La policía tucumana baleó la casa de Facundo Ferreira

A cinco meses del asesinato del nene, efectivos de la fuerza de seguridad atacaron la casa, hirieron a una de sus tías y mataron a su perro. 

9 de Agosto de 2018

El martes por la tarde, un día antes de que se cumplieran cinco meses del asesinato de Facundo Ferreira, la casa de su familia recibió una violenta balacera por parte de la policía.

En el ataque, mataron a Sultán, el perro que le habían regalado a Facundo hace unos años de e hirieron a su tía, Rita Ferreira.

La balacera se desencadenó cuando la policía comenzó a perseguir a uno de los nenitos que había estado encendiendo unas velas en la gruta de homenaje a Facundo, que está a metros de su casa. Casi llegando a su casa, que también es cerca de la gruta, lo chocaron. Dos mujeres, entre ellas, Rita le reclamaron esta situación y ellos empezaron a disparar.

“Qué bien que mataron una rata”, les gritó una de las policías y disparó contra la amiga de Rita. E la puerta de la casa estaba la abuela del nene, Mercedes que volvía de haber estado internada. Para que no la hieran, Rita interpuso su cuerpo y también recibió balas de gomas.

“Me pegaron a mi amiga y a mí porque tiraban a lo loco tiros para mi casa. Había muchísimos chicos que estaban acá en la gruta. Salimos corriendo todos y nos perseguía el grupo GOM (Grupo de Operaciones Motorizadas) y la policía del 911. Cuando mataron al perro nos gritaban que así iban a matar a otros chicos”, contó a Tiempo Argentino, Rita Ferreira.

Según informa hoy el diario La Gaceta, durante la tarde del miércoles luego de la denuncia que presentó el abogado querellante Emilio Guagnini, inició una investigación sobre este hecho. La policía dio una versión completamente diferente a la de la familia por lo cual, ordenó que se analicen los restos del perro para determinar si lo mataron de un disparo y si el proyectil salió de un policía.

Facundo Ferreira fue asesinado el 8 de marzo por dos policías que le dispararon por la espalda. Después de varias pruebas, en junio se les tomó declaración a los policías que están imputados pero continúan en libertad.

El viernes a las 10 la familia convocó a una nueva marcha que se realizará en San Miguel de Tucumán, frente al tribunal penal, en avenida Sarmiento y Laprida.

La palabra de la abuela

Mercedes Ferreira escribió unas palabras para los periodistas de La Garganta Poderosa:

“Ayer a la tarde, yo había vuelto del hospital porque estuve internada dos días con 400 azúcar porque soy diabética, y le digo a Rita, mi hija, ‘vamos a prenderle una velita a Facundo’. Cuando le estábamos prendiendo, como es costumbre se nos amontonaron todos los chicos del barrio y ya vimos que pasaron móviles de la policía. Sacó la mano uno de ellos y me insultaba de ‘vieja apañadora’. Y yo le contesté, por la impotencia de que cumple cinco meses de muerto Facundo, y todavía estamos mendigando justicia. Y empezaron a llegar más móviles, los chicos gritaban y empezaron a hacer tiros y bueno yo me escudé en la grutita, porque con todas las criaturas a mi alrededor, empezaron a hacer tiros a diestra y siniestra.Nos fuimos corriendo nuestras casas, nos encerramos y ellos empezaron a patear las puertas gritando un montón de cosas, y en la puerta de mi casa mataron a uno de nuestros perros de un tiro y le pasaron por encima después.”

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N