La organización de los trabajadores logró suspender el remate de una fábrica

Se trata de la empresa Servicios Alimenticios NOVO, de San Martín, cuyos trabajadores planean mantener la producción a través de la autogestión.
8 de noviembre de 2019

Los 23 trabajadores de Servicios Alimenticios NOVO SA lograron el martes pasado algo trascendental en sus vidas: frenaron la subasta de la fábrica dispuesta por la justicia. Ahora, a contrarreloj y con la asistencia del movimiento de empresas recuperadas de San Martín, donde se encuentra ubicada la planta, buscan conformarse como cooperativa para mantener sus fuentes laborales y seguir produciendo.

A diferencia de lo que suele ocurrir con la mayoría de las unidades productivas cuyos trabajadores tienden a autoorganizarse, el dueño de NOVO, Daniel Rodríguez, apoya la medida y respalda esta nueva etapa.

Es que "el dueño compró la empresa con una deuda. El lugar estaba hipotecado y si bien se fue pagando, eso no fue acreditado y fue estafado. Ahora la fábrica fue a remate", cuenta a Tiempo Emilce Rodríguez, quien desde hace 18 años trabaja en el área administrativa de la planta que funciona en Casares al 1600, en la localidad de San Andrés, partido de San Martín, donde la fábrica produce productos alimenticios como pan lactal y prepizzas, desde 1975.

Cuando los trabajadores se enteraron de la situación, hace pocas semanas, tomaron la planta y siguieron produciendo.

Según pudieron reconstruir, el lugar arrastraba deudas desde 2001 y un juzgado civil de Capital Federal ordenó rematarlo. Los posibles compradores fueron convocados para el martes pasado, a las 10.30, en las oficinas de subastas oficiales en Jean Jaures 545, en el barrio porteño de Abasto. Pero finalmente la subasta quedó desierta.

Los pocos interesados que se presentaron se toparon con las familias de los 23 trabajadores y con la movilización del movimiento de empresas recuperadas de San Martín, entre otras organizaciones sociales y gremiales.

"Creo que no hubo compradores por dos razones: primero porque estuvimos ahí tanto las recuperadas como el municipio y la universidad; y segundo por el elevado valor de base para una fábrica tomada, que fue fijado en 481 mil dólares", señala a Tiempo la abogada Gisela Bustos, quien es socia de la cooperativa 19 de Diciembre y coordina la Mesa de Empresas Recuperadas de la que también forman parte el municipio y la Universidad Nacional de San Martín.

Bustos sostiene que presentaron un recurso en queja ante la Cámara Civil porteña por la medida que tomó el juzgado de primera instancia, ya que entiende que "si bien se trató de un juicio entre deudor y acreedor, los trabajadores también tienen algo para decir porque la Constitución pone por encima de cualquier pretensión el derecho al trabajo".

La abogada destaca además que "no hay inconvenientes ni con el dueño ni con el acreedor. No tenemos la intención de tener conflictos con ellos. Sólo queremos recuperar la fábrica y que sus intereses se adapten a los de los trabajadores".

La abogada, quien también asesora a otras empresas recuperadas, comenta que mientras se avanza en el frente judicial, los trabajadores están dando los primeros pasos en la conformación de una cooperativa. "De hecho, siguen produciendo para no perder clientes y garantizar el sustento. Ahora es el momento en que ellos deben darse el modo de organizarse", cuenta.

"Como otros procesos autogestivos, los trabajadores de NOVO deben resolver el frente interno. Repensarse como trabajador, en lo personal y familiar, pero también en lo colectivo; analizar todo este cambio de vida. En estos días, reunidos en asamblea, seguramente reciban la visita de otros trabajadores que solidariamente contarán sus experiencias", resume Bustos.

Un sector castigado

La abogada especializada en el tercer sector detalla que "en los últimos años lamentablemente cerró un número importante de empresas recuperadas" debido, sobre todo, a la falta de consumo y el aumento de los costos fijos. "Si bien se trata de un sector consolidado, con muy baja tasa de mortalidad y una alta capacidad de adaptación, multiresistente a las crisis", describe Bustos y se lamenta: "Sin embargo, se registraron muchas bajas por una combinación de factores hartos conocidos por todos".

Organización local

El partido de San Martín cuenta con una interesante tradición de apoyo al movimiento de empresas recuperadas. Sobresalen tres ordenanzas: la 11.262, a través de la cual se creó un registro de empresas sociales en el distrito, se conformó una mesa de recuperadas que se reúne en forma periódica y se exceptuó al sector impuestos municipales a cambio de sostener las fuentes laborales y cumplir alguna función social.

Respecto a este último punto, se destacan los casos de la Cooperativa 19 de Diciembre y el de la Cooperativa Unidos por el Calzado (CUC). La primera, continuó con la unidad productiva Industrias ISACO S.A., que provee autopartes a diferentes terminales de la región y del mundo. Como contrapartida social, hoy cuentan con un bachillerato popular y una biblioteca. Por su parte, CUC está compuesta por ex empleados de Gatic S.A y hoy intercalan su producción de zapatillas y zapatos con la administración de una radio comunitaria y un jardín de infantes.

La segunda de las ordenanzas, denominada "Compre local", contempla que sea prioridad para el estado municipal la contratación de los servicios que prestan estas cooperativas. Así es como CUC provee calzados de seguridad; 19 de Diciembre, canastos de basura; la cooperativa 8 de Enero, remeras; Proin abastece al municipio de golosinas y productos alimenticios como granas y gelatinas; Depormet construye mobiliario público, como juegos para niños en plazas y parques públicos; y Norte Gráfica, abastece de cuadernos universitarios y escolares a los alumnos del distrito.

La tercera norma local que resultó clave para el desarrollo y el sostenimiento de las empresas recuperadas fue la declaración en 2017 de la emergencia del sector y de las pymes, que contempló el afianzamiento del acompañamiento jurídico y técnico.

Expansión territorial

"Tratamos de contagiar estas iniciativas locales en el orden provincial y nacional. Tenemos reuniones permanentes con la Defensoría del Pueblo bonaerense", ejemplificó Bustos, quien detalla que en la actualidad solo en San Martín el sector cobija a unos 350 trabajadores, en unas 12 empresas.

El 1 de noviembre, la Red de Municipios Cooperativos se reunió en San Martín para desarrollar la primera ronda de negocios entre representantes de seis distritos (Gualeguaychú, Tigre, Malvinas Argentinas, 25 de Mayo, San Antonio de Areco y el anfitrión) para que pudieran dar cuenta de los productos y servicios que sus cooperativas producen.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual