La reivindicación albanokosovar se coló en el festejo suizo

Xhaka y Shaqiri, goleadores de Suiza en la victoria por 2-1 a Serbia, tienen orígenes balcánicos y lo recordaron durante el partido. La historia de una guerra civil llevada a un Mundial de fútbol.

22 de Junio de 2018

Los suizos Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri, además de ser los goleadores que dieron vuelta el partido ante Serbia, tienen algo más en común: son de origen albanokosovar y festejaron sus goles en el 2-1 de igual manera, formando con sus manos el águila bicéfala albanesa. Sucede que Serbia no reconoce la independencia de Kosovo, territorio con gran presencia albana, y las relaciones entre ambos países son tensas. Granit Xhaka, de hecho, tiene un hermano, Taulant Xhaka, que juega en la selección de Albania. Shaqiri nació en Gnjilane, que ahora es parte de Kosovo, pero que 1991 era territorio de Yugoslavia. Rusia 2018, como todos los Mundiales, volvió a abrir otro capítulo en la historia de la política y el deporte.

El partido había comenzado con un gol de Aleksandar Mitrović, a los cinco minutos. Pero Xhaka y Shaqiri lo dieron vuelta. La victoria dejó a Suiza en el segundo lugar del grupo E con cuatro puntos, misma cantidad que Brasil. Los suizos avanzarán a los octavos de final con una victoria contra Costa Rica este miércoles en Nizhny Nóvgorod, mientras Serbia enfrentará a Brasil en Moscú. No solo Xhaka y Shaqiri en el plantel tienen sangre albanokosovar: están Admir Mehmedi (Macedonia), Valon Behrami (Kosovo), Blerim Džemaili (Macedonia).

Albania y Serbia siempre consideraron a Kosovo como parte de sus respectivos límites y, de hecho, estuvieron en guerra entre 1996 y 1999. Ese conflicto territorial, en gran medida, se produjo porque esa zona pertenecía a los ex Yugoslavia. El padre de Xhaka fue preso político durante tres años y medio en la antigua Yugoslavia. Después de salir de la cárcel, sus padres se exiliaron a Suiza, donde nació en 1992. Los padres de Shaqiri también dejaron su tierra natal para establecerse en Suiza, en mitad de la guerra. Como antecedente: en las Eliminatorias para la Eurocopa 2016, Serbia enfrentó a Albania en Partizán. Fue un caos entre las hinchadas. Otro futbolista Mitrović, Stefan, bajó un drone con la bandera de Albania, lo que provocó peleas adentro de la cancha y que se se suspendiera el partido.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS