Las 8 definiciones que explican por qué esta es la mejor Champions League de los últimos años

Las remontadas del Liverpool y Tottenham en semifinales fueron apasionantes, pero también hubo cruces inolvidables en cuartos y en octavos de final. 

8 de Mayo de 2019

En el Wanda Metropolitano de Madrid -escenario de la final de la Champions- no estarán Lionel Messi, Neymar ni Cristiano Ronaldo. El 1 de junio, se enfrentarán los ingleses Tottenham y Liverpool, también finalista en 2018. La definición será entre equipos que desembarcaron a fuerza de milagros protagonizados por intérpretes inesperados. Divock Origi y Lucas Moura –titulares eventuales por las lesiones de Mohamed Salah y Harry Kane- fueron los artífices de las históricas remontadas de las semifinales. Son algunas de las fotos que explican por qué la actual Champions es una de las mejores de los últimos tiempos. Incluso los representantes argentinos son colaterales: Mauricio Pochettino, Paulo Gazzaniga, Juan Foyth y Erik Lamela no estaban llamados a ser parte de la resolución de la competencia que, al menos en su versión 2018-2019, está vedada para los candidatos.

Nunca en la historia se había dado vuelta una serie tan cerca del final como ocurrió con el 3 a 2 de Lucas Moura a los 51 minutos del complemento en Ajax-Tottenham. Barcelona sufrió una de las peores derrotas de este siglo en la vuelta en Anfield ante Liverpool. El campeón –Real Madrid- se despidió en octavos con una goleada en el Bernabéu después de haber ganado en la ida en Amsterdam. Manchester City de Pep Guardiola quedó otra vez en las puertas con una definición eléctrica que necesitó el VAR. Todo ello ocurrió desde el 12 de febrero, cuando comenzaron los octavos, hasta hoy cuando Pochettino se desplomó en el pasto del Amsterdam Arena acaso combatiendo el acelere ocasionado por el tercer gol –todos con la zurda- de Moura. Tal vez esa es la imagen de la competencia: un entrenador extasiado e inusualmente tirado en el piso después de una remontada histórica de una Champions apta para los batacazos. Y propensa a los partidazos. Hay, al menos, ocho cruces inolvidables.

1)Real Madrid-Ajax (octavos de final). El equipo holandés dio vuelta la serie en el Bernabéu y dejó en el camino al último campeón. Si bien no fue ese día, aceleró el regreso de Zinedine Zidane para reemplazar al interinato de Santiago Solari.

2) Juventus– Atlético Madrid (octavos de final). Como local, el conjunto español parecía haber encaminado la historia con un 2-0 que Diego Simeone había festejado con cierta obscenidad. Sin embargo, Cristiano Ronaldo marcó tres goles en Turín para que avanzaran los italianos.

3) PSG –Manchester United (octavos de final). El equipo de Neymar y compañía había gobernado la ida en Inglaterra y tenía servida la definición en París. Pero se volvió a quedar con las manos vacías en tiempo de descuento cuando Rashford sentenció el 3-1.

4) Porto– Roma (octavos de final). La serie tuvo otra definición electrizante y se resolvió a los 117 minutos del tiempo suplementario cuando Telles marcó el 3-1 de penal con el VAR como protagonista.

5) Juventus-Ajax (cuartos de final). Como visitante, el cuadro de Holanda volvió a dar otro golpe, revirtió un 0-1 y se metió en las semifinales para dejar afuera de la competencia a Ronaldo y Paulo Dybala.  

6) Manchester City –Tottenham (cuartos de final). Si bien los comandados por Pochettino cayeron en el partido de vuelta, lograron avanzar gracias a la ventaja de la ida y a un gol anulado por el VAR que le hubiese dado la clasificación a los de Guardiola.

7) Liverpool–Barcelona (semifinales). Lionel Messi parecía haber resuelto la serie con una mágica actuación en el Camp Nou donde goleó 3-0 pese a haber sido dominado en buena parte del partido. Pero en Anfield hubo milagro y los dirigidos por Jurgen Klopp se instalaron por segundo año consecutivo en la final de la Champions.  

8) Ajax–Tottenham (semifinales). En el Amsterdam Arena, el local acumuló una ventaja global de 3-0 cuando se fue al descanso. Lucas Moura aniquiló la fiesta de los holandeses con tres goles, el último a pocos segundos del final del partido.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS