"El nuevo gobierno va a tener que dar la batalla aún al interior del propio Estado”

Claudia Bernazza integra los equipos técnicos del Frente de Todos y analizó cómo el neoliberalismo formateó el Estado argentino y qué tareas se abren ante una eventual nueva etapa política. Cuál es rol de las empresas estatales y sus trabajadores. 

(Foto: Twitter)
Por Gimena Fuertes - @gimenafuertes
13 de Septiembre de 2019

Claudia Bernazza, coordinadora de la comisión de Estado y Administración Pública del Instituto Patria, que integra los equipos técnicos del Frente de Todes, analizó cómo se instaló el gobierno de Mauricio Macri en el Estado argentino y qué forma podría tomar en un escenario post neoliberal. “La llegada del nuevo gobierno va a tener que dar la batalla aún al interior del propio Estado”, vaticinó, a la vez que señaló que “Cambiemos tuvo varias estrategias de colonización”.

Tras la presentación del libro Más y Mejor Estado: una Administración Pública al servicio del Proyecto Nacional, que reúne las principales reflexiones y estudios de la comisión Estado y Administración Pública que funciona en el Instituto Patria, en el IV Congreso de Estado y Políticas Públicas de Flacso Argentina, la magíster en Ciencias Sociales habló con Tiempo y sostuvo que “las políticas de disciplinamiento del gobierno se llevaron a cabo a través de las fuerzas represivas, pero también a través de los planes sociales habilitados por el FMI”.

-¿Cómo se piensa al Estado post neoliberal? ¿Qué forma podría tomar?

-El neoliberalismo, a través de sus mentores y gerentes, gestiona un aparato institucional que les molesta, que odian, que les cae muy mal. No se sienten cómodos en esta institución, porque el Estado es la gran herramienta institucional de los pueblos. Son los pueblos los que la sostienen para sentarse en la mesa de los poderosos, en palabras de Carlos Raimundi. Las sociedades de todos los tiempos buscaron generar reglas de juegos e instituciones que le permitieran expresar un proyecto de vida en común, garantizar sus derechos, darse un orden, soñar con un progreso, contrario al sueño capitalista más ortodoxo o feroz, donde el que ordena es el mercado. Nosotros estamos generando otra institución para el orden y el progreso social de los pueblos. Hay dos modelos estatales en pugna. Está el que surge del campo nacional y popular es un modelo presente con instituciones fuertes que no se ocupan nada más de la disciplina. En cambio, el neoliberalismo pretende tener un aparato institucional sólo para regular las transacciones comerciales y para el disicplinamiento ante los conflictos.

-De hecho, en este periodo el FMI habilitó al gobierno a dar planes sociales.

Sí, porque las políticas del disciplinamiento pueden ser tanto las que tienen que ver con las fuerzas de seguridad para reprimir los reclamos en la calle, pero también políticas sociales previstos para sostener la gobernabilidad y que los sectores populares no generen estallidos. Ese es el estado del neoliberalismo, que regula y garantiza los intercambios económicos del mercado y disciplina los reclamos de los sectores excluidos. Nosotros hemos crecido con otro modelo estatal, un Estado que piensa en el desarrollo de la población y en garantizar derechos. Para eso se necesita que el Estado junto con sus trabajadores lleve adelante programas públicos universales para generar condiciones de dignidad para el conjunto, más allá de las mejores oportunidades que a cada uno se le presenten en el mercado.

El paso del neoliberalismo por nuestro Estado nacional y los estados provinciales está dejando una huella y una impronta que se basa en la hipótesis de que Estado es un estorbo y que no se tiene que meter. Los cargos de conducción se colonizaron con personas de que tienen la hipótesis de que el Estado se tiene que correr. La llegada del nuevo gobierno va a tener que dar la batalla aún al interior del propio Estado. Cambiemos tuvo varias estrategias de colonización, una es a través de nombramientos sobre todo en cargos de conducción intermedia con una ideología precisa. También se da a través de negocios donde remplazan los programas públicos llevados adelante por parte de trabajadores estatales por contratación de consultoras y de servicios de empresas. Muchos servicios estatales los están brindando consultoras, por ejemplo, las que realizan hasta la capacitación docente. La organización Muy bien 10 y Aprende por Argentina está integrada por socios como bancos o grandes medios de comunicación, que obviamente van a tratar de cumplir con sus intereses al capacitar, y van a tener una mirada sobre el Estado. La otra forma de colonización tiene que ver con el uso de software propietario, formas de tramitación cuyos propietarios son empresas, y por lo tanto, la información sensible de la ciudadanía está en manos de privados, Además pueden apagar el interruptor y desordenar u opacar la gestión. No hay soberanía tecnológica. Vamos por una mayor soberanía tecnológica, vamos por una gestión hecha en conjunto de los trabajadores públicos y que estén a cargo, sin tercerizar en ONG y consultoras.

También creemos que la conducción intermedia tiene que ser evaluada según su compromiso con lo público, con los derechos humanos y el Estado de derecho.

-¿Qué tipo de Estado esperan encontrar el 10 de diciembre si Alberto Fernández es elegido presidente?

-Creemos que nos vamos con un campo minado. No es sólo tierra arrasada. El ánimo de los trabajadores está por el piso. En el libro está el resultado de un estudio que se hizo con entrevistas en profundidad a una cantidad significativa de trabajadores del nivel nacional y provincial, y es recurrente el tema del desánimo, de sentir que han quedado al margen de las políticas de este gobierno. Los trabajadores generaron resistencias o micro resistencia sosteniendo programas o sosteniendo investigaciones científicas desde su propio bolsillo. Esas micro resistencias van a quedar en el haber del Estado, porque hicieron tomar consciencia a muchísimos trabajadores que el estado es una institucional defender y no es dada.

-¿Qué posición sostienen sobre la contratación de personal a través de la facturación con monotributo?

-Nuestros gobiernos tenían deudas pendientes que íbamos regularizando en paritarias. Los trabajadores públicos deben formar parte de plantas temporarias y permanentes del Estado y no tener una relación de locación de servicios. Esas situaciones irregulares son formas contractuales que tenemos que dejar de lado. Con este gobierno lo que ocurrió es que creen que ésa es la forma perfeccionada de la relación. Aún a los propios los han contratado así, creen en las relaciones de empleo precarias, ellos usan el eufemismo de “relaciones a término”. Se acrecentaron este tipo de contrataciones, que además no las ponen en discusión, porque ellos creen que es la forma en la que debe contratarse. Ellos apostaron a la postergación de las plantas permanentes, las fueron marginando, y apostaron a una administración paralela, los principales proyectos que llevaban adelante a través del monotributo. La gestión en sus políticas sustantivas se llevó adelante a través de una ampliación de contratación de asesores, sobre todo en la provincia de Buenos Aires a través de un sistema de módulos de libre disposición, que permitió altos sueldos para personas convocadas de la gestión CABA. A ese formato se le agregó por monotributo. El debilitamiento de las paritarias, las formas de contratación irregular, el aumento de asesores con el sistema de módulos. Todo eso también muestra el funcionamiento estatal, la forma de comprender el estado. La enorme asignación presupuestaria a fuerzas de seguridad y el aumento también de destinatarios de planes sociales dependiente del ministerio de Desarrollo Social, es muestra de un modelo estatal que acompaña el ajuste. La degradación de carteras ministeriales como Salud y Trabajo muestra donde están las prioridades.

-¿Cómo pueden llegar a ser las nuevas estructuras?

-Eso lo define nuestro candidato. Todos estamos de acuerdo con reponer las políticas sustantivas como trabajo y salud. Aportamos nuestra mirada a equipos que le aportan su mirada al candidato, y él definirá la estructura del Estado. Eso se define en situación una vez que se asume el gobierno. Nosotros estamos estudiando el debilitamiento que tuvo el Estado y dónde están esas debilidades.

-¿Los partidos políticos de derecha tienen el monopolio de los conceptos de eficiencia del Estado?

-No. Nosotros destacamos el valor de la eficiencia del Estado. Nos interesa gestión por resultados porque somos peronistas, una fuerza que se ocupó de desarrollar un proyecto. Los conceptos de eficacia y eficiencia también son nuestros, nos preocupa que tanto las carteras ministeriales como los organismos descentralizados sean eficientes y eficaces. La definición de eficiencia en el Estado varía de la del privado en el plazo. Cuando asumimos una actividad estratégica y vamos por el desarrollo de un territorio, la inversión se vuelve eficiente con el largo plazo, y no como negocio inmediato, como lo puede pensar una empresa.

-¿Cuál es el rol de la formación de los estatales?

-Hay dos tipos de formación que tienen que recibir los trabajadores, los directivos y la ciudadanía en general. El concepto de compromiso con lo público y de ética pública tienen que estar en las materias y temarios de la formación de todos los trabajadores. También tiene que quedar claro cuál es el proyecto de desarrollo, cómo es la arquitectura del Estado, como son sus procedimientos administrativos, cuál es su contabilidad, como se diseña un presupuesto. Los dirigentes sociales, los militantes políticos, tienen que conocer el funcionamiento esa caja negra que es el Estado, para poder dialogar con ella. Proponemos una formación integral que dé a conocer la administración del Estado, en alianza con las universidades públicas en la que puedan formarse los trabajadores de la administración.

-Y en un Estado post neoliberal, ¿cómo tienen que ser las empresas del Estado?

-Las empresas públicas y las sociedades mixtas tienen un rol muy importante porque el Estado lleva a delante actividades de primer orden o estratégicas, prioritarias para el desarrollo nacional. El Estado es un inversor relevante. También es garante del acceso a los servicios que se consideran derechos humanos. Hay que resolver esta sospecha de la estatización de la economía. El estado convive con lo privado y el mercado, de hecho, genera condiciones para ese mercado. Cristina decía ´nosotros sí fuimos capitalistas y generamos condiciones para realizar negocios’. No pensamos en una progresiva estatización de la actividad económica, pero en determinadas materias el Estado decide hacerse presente porque son estratégicas o porque quiere garantizar el acceso a los servicios por parte de la población. Uno de los logros del gobierno anterior es el INVAP, asociación permanente de capitales privados. En las actividades estratégicas el Estado genera tipos empresarios en los que se queda con la mayoría de las acciones y con el derecho a veto, como fue el caso de YPF, para poder direccionar una actividad En Vaca Muerta el Estado no puede estar solo. El proyecto político que eligió el pueblo argentino será el que marque las grandes líneas orientadoras del modelo de desarrollo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS