no estuvo a la altura de sus expectativas. Si bien la fórmula encabezada por Nicolás Del Caño y Romina Del Pla se alzó con el cuarto lugar, los datos provisorios indicaban que el FIT reuniría poco más del 2,2% de los votos (unos 600 mil en todo el país) que significan un leve retroceso con relación a lo ocurrido en las primarias cuando alcanzaron un 2,8%.

El objetivo era el de aprovechar la supuesta despolarización de la elección que se habría creado como resultado del holgado triunfo del Frente de Todos y avanzar con relación a las PASO para ratificar al menos uno de los dos escaños que habían conquistado por la provincia de Buenos Aires en las elecciones de 2017 e, incluso, avanzar con un legislador nacional por la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, en forma silenciosa, la elección resultó más disputada que la del 11 de agosto.

Esa fue la apuesta de la candidata por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Myriam Bregman, que bregó públicamente por los 35 mil votos que necesitaba para conseguirlo. Con los datos de las últimas horas, sin embargo, el 6,12% obtenido en esa categoría no alcanzaba para que Bregman llegara nuevamente al Parlamento a pesar del marcado corte de boleta en su favor. Es que, por el distrito, la fórmula presidencial conquistaba el 2,93% mientras que Gabriel Solano, candidato a Jefe de Gobierno, orillaba el 3,65%. Para la categoría de legisladores, con el 4,67%, ratificaron una de las bancas obtenidas a través de la candidatura de Alejandrina Barry que rotará en su cargo en 2021 con la hoy secretaria adjunta del sindicato docente Ademys Amanda Martín.

Pero además, en la Provincia de Buenos Aires, los votos ponían en riesgo el retorno de Néstor Pitrola al Congreso Nacional cuando dos años atrás, por ese distrito, habían ingresado los dos actuales integrantes de la fórmula presidencial. Es que, en la provincia rige un piso del 3% del padrón electoral (alrededor del 3,8% de los votos efectivos) como requisito para acceder a una banca con independencia de la proporcionalidad que otorga el sistema D’ Hont.

Con todo, los dirigentes se mostraron optimistas para lograr ese propósito en el escrutiño definitivo a partir del importante despliegue de fiscales. Sin resultados nítidos, los dirigentes del FIT-U prefirieron omitir la conferencia de prensa y dirigirse directamente a la militancia en un acto en la puerta del Hotel Castelar que concluyó cerca de las 23 horas.

Allí Nicolás Del Caño reconoció: “La polarización que habíamos visto en las PASO se profundizó aún más con una recuperación del macrismo que perjudicó a las terceras fuerzas incluido al FIT en la categoría presidencial”. Sin embargo, destacó: “Hemos hecho una elección muy importante en la categoría de diputados con más en 800 mil votos”. Además señaló: “En los últimos días vimos una nueva corridos que afectará los ingresos de los trabajadores. Por eso planteamos la nacionalización del sistema bancario y del comercio exterior. Todo lo que dijimos en la campaña ahora está más vigente que nunca”.

Por su parte, la candidata a vicepresidenta, Romina Del Plá, señaló que, desde las PASO hasta ahora, “el macrismo salió a ganar la calle para imponer un programa derechista de defensa de los banqueros y especuladores" y que "el Frente de Todos, sin embargo, fue a darle más garantías a los acreedores y al FMI". Y dijo: "La pérdida relativa de los votos peronistas se explica porque se derechizaron. Ahora mismo el BCRA está discutiendo qué medidas toman, pero no para proteger a los trabajadores y los jubilados, sino a los banqueros, los terratenientes y los especuladores”.

Del Plá concluyó: “El FIT colocó los problemas políticos que ayer, hoy y mañana se le van a plantear a los trabajadores. El rol del FITU va a ser estar en la primera fila para que la crisis la paguen los capitalistas. Colocamos en el centro de la escena política los temas que preocupan a los trabajadores las mujeres y la juventud y, hoy, nos vemos en el espejo de Ecuador y Chile”.

Del Pla y Solano, además, anunciaron que el martes viajarán a Santiago de Chile para entrevistarse con organizaciones políticas y sindicales con el propósito de manifestar el apoyo a la rebelión del pueblo chileno contra el ajuste y compartir la visión que esa fuerza tiene sobre el proceso en curso.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS