La oposición busca frenar el desembarco de Farmacity en la provincia

Impulsan una aclaración a la ley de farmacias vigente para no dejar lugar a segundas interpretaciones. La multinacional, ligada al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, espera que la Corte lo habilite.

Un proyecto de ley impulsado por el Frente Renovador que busca frenar el desembarco de la empresa Farmacity en la provincia de Buenos Aires logró ayer el respaldo de todos los bloques opositores de la Cámara de Diputados bonaerense y obtuvo moción de preferencia para ser tratado en la próxima sesión. 

Se trata de un proyecto impulsado por el diputado massista Lisandro Bonelli que tiene como objetivo “aclarar” los alcances de la ley 10.606 que regula el funcionamiento de la farmacia de la provincia de Buenos Aires y establecer que el artículo 14 debe ser taxativo y no enunciativo, por lo que todo aquel que no esté contemplado por el artículo 14 no podrá comercializar medicamentos. En la sesión de ayer, la primera del año, todos los bloques peronistas –Unidad Ciudadana, PJ Unidad y Renovación, y Peronismo Kirchnerista- se encolumnaron detrás del proyecto y dieron sus votos para conseguir que sea tratado en la próxima sesión.  

La iniciativa busca frenar el avance de la empresa multinacional Farmacity en el territorio provincial que, luego de agotar las instancias judiciales a nivel bonaerense, presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema de Justicia nacional y espera una resolución que le permita ingresar al mercado bonaerense al margen de la ley. 

“El recurso tiene nombre y apellido, se llama Mario Quintana, vicejefe de Gabinete de la Nación, y uno de los dueños de la cadena Farmacity, quien busca instalarlo en la Provincia”, señaló Bonelli y advirtió que “si ingresa Famacity a nuestra Provincia, el acceso a los medicamentos se hará más difícil para todos los vecinos". Y cerró: "No podemos dejar en manos de sociedades anónimas el acceso a los medicamentos de los bonaerenses”. 

La Ley 10.606 establece para la instalación de farmacias una distancia mínima de trescientos metros entre una y otra o una cada 3 mil habitantes, y la prohibición de que sean controladas por una sociedad anónima, entre otros puntos. Pero además rige una resolución del Ministerio de Salud de la Nación que establece que las farmacias sólo pueden dedicarse a la venta de recetas preparadas, dispensa de drogas, medicamentos y productos destinados a la higiene o estética, por lo que el modelo “shopping” es ilegal en los distritos en los que esa normativa tiene vigencia. 

En la actualidad hay alrededor de 4500 farmacias en la provincia, muchas en barrios periféricos de las grandes ciudades o en pequeñas localidades con pocos habitantes debido a los cupos que establece la ley para garantizar el acceso de los bonaerenses a los medicamentos. Si bien Farmacity no pudo instalarse en la Provincia, sí logró hace cuatro años ya la autorización para que lo hagan las dos tiendas, Look y Simplicity, que venden productos de cuidado personal, entretenimiento, belleza y moda aunque no remedios.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS