Los acuerdos con EE UU van más allá del "Global Entry"

La visita de John Kerry visibilizó la intención de facilitar el ingreso de argentinos al país del Norte, pero sumó una agenda de seguridad que incluye la aplicación de metodologías casi castrenses en las fronteras locales.
6 de Agosto de 2016

"Falta un poco de tiempo, pero la cooperación en seguridad y temas militares es parte de los acuerdos que desde ahora integran el Diálogo de Alto Nivel (DAN) entre Estados Unidos y la Argentina", explica un consejero del embajador Noah Mamet a Tiempo. Son las 11:40 del jueves 4 de agosto y el secretario de Estado John Kerry está por ingresar junto a la canciller Susana Malcorra a la sala de prensa del Palacio San Martín. Anunciarán la operatividad de los acuerdos que firmaron el presidente Mauricio Macri y su par norteamericano el 23 de marzo.

Ahora buscarán "producir resultados tangibles en términos de ampliación de los vínculos", pero también abordarán "áreas comunes como la cooperación en materia de seguridad, la no proliferación, el medio ambiente, el cambio climático y las energías limpias". Los intercambios, dirán ambos, serán anuales, aunque todavía resta un segundo capítulo que ocurrirá en Washington entre el vicecanciller Carlos Foradori y el subsecretario Thomas Shannon.

Patricia, teléfono desde Washington

Sin embargo la puesta en marcha de los acuerdos en temas de seguridad ya comenzaron en el marco de la aplicación del sistema Global Entry, que incluirá a la Argentina en una serie de facilidades previas a la posibilidad para los viajeros argentinos de acceder al "Visa Waiver Program": un beneficio que los exime de la visa. El Global Entry es previo, pero no vino solo. Durante la breve visita de Kerry, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich se reunió con funcionarios para avanzar en temas de control migratorio y de fronteras. Para concretarlo, el gobierno nacional busca llegar a un acuerdo con la United States Customs and Border Patrol (USCBP) y el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) para "profundizar el control de fronteras, especialmente en todo el norte", explicó un funcionario de Cambiemos.

Las "coincidencias" implicarían cursos de formación para efectivos de Gendarmería Nacional, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria para adoptar las metologías casi castrenses que Estados Unidos utiliza en sus aeropuertos y fronteras. Los puntos están previstos en el acuerdo firmado para "prevenir y combatir el crimen organizado", que facilitará "el expeditivo intercambio de información sobre potenciales criminales y terroristas".

Aunque la ministra no dijo una palabra sobre el avance de esos acuerdos durante la visita de Kerry, al día siguiente elogió la "Operación Intercops - Spartacus III", realizada bajo el paraguas de Interpol. "Gracias al trabajo coordinado participamos del rescate de 2784 personas en 21 países. Esto no hubiera sido posible sin la colaboración y el compromiso de las fuerzas de seguridad nacionales e internacionales", celebró la funcionaria.

Blindaje del Comando Sur

"Está previsto que Estados Unidos ayude a desarrollar la capacidad de autoridades del orden público, específicamente en la asistencia del departamento de Justicia con relación al terrorismo y al financiamiento del terrorismo en la región de la Triple Frontera." La frase no pertenece a Bullrich, sino al secretario de Estrategia y Asuntos Militares Ángel Tello cuando viajó a Washington el 12 de julio pasado para reunirse con funcionarios del Pentágono, como el coronel del Ejército estadounidense Willie Berges, jefe de la división de Asuntos político-militares y política del Comando Sur de los EE UU. Dos semanas después, arribó a Buenos Aires el almirante Kurt W. Tidd, jefe del SOUTHCOM. Llegó con una invitación bajo el brazo que ya había sido anticipada en Washington: el envío de un "oficial argentino de enlace" a la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial-Sur que tiene el comando en Cayo Hueso.

Son los dos pasos previos a la realización del "Grupo de Trabajo Bilateral con las Fuerzas Armadas de Argentina" que realizará el Departamento del Tesoro norteamericano. El acuerdo Obama-Macri estaba previsto para mayo, pero se concretará este mes, con una agenda dedicada a la "respuesta ante desastres naturales, el mantenimiento de la paz y la cooperación hemisférica en defensa". El intercambio reeditará una primera experiencia realizada en 2009, durante la primera presidencia de Cristina Fernandez.

Al trabajo conjunto se suma el regreso argentino a la próxima Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, que se realizará en octubre en Trinidad y Tobago.

Siria y Venezuela

Por fuera del capítulo de Seguridad y Defensa, los acuerdos también dejaron en marcha la llegada de 3000 refugiados sirios y la entrega formal de la primera parte de los 4000 documentos desclasificados de Defensa e Inteligencia sobre la dictadura argentina que Obama se comprometió a ceder. Kerry le entregó los documentos a Macri en la Casa Rosada el jueves, pero su contenido será revelado por la Cancillería este lunes.«

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS