Las FARC confían en los acuerdos de paz pero se niegan a discutir algunos temas

El máximo lider, Rodrigo Londoño, se mostró optimista sobre el futuro del acuerdo, en suspenso por el sorpresivo revés en el prebiscito del 2 de octubre, pero consideró un "exabrupto" reabrir la discusión sobre el tema de la justicia transicional.
12 de Octubre de 2016

El máximo lider de las FARC, Rodrigo Londoño, se mostró hoy optimista sobre el futuro del acuerdo de paz firmado con el gobierno colombiano, en suspenso por el sorpresivo revés en el prebiscito del 2 de octubre, pero consideró un "exabrupto" reabrir la discusión sobre el tema de la justicia transicional.

"Estamos trabajando, escuchando a distintos sectores, buscando alternativas y pronto puede haber noticias muy positivas. Siento mucha tranquilidad", dijo Londoño, más conocido con los alias de Timochenko y Timoleón Jiménez, en una entrevista que concedió a radio Caracol.

Sin embargo, precisó que "sería un exabrupto volver a revivir una discusión que nos llevó más de un año y medio, que fue una de las discusiones más duras y difíciles en las cuales se acogieron las opiniones de mucha gente, de muchas organizaciones, en especial de las organizaciones de víctimas".

El número uno de las FARC reiteró la voluntad que tienen de encontrar a las personas que murieron mientras estaban secuestradas por esa guerrilla.

"Desde hace mucho rato se viene implementando con el Comité Internacional de la Cruz Roja (para buscar) a las personas que se ha planteado que desaparecieron en manos nuestras", dijo Timochenko.

Por su parte, el comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Husein, señaló hoy desde Ginebra que Colombia afronta una "situación extremadamente complicada" tras el rechazo en plebiscito del acuerdo de paz alcanzado por el gobierno y la guerrilla de las FARC, cuya renegociación ahora parece incierta.

"No sabemos en qué medida podemos ahora tener una reconstrucción de las partes (del acuerdo) que creemos han sido las más difíciles para la oposición y para el ex presidente Alvaro Uribe", abanderado del No en el plebiscito, declaró a un grupo de periodistas.

El acuerdo de paz, que fue suscripto el 26 de septiembre por el presidente Juan Manuel Santos y Londoño, está de momento congelado tras ser rechazado en el plebiscito por el 50,21 por ciento de los votantes, frente a un 49,78 que lo aprobó.

Londoño dijo que las FARC seguirán respetando el alto el fuego bilateral, que está vigente desde agosto, y que está seguro de que el acuerdo de paz terminará siendo implementado porque su organización no volverá a la lucha armada.

El jefe de las FARC admitió que piensa que "fue hasta bueno que hubiese ganado el No en el plebiscito", pues ese escenario político ha permitido al gobierno hacer una mejor pedagogía sobre el pacto, sobre el que, dijo, "hay mucha desinformación".

"Creo personalmente que fue hasta bueno que hubiera sucedido eso, porque está permitiendo aclarar muchas dudas y en especial está comprometiendo a ese importante sector del pueblo colombiano que no votó, más del 63 por ciento (del padrón), a interesarse por este hecho histórico", agregó.

Según Londoño, las FARC están haciendo una "autocrítica" porque durante la negociación, que se extendió desde noviembre de 2012 hasta agosto pasado, se pudo haber logrado una mayor participación de sectores políticos y sociales.

A pesar de las dificultades, comentó que el acuerdo ya está siendo implementado, pues la misión de las Naciones Unidas (ONU) encargada de monitorear el alto el fuego y las fases de desmovilización y desarme sigue en funciones.

"Se viene cumpliendo el cese del fuego. Ni un solo muerto, ni un solo herido. Eso es lo que queremos: solucionar las diferencias sin muertos", dijo Londoño, tras indicar que para solucionar la dificultad en que quedó el acuerdo "hay que darle tiempo al tiempo".

No obstante, dijo que el tiempo debe ser corto, pues hay sectores políticos que buscan hacer fracasar el proceso de paz tratando de dilatar la implementación del acuerdo.
Londoño insistió en que el acuerdo "ya está firmado y tiene sustentación jurídica" y que el problema tras el plebiscito es más de tipo político para el gobierno.

También celebró que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) haya abierto las negociaciones formales con el gobierno colombiano el próximo 27 de octubre en Quito, Ecuador.

Felicitó nuevamente a Santos por el Premio Nobel de la Paz y dijo que"no me han invitado (a la ceremonia de entrega del galardón). Si me invitan, miraremos", dijo Londoño, tras indicar que el premio "es un reconocimiento al pueblo colombiano".

Entre las alternativas que también se estudian para aprobar finalmente el acuerdo de paz del gobierno y las FARC se considera la posibilidad de que el Congreso, con mayoría del oficialismo, expida leyes para implementarlo o que se convoque a una Asamblea Constituyente.

Consultado Londoño sobre la posibilidad de que se reúna con los ex mandatarios Uribe y Andrés Pastrana, férreos críticos del proceso de paz y cabezas visibles del No en el plebiscito, aseguró que no ha recibido un pedido al respecto.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS