La región presiona a Maduro para que permita el referéndum revocatorio

Trece países miembros de la OEA expresaron su "profunda preocupación" por la suspensión del proceso. El oficialismo denunció que se prepara una suerte de golpe de Estado institucional para derrocar al Ejecutivo.
22 de Octubre de 2016

Trece países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron hoy su "profunda preocupación" por la suspensión del proceso que busca revocar al presidente Nicolás Maduro, mientras la oposición volvió a ocupar las calles en reclamo de la consulta y el oficialismo denunció que se prepara una suerte de golpe de Estado institucional para derrocar al Ejecutivo.

En un comunicado conjunto difundido en Buenos Aires, los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México, Perú, Paraguay y Uruguay manifestaron su preocupación por la decisión del Consejo Nacional Electoral venezolano "de postergar el proceso de recolección del 20% del padrón electoral requerido para activar el referéndum revocatorio".

Según el texto, la paralización del proceso -previsto inicialmente para el 26, 27 y 28- y la decisión de la justicia de prohibir la salida del país de los principales líderes opositores "afecta la posibilidad de establecer un proceso de diálogo" con el Gobierno que facilite "una salida pacífica a la crítica situación que atraviesa" Venezuela.

Los Gobiernos de esos países piden a todos los actores políticos que concreten "a la brevedad" y "en un clima de paz" un diálogo que permita encontrar "soluciones duraderas" que favorezcan la democracia y la estabilidad social para garantizar "el pleno respeto de los derechos humanos, la separación de poderes y el fortalecimiento institucional" en dicho país.

El texto aparece como una consecuencia directa de la decisión del jueves del Poder Electoral venezolano de suspender el referendo, a partir de que varios tribunales regionales alegaron que los opositores cometieron fraude para lograr completar parte del proceso.

Con ello quedó suspendida la recolección del 20 % de apoyos a la convocatoria, una actividad que los opositores debían terminar la próxima semana.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) busca ahora el consenso sobre las acciones que tomará para responder a la decisión de la autoridad electoral, y ya decidió una suerte de “toma de Venezuela” para el miércoles, con movilizaciones que anuncia como masivas en todo el país.

A ese anuncio de ayer le siguió hoy una conferencia del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), que denunció un plan de golpe de Estado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

La información la dio a conocer el primer vicepresidente partidario, Diosdado Cabello, quien indicó que la operación fue revelada tras una revisión del teléfono celular del concejal de San Cristóbal José Vicente García, detenido el pasado 18 de octubre con 2 granadas de mano explosivas y dos lacrimógenas.

Según Cabello, el plan fue denominado por los opositores como “Operación Cóndor-Plan Rock and Roll” y comprendía las siguientes fases: una sesión especial en la Asamblea Nacional -de mayoría opositora- para nombrar comisión de juristas y expertos que “le de carácter seudolegal al referendo”, y tras recolectar las firmas declararse “en desobediencia y convocar un paro general”.

Según Cabello, el plan incluía una marcha hacia la sede de la AN, la entrega de las firmas y el anuncio de la destitución de Maduro, a lo que seguiría “la toma de la base aérea de La Carlota y los cuarteles más emblemáticos del país”, el llamado a un paro de 48 horas y el bloqueo de las “principales avenidas del país”.

El dirigente indicó que el oficialismo supo que el proceso se estaba adelantando tras la decisión de tribunales penales de 7 estados del país. “A nosotros no nos tumba nadie. Pasará este año y Maduro seguirá siendo el presidente de Venezuela, quieran o no lo quieran”, remarcó.

En tanto, cientos de mujeres marcharon en Caracas para renovar la exigencia de referendo este año, encabezadas por Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, y por otras varias referentes opositoras, como la ex diputada María Corina Machado y la alcaldesa de San Cristóbal, Patricia de Ceballos.

La movilización arrancó desde cuatro puntos de la capital venezolana y convergió en una importante autopista a donde llegaron Tintori y el resto sin inconvenientes, repitiendo la consigna "no nos quitarán el derecho a revocar".

En plena marcha, el diputado Richard Blanco aseguró que en la sesión especial de la Asamblea convocada para mañana habrá “sorpresas”, casi en línea con lo adelantado ayer por el titular del cuerpo, Henry Ramos Allup, que anunció que “se tocaran temas nunca antes tocado en el país”.

En lo formal, el temario que dio a conocer hoy la AN incluye en el orden del día “la restitución de la Constitución en el país, además del orden constitucional y la democracia”.

La paralización del referendo multiplicó las críticas opositoras. El ex candidato Henrique Capriles escribió en su cuenta de Twitter: “los venezolanos no estamos solos”, en referencia al pronunciamiento de 12 países. Y siguió: “Sépanlo Maduro y combo, incluyendo a (la jefa del Consejo Electoral, Tibisay) Lucena: este no es el país de 2013! Es otra Venezuela donde 80% quiere cambio!”.

La ex legisladora Machado, en tanto, destacó que “ha llegado la hora de la sociedad civil, la hora de derrotar la dictadura", e instó a la Asamblea nacional a "declarar la dictadura en Venezuela e iniciar el proceso de destitución de Nicolás Maduro".

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS