La patria Stone: un documental con la Argentina como gran protagonista

El film Olé Olé Olé, de Paul Dugdale, es un repaso por la gira de los Rolling Stones por Latinoamérica. Con el histórico show en Cuba como plato fuerte, la fiebre argentina por la banda tiene un protagonismo inesperado. Los fanáticos se reunieron a verlo en el bar tributo 40x5.
9 de noviembre de 2016

Durante la noche del jueves 3 de noviembre se escribió un nuevo capítulo de esa vieja historia que dice que la Argentina es el país más Stone del mundo. Fue en 40x5, el único bar tributo a los Rolling Stones en América Latina. Allí se proyectó el documental dirigido por Paul Dugdale, Olé Olé Olé: A Trip Across Latin America, que recorre la última gira de la banda de Londres por diez ciudades del continente. Y más allá de que el epílogo del tour fue el histórico recital en Cuba, el protagonismo de la Argentina en el film confirma la premisa de la Patria Stone.

El segmento dedicado a nuestro país en la película va más allá de una simple descripción de los tres shows en el Estadio Ciudad de La Plata durante febrero. No sólo porque es el país al cual le dedica más tiempo, sino porque va al corazón de los rolingas. Y podrá sonar chauvinista, pero las sensaciones de los fanáticos al ver el documental, dan la pauta de que la esencia del film es argentina. Y por eso en 40x5 los presentes ríen y lloran de emoción. “Esta fue nuestra gira y por eso este es nuestro documental, porque se ve reflejado realmente todo el sentimiento argentino”, dice Raúl, que vivió los tres shows en La Plata y además viajó a Montevideo y a Porto Alegre tras la banda. “Y aparezco en el documental, casi en primera plana”, agrega con una sonrisa imborrable.

Si bien desde el principio del film se prepara el terreno para cerrar con el concierto gratuito que la banda brindo el 25 de marzo en la Ciudad Deportiva de la Habana, en Olé Olé Olé Keith Richards dice que en ningún otro país sienten lo que sienten cuando tocan en Argentina. Y Mick Jagger compara el fanatismo argento con la locura que generaban en Londres en los años ’60. “Los veo saltar y de repente me doy cuenta que yo estoy saltando con ellos”, dice solemne Ronnie Wood. Y el público del bar vuelve a los alegres alaridos. “Con este documental me dejaron boquiabierto. No me esperaba que Argentina tuviera tanto lugar. No creí ver un documental de este tamaño y no sólo hablaron más de Argentina que del resto, sino que mencionaron a este bar y Jagger se juntó con los chicos de Blues Motel, una banda argentina tributo a los Stones. Es de no creer”, analiza Leo inmediatamente terminada la película. “Mostraron la cultura Stone que hay acá”, agrega quien fue a Santiago de Chile, a los tres recitales de La Plata, a Montevideo y a Cuba.

“Lloré un montón durante la película, porque escuchar cómo habla Jagger de la Argentina es darse cuenta que ellos entienden la pasión que nosotros sentimos por ellos. Lo mismo Richards y su emoción ante el público argentino. Son un amor único, que sólo se da con la música y que no lo vas a sentir nunca con nada ni con nadie”, cuenta Mariana que también siguió a los Stones en la última gira por América.

Andrés, el Paisa, es de Medellín. Trabaja en 40x5 hace más de cuatro años. En este 2016 fue la primera vez que vio en vivo a los Rolling Stones: Buenos Aires, Montevideo y Porto Alegre. “Esperaba un poco más de Colombia en el documental”, dice sin enojarse. O quizá sí, pero no lo expresa. Quizá porque asegura que lo que acaba de ver es “una emoción indescriptible cuyos sentimientos no se miden”. Pero para Andrés, el film significó algo más: “Aparece el bar, por eso es tan fuerte. Lo viví a través de la piel”.

Juan Ignacio Muñoz, creador de 40x5 en 2002, mostró su interminable alegría y aseguró que vivió “una noche increíble y emocionante, de las mejores que he vivido”. Luego, sobre el papel preponderante de la Argentina en el video, Juan consideró: “Era inimaginable pero justo a la vez. Somos la estación de servicio más grande del mundo para que los Stones carguen combustible para que sigan rodando”. Dijo que la presencia de su bar en el film significó cumplir el sueño de su vida pero, ambicioso, no se queda con eso: “Me queda uno. Creo que cumplí casi todo pero me falta un sueño más: que alguno de los Rollíng Stones pise 40x5 Tributo Bar y eso va a ocurrir”. Y finalizó: “Nada está terminado, eso va a pasar en la próxima gira. En la próxima visita de los Rolling Stones a la Argentina”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual