La universidad de los pobres; por Luis Barreras

Columna de opinión.
2 de Junio de 2018

Muchosdocentes formamos parte de Universidades Nacionales de la Provincia de Buenos Aires. La Universidad Nacional de Avellaneda nació y fue creada por una política de Estado que entiende a la Educación Superior como un bien público, social, un derecho humano, universal y un deber del Estado para con el pueblo.

Las palabras expresadas por María Eugenia Vidal no sorprenden porque es una más, de tantas, que intentan deslegitimar la Universidad Pública. Aunque sin duda alguna, son dichos que no hacen más que estigmatizar la condición de compatriotas cuya situación de pobreza no los hace portadores de algún mal, ni mucho menos sujetos sin derechos.

La UNDAV es nuestro lugar de pertenencia, en ella coincidimos con muchos compañeros que la universidad debe ser un espacio plural de discusión, cuya finalidad lejos está de ser un proyecto partidario sino un proyecto de construcción ciudadana. Dicho proyecto se cimienta en políticas antagónicas a la que Ud. representa, con los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país.

Le informamos que el 70% de los estudiantes de nuestra querida universidad son primera generación de universitarios en sus familias, y que la gran mayoría de los mismos son a su vez trabajadores. Por ello, desde nuestro lugar nos preocupamos y ocupamos para ampliar las posibilidades de inclusión y desarrollo de las universidades en todo el país, acercando e intercambiando el conocimiento con todos los sectores social.

Las palabras de nuestro Rector el Ing. Jorge Calzoni, en declaraciones al programa de radio “Contacto Universitario” de la UNLP, alumbran los aspectos positivos que estas nuevas universidades generaron en la sociedad “Hubo que revertir esa idea de que yo no puedo ir a la universidad. Me acuerdo cuando empecé, iba a los colegios, a los barrios y había mucha gente que me decía yo no puedo, nunca me imagine que puedo ir a la universidad, mis padres nunca pudieron, tengo que trabajar, tengo chicos. Hoy la situación es distinta porque se hizo todo un trabajo, una inversión social con programas como el Fines, el Conectar Igualdad; además hoy alrededor del 40% de los estudiantes son padres o madres, esos chicos no podían acceder y hoy acceden”.

Pero como dicen los estadistas lo que manda es la realidad, y nuestra dolorosa realidad indica que la universidad ha tenido un ajuste importante, hay una dilación incomprensible en acordar la paritaria con los trabajadores docentes, un recorte muy grande en los planes de infraestructura.

Tenemos que revertir lo que históricamente se ve en políticas públicas una creciente falencia entre el sistema de educación media y superior, en el pasaje de la escuela a la universidad, sobre ello debemos hacernos fuertes y permitir un mayor ingreso a la universidad fortaleciendo programas de formación tanto para estudiantes y docentes.Nuestro desafío es plantear el manifiesto que el grupo de “Cine la Base”, con Raymundo Gleyzer, lleva a cabo, y que dice: “La base no va al cine. Llevemos el cine a la base”, en ese sentido tenemos queacercar la universidad a ese pueblo que no accede.

Creo en una Universidad Pública, Federal, Inclusiva, sin distinciones partidarias, religiosas y mucho menos de clase.

Por ello, como docente de la Universidad Pública manifiesto mi repudio a las declaraciones de la Gobernadora Vidal que evidencian su profundo desconocimiento de la realidad que atraviesan las universidades de la provincia de Buenos Aires, la función social que día a día desarrollanlas misas, y que por lo tanto no deben ser consideradas por el Estado para realizar políticas de ajuste; precisamente es la inversión en educación la que otorga equidad, igualdad e inclusión a la sociedad.

*Licenciado en Comunicación Social. Profesor e Investigador de las Universidades Nacionales de Avellaneda y La Pampa.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS