Las industrias se miden por los cambios en la Ley de Compre Nacional

Las grandes jugadoras y las pymes debatirán este jueves en el Congreso el perfil que tendrá la normativa que regula el acceso a las licitaciones del Estado así como las compras del sector público. El gobierno anunció que enviará un proyecto propio y cosechó elogios de la UIA.
17 de Abril de 2017

Las pymes y las grandes industrias representadas por la Unión Industrial (UIA) se medirán este jueves en el Congreso en el marco del debate sobre un proyecto de ley de Compre Nacional. La discusión promete, en especial por la disputa entre los distintos sectores de la producción local por acceder a las licitaciones y a las compras que realiza el Estado. Hoy se conoció que el gobierno, por medio del Ministerio de Producción, enviará al Parlamento un proyecto de ley propio que se sumará a los ya ingresados: uno firmado por la diputada Elisa Carrió, del oficialista frente Cambiemos; un segundo proyecto que lleva las firmas de los diputados José de Mendiguren y Marco Lavagna, del Frente Renovador; un tercero firmado por el diputado Hugo Marcuchi, de UCR-Cambiemos; y uno más que llevan la rúbrica de los justicialistas Sergio Ziliotto, Oscar Romero y Pablo Kosiner. Con la cuenta regresiva en marcha, los sectores pymes llamaron la atención sobre el proyecto oficial. Hoy, al calor de la noticia, especularon con la posibilidad de que el Ejecutivo aproveche la oportunidad para lanzar la candidatura de Carrió para las elecciones legislativas de este año: “la van a querer lanzar políticamente como defensora del empleo”, resumió un vocero. El proyecto de ley oficial, explicó la agencia oficial Telam, “establece incentivos para que prevalezcan los productos que contengan una mayor integración de piezas producidas a nivel local”. La fuente explicó que las compras públicas representan en la Argentina más del 5% del PBI y el 2,5% del empleo “con lo cual a partir de esta herramienta se buscará apuntalar el desarrollo de la industria nacional, particularmente en aquellos bienes con alto contenido tecnológico”. De acuerdo a la versión, el proyecto oficial prevé invertir en los próximos ocho años U$S200.000 millones en infraestructura, energía y minería, agroindustria, bienes industriales y servicios y tecnología. Además, Telam detalló que el proyecto de ley “establece que cuando se liciten bienes que no son producidos localmente, se establezca un incentivo para que gane aquel proyecto que prevea una mayor integración de piezas producidas en el país”. De acuerdo a la información, el envío del proyecto tuvo buena recepción entre los grandes industriales, como los vicepresidentes de la UIA José Urtubey y el propio De Mendiguren. En declaraciones recogidas por ese medio, Urtubey consideró que el proyecto oficial "es una herramienta importante para darle lugar a la industria nacional, especialmente en todo lo que representan las compras públicas para potenciar el desarrollo tecnológico". El salteño llamó además a “trabajar en cuestiones de la microeconomía sino también en dinamizar el consumo interno a través de variables macroeconómicas". De Mendiguren, por su parte, estimó que el proyecto de ley de Compre Nacional "se encuentra en la dirección correcta" y agregó que "el margen de preferencia a favor de la industria nacional de las compras públicas es una herramienta que está vigente en las economías más desarrolladas del mundo, como un instrumento clave de sus políticas de desarrollo", sumó el ex titular de la UIA. Las pymes sostienen opiniones más reservadas y apuntan todos los cañones a la discusión que se dará el jueves en el congreso. Este sector del espectro privado, que en medio de los reclamos empresarios por mejores condiciones para la “competitividad” de las compañías amenazó con que las pymes “no podrán afrontar las discusiones salariales” de este año, advierte el avance de los grandes jugadores sobre las licitaciones y compras del Estado. El dirigente de la confederación CGERA, Ariel Aguilar, consideró “importante cualquier herramienta que se disponga desde el Estado para levantar la producción de los sectores productivos, sobre todo en compras directas”. En ese sentido reclamó “un margen de preferencia sobre los productos extranjeros” a la par de “un mecanismos para que las empresas pymes puedan acceder a esta información” en igualdad de condiciones con las grandes. Las empresas pequeñas y medianas nucleadas en esa entidad evitaron manifestarse en detalle sobre la iniciativa de Producción. No obstante, algunos dirigentes consignaron en reserva que ven con mejores ojos el proyecto de los legisladores justicialistas. A título personal, el dirigente metalúrgico Aldo Lo Russo, señaló que “lo importante del proyecto va a ser la manera en que incluya a las pymes. Generalmente las que quedan son las que están en la órbita de las grandes, las que dependen de las grandes. Eso hace engorroso el mecanismo de licitación y transparencia de precios. Ninguna pyme está preparada para ese tipo de trabajos”, advirtió. Lo Russo señaló como ejemplo: “es un problema que hoy tiene Brasil, donde es muy difícil que una pyme pueda ingresar en el circuito de las compras de una empresa como Petrobras”, concluyó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS