La primera ficción que le ganó a la pandemia

"Terapia en cuarentena" es una producción de Contar realizada íntegramente durante el aislamiento social obligatorio. Participan Carola Reyna, Luciano Cáceres y Violeta Urtizberea, entre otros.

17 de mayo de 2020

La plataforma pública de contenidos audiovisuales Contar lanzó este jueves la primera ficción web original realizada integralmente durante el aislamiento social obligatorio. Se trata de "Terapia en cuarentena" e incluye la participación de Carola Reyna, Mercedes Funes, Luciano Cáceres, Coco Sily y Violeta Urtizberea. 

“Venía hablando con la Secretaría de Medios –destaca Marcelo Camaño, autor de "Terapia en cuarentena"– para contarles de unas series que estaba llevando adelante. Ya veníamos viendo en el mundo lo del coronavirus, pero apareció el decreto del Gobierno sobre el aislamiento obligatorio y fue un momento de gran estupor. Ahí nos pusimos a pensar cómo podríamos acompañar desde nuestro laburo. Porque más allá de que la industria quedó en pausa hasta que se vea qué tipo de protocolo se puede usar para salir a grabar, los únicos que podíamos seguir laburando más o menos tranquilos éramos los que estábamos haciendo desarrollos. La gente que estaba por grabar se fue toda a su casa con una incertidumbre muy alta.”

Tratándose de una industria con mucho de interrelación cuando no de exteriores y traslado, el panorama no podía ser más sombrío. “Las reuniones ya las estábamos haciendo en Zoom, así que lo que pensamos fue grabar algo a partir de estar cada uno en su casa. Y apareció la idea de hacer una terapia, algo que es híper urbano y porteño, bien argento, que se podía contar si teníamos la colaboración de la asociación Argentina de Actores de poder grabar de esa manera. Así que una vez que se llegó a un acuerdo con ellos empezamos a trabajar los perfiles de los personajes para hacer algo muy sencillo y simple para acompañar el aislamiento de la gente que está en su casa. No tiene otro objetivo.”

Los actores recibieron su kit con teléfonos, un juego de luces y maquillaje, y armaron todo por sí mismos. “Desconozco si después de esto tiene alguna otra consecuencia, surgió para acompañar a la gente y poder hacer algún tipo de laburo con los actores. Son temáticas sencillas, no es nada estrambótico porque no queríamos sumar temáticas densas a la angustia general. Para eso ves una serie en cualquiera de las plataformas. Esto es una forma de acompañamiento.”

Los actores interpretan a pacientes de una terapia on-line con conflictos habituales, profundizados por el aislamiento, con dos sesiones por paciente (ocho capítulos en total). Perfiles bien diferentes para potenciar empatía con la audiencia.

–Dicen que se puede vivir sin viajes, sin auto, hasta sin salir a comer pero no sin libros, discos y películas.

–Es un poco antipático para la gente que vive de eso, porque cuando se necesita activar la economía, se necesita activarla en todos los frentes. Tal vez tiene que ver con mi trabajo, pero es cierto que estando bien provisto de material audiovisual y libros estoy hecho, no necesito mucho más. Sí extraño ir a ver a mis amigos al teatro, pero si me decís si extraño ir al cine, para nada. Y el teatro como fenómeno vivo, pero todo lo demás realmente no. Hay como un recambio más lento, tal vez en nuestras cabezas, de que esto puede virar para otro lugar y no nos morimos en el medio. Yo tal vez no sea un parámetro: no necesito salir a comprarme las últimas zapatillas o el último juguete a los pibes, pero entiendo que hay gente que por el solo hecho de no poder hacerlo se siente vulnerada, cercenada. Lo que hay que garantizar acá es que le llegue el morfi y el laburo a todo el mundo. Pero cuando hablamos del laburo de todo el mundo, significa el del señor que tiene un restaurante, el que vende zapatillas o vende juguetes, y está bien.


Y entonces, anticipar lo que vendrá puede resultar absurdo, así que mejor jugar a ensayo y error: “En nuestra industria estamos hablando todo el tiempo cómo volvemos a trabajar. Hoy la Televisión Española sacó una especie de protocolo de cómo modificar algunas de las ficciones que están por grabar. Porque no puede haber besos, escenas de sexo, escenas multitudinarias como un juicio o un casamiento. ¿Qué me van a pedir que tengamos, dos personajes uno en cada punta de una mesa, o en los teléfonos, y hacer todas ficciones así? Además con el nivel de sofisticación que estamos teniendo como espectadores por la cantidad de series que estamos viendo de todo el mundo, será muy difícil." «


Terapia en cuarentena

Autor: Marcelo Camaño. Directores: Joaquín Elizalde y Francisco Alcaro. Elenco: Carola Reyna, Mercedes Funes, Luciano Cáceres, Coco Sily y Violeta Urtizberea. Plataforma Contar, cada jueves a las 22 se estrenan dos capítulos.


Los desafíos que vendrán

Marcelo Camaño comprende que la situación de la ficción en la era del coronavirus demandará mucha capacidad de adaptación por parte de todos: "De nosotros como espectadores y como creadores. Pero lo que más me preocupa es cómo van a reaccionar los productores, que son los más inseguros y miedoso de toda nuestra cadena de producción. Estoy híper de acuerdo con el pedido de que los canales reciclen ficciones de años atrás y las vuelvan a emitir, pero en un momento el negocio de los canales y de las plataformas es estrenar: tienen que salir a vender productos al exterior. Creo que sí hay cosas que se pueden hacer, como buscar formatos de años atrás de cosas de bajo presupuesto, escritas con inteligencia, con buenas actuaciones, grabadas de manera noble, pero no sé hasta cuándo puede resistir. Como profesionales podemos seguir pululando de un lugar al otro, pero no es la industria, y a eso es a lo que tenemos que apostar"



Tiempo Audiovisual

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS