Lecturas de verano: los recomendados de Tiempo

(Foto: ARCHIVO TA)
21 de febrero de 2021

Papel para envolver verdura

Fabián Casas

Un libro que reúne las columnas  periodísticas del autor aparecidas en el diario Perfil. En ellas habla de literatura, de relaciones interpersonales, de la paternidad y muchas otras cuestiones. Todas son abordadas desde una mirada lúcida, original y auténticamente modesta. Lejos de dar respuestas, lo que hace es plantear preguntas, una actitud que para él es propia, sobre todo, de la poesía. Una invitación a la reflexión que desafía los lugares comunes. (Emecé).

En guerra con la piel

Nicolás Mavrakis

Un grupo de siete relatos recorridos por un hilo común: la sátira de que son pasibles  todos los discursos, incluso  aquellos que parecen  irreprochables desde todo punto de vista. El autor sugiere que no hay nada que pueda escapar a una mirada cuestionadora.  Incluso aquel que se erige o es erigido como el mejor de todos, quizá se ve obligado a jugar un rol que no es el que hubiera elegido y que no está libre de imposturas. (Azul Francia)

El mal de Corcira

Lorenzo Silva

Con el objetivo de resolver un crimen, Bevilacqua, uno de los dos guardias civiles que protagonizan los libros policiales del autor, debe e trasladarse a Guipúzcoa, donde residía el hombre asesinado, un terreno que conoce por haber participado allí, durante un prolongado período, de la guerra antiterrorista.  Allí deberá vencer tanto los obstáculos propios de su tarea de investigación como los de su propia memoria del pasado.

(Destino)

Hachís

Walter Benjamin

Un libro que reúne las experiencias que realizó Benjamin  en relación con las drogas, del mismo modo que los protocolos de otras experiencias de las que participó.  Consideró este tipo de experiencia como una interesante fuente de conocimiento y, por lo tanto, quiso registrar de qué modo la droga es capaz  alterar los estados de conciencia. Un documento histórico con traducción de  Nicole Narbebury y prólogo de Martín Kohan.

(Ediciones Godot).

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual