La oferta del gobierno a los acreedores: quita del 62% y un período de gracia de tres años

Alberto Fernández, flanqueado por Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta, dijo que el país está en "default virtual". El ministro Guzmán afirmó que no hubo acuerdo con los bonistas y dejó una frase lapidaria: "Argentina no puede pagar nada".

(Foto: Presidencia)
16 de Abril de 2020

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que "una deuda sostenible es una deuda que no postergue a la Argentina", y afirmó que la negociación con los acreedores fue llevada adelante "con la misma buena fe" que hubo desde el principio, pese a la pandemia del coronavirus.

Tras encabezar esta tarde una reunión en la residencia de Olivos junto con gobernadores para anunciar la propuesta para honrar la deuda externa, el jefe de Estado reafirmó que Argentina "no aprovechó esa coyuntura mundial para dilatar la solución al problema" de su endeudamiento.

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, gobernadores de varias provincias, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, legisladores y varios funcionarios asistieron al informe brindado por el presidente Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la propuesta argentina para la renegociación de la deuda externa.

La propuesta de reestructuración de la deuda de US$ 68.843 millones emitida bajo legislación externa incluye un período de gracia de tres años, hasta el 2023, y una quita del 62 por ciento de los intereses.

La propuesta será presentada formalmente mañana ante la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, según su sigla en inglés).

El ministro Martín Guzmán anticipó que “esta oferta tiene una fecha de cierre, veinte días a partir de mañana. Creemos que es un tiempo suficiente", dijo, en consideración de las próximas semanas en las que la palabra la tendrán los bonistas. “Argentina no puede pagar nada”, graficó Guzmán de una manera que no dejó de llamar la atención.

Alberto Fernández agregó luego: "Nos propusimos hacer lo mismo que en 2003. En aquella oportunidad debimos hacer frente a un default heredado y en esta ocasión a uno virtual. Pero asumimos el compromiso de salir de esta situación. Vamos a pagar la deuda sin que haya más postergaciones para los argentinos".

"Cuando asumimos, nos pusimos un sendero. Queríamos que el FMI viniera y auditara la deuda argentina para que compruebe que era insostenible y analizará cómo debía reestructurarse el pago de los bonos con los acreedores privados", remarcó el presidente, con Cristina Kirchner a su derecha y Horacio Rodríguez Larreta a su izquierda.

Tiempo Audiovisual

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS