La Liga Nacional sigue su expansión federal con el arribo a Salta

Salta Basket, de tan solo tres años de vida, compró la plaza para participar de la máxima categoría del básquet argentino.
29 de Julio de 2017

Desde su origen, allá por 1984, el objetivo de la Liga Nacional de Básquet siempre fue convertirse en el certamen más federal del país, llevar la pelota naranja a todos los lugares posibles, cruzar la barrera de lo imaginable en un país territorialmente grande, de difícil traslado y de mucha inversión. El sueño de León Najnudel se hizo realidad y con la inclusión de Salta Basket para la próxima temporada, serán 18 las provincias representadas alguna vez en sus 34 años de historia.

En ese lapso, algunos clubes del interior llegaron a lo más alto no solo a nivel nacional, sino también internacional (Independiente de Neuquén, Olimpo de Venado Tuerto, Estudiantes de Olavarría, GEPU de San Luis, por citar unos tantos), pero sufrieron los vaivenes económicos del país y tuvieron que tomar la decisión de dejar de apoyar a un deporte que solo se mantenía a flote por el aporte de los sponsors.

La historia se repite con uno que se va y otro que llega. Libertad de Sunchales se mantuvo en la LNB por 18 años y fue protagonista en casi todas las temporadas, jugó tres finales y fue campeón en 2007/2008, además de lograr el título sudamericano de clubes en dos oportunidades. El principal sponsor del equipo de básquet de Libertad siempre fue la cooperativa Sancor, empresa láctea originaria de esa región santafesina, que hoy atraviesa una crisis económica que la llevó a reducir su aporte al club. La crisis de Sancor afecta a toda la ciudad, de unos 22 mil habitantes, y, en consecuencia, a los clubes de la región.

Tras una asamblea de socios realizada durante la semana, se tomó la decisión de que el dinero que ingresará (mucho menor al monto recibido en los últimos años) se destinará solamente para el funcionamiento del deporte amateur, para mejorar la infraestructura del club y para sanear el déficit. Será la primera vez en la historia de la Liga Nacional que no se tenga presencia de clubes de Santa Fe.

El pasado 19 de julio, Libertad cumplió con todos los protocolos establecidos por la Asociación de Clubes y puso en venta su plaza, teniendo la prioridad los clubes que quedaron al borde del ascenso del Torneo Nacional de Ascenso (TNA). Estudiantes de Olavarría saltó como el principal interesado, pero el Bataraz decidió mantenerse en el TNA para “no comprometer el patrimonio de la institución” y le dejó el camino libre a los salteños, que intercambiaron su lugar con Los Tigres. Así, Salta Basket estará en la LNB y Libertad en el TNA.

Con el apoyo de la gobernación de esa provincia, Salta tendrá por primera vez en la historia un equipo que competirá en la máxima categoría del básquet nacional.

Los Infernales -apodo que el club heredó del ejército de Martín Miguel de Güemes- apenas tiene tres años de vida y en la pasada temporada se quedó en los octavos de final de la Conferencia Norte, al caer ante Independiente de Santiago del Estero.

La confirmación oficial llegó el jueves por la noche. Con la musculosa puesta, el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, destacó: “Se trata del paso más importante del deporte salteño en dos décadas. Desde la aparición de este equipo, la cantidad de chicos que practican básquet en la provincia se multiplicó por cuatro. La inversión total es de 1,2 millones de pesos, pero el efecto que tendrá será muchísimo, tanto en lo deportivo como en lo económico”.

Además del apoyo provincial, el club busca patrocinadores privados que ayuden a mantener el proyecto, ya que ni siquiera tiene plantel confirmado. El club se movió con el nuevo contrato al entrenador Ricardo De Cecco, mientras que por el momento sólo tiene un jugador: el sub 23 Rodrigo Haag, aunque ya se encuentran negociando para sumar a Diego Gerbaudo, a Phillip Hopson, Jonathan Maldonado, Alejandro Zilly, Luciano Tantos y a Gabriel Mikulas, y se espera que dé el salto de calidad con tres extranjeros.

Aunque suene raro, la compra de una plaza y este tipo de armados son algo normal en la Liga Nacional. Muchos equipos llegaron a la LNB por medio de esa vía y el ejemplo reciente es San Lorenzo.

En 2015, el club de Boedo le compró la plaza a 9 de Julio de Río Tercero, que había ganado su lugar en la LNB tras ganar el TNA. En realidad se trató de una fusión o alianza ya que un equipo recién ascendido no puede vender su lugar.

La historia de San Lorenzo en la LNB es conocida: impulsado por una importante inyección económica y con la contratación de rutilantes figuras –como Julio Lamas de coach y Walter Herrmann como líder– se consagró campeón en su primer año y hasta le valió ser el primer equipo argentino en disputar un partido de pretemporada de NBA, ante Toronto Raptors. Este año, después del bicampeonato, jugará ante Real Madrid, ante Barcelona y ante el Baskonia de Pablo Prigioni. Cuando regrese, competirá por primera vez en Salta.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS