Los aeronáuticos se alistan para una paritaria crucial

Los sindicatos pedirán mantener la cláusula gatillo que rige en el acuerdo vigente y rechazarán la política aerocomercial. El directorio de Aerolíneas buscará poner sobre la mesa la adecuación de los convenios colectivos a la lógica “low cost”.

11 de Septiembre de 2018

Seis de los siete sindicatos que agrupan a los trabajadores aeronáuticos difundieron la convocatoria a un “Plenario Nacional Intersindical de Aeronáuticos” con fecha del 27 del septiembre próximo en la sede del gremio de técnicos liderado por Ricardo Cirielli.

Allí participarán los miembros de las comisiones directivas de las organizaciones convocantes y los delegados de base que, según el temario, dispondrán de medidas de fuerza como parte del plan de lucha contra la política aerocomercial del gobierno nacional. El mismo había quedado trunco luego de la conciliación obligatoria dictada contra el paro de pilotos fijado para el comienzo de las vacaciones de invierno últimas.

El plenario necesariamente abordará la discusión sobre la recomposición salarial para el período 2018-2019 toda vez que se realizará a días del vencimiento del acuerdo paritario vigente en Aerolíneas Argentinas y Austral, las principales compañías del sector.

De hecho es de esperarse que ambos temas se lleven a la misma mesa de discusión en la que las autoridades de la línea de bandera, encabezadas por su flamante CEO Luis Malvido, y tal como lo adelantaron el mes pasado en sendas misivas enviadas a los trabajadores de los distintos sectores, buscarán avanzar sobre los convenios aeronáuticos en nombre de la adecuación de la empresa a los estándares internacionales.

En aquellas cartas, las autoridades condicionaron las inversiones que necesita la compañía, e incluso la continuidad de algunas rutas internacionales, a “discutir qué pueden aportar todos para ponernos al nivel de toda la industria”. A cada uno de los sectores les proponen una serie de concesiones que en los hechos implican ajuste en viáticos, pérdida de francos y vacaciones, reducción de personal y tripulaciones, polifunciones y modificación en las jornadas laborales, entre otras.

No se puede descartar que, en este contexto, la intención del directorio de la compañía sea ofrecer un acuerdo salarial por encima de los firmados hasta el momento (aunque por debajo de la inflación proyectada) a cambio de abrir los convenios colectivos. Una modalidad similar a la que acaba de instrumentarse en el gremio telefónico donde, a cambio de algunos plus salariales, los sindicatos accedieron una extensión de la jornada laboral de una hora y media.

Pablo Biró, titular del gremio de pilotos (APLA), explicó a Tiempo que el plenario “es para darle continuidad al plan de lucha contra la política aerocomercial que afecta en todas las empresas. Contra la extranjerización de los cielos argentinos y por la entradas de las ‘low cost’ con convenios precarizadores.”.

Sobre las resoluciones que están evaluando hacia el plenario, el dirigente de pilotos explicó que “somos seis sindicatos, las posturas van a ser diversas. Puede terminar en una marcha o en un paro. Por nuestro lado vamos a proponer lo que proponemos siempre. Este gobierno no negocia con débiles. Es cierto que clavamos un paro y nos conciliaron. No tenemos muchas alternativas.”.

Las negociaciones estarán signadas también por el acuerdo salarial que firmaron ayer los representantes de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) para la compañía American Airlines que fijó un incremento del 42%. El gremio liderado por Juan Pablo Brey es el único que no participa del frente de sindicatos aeronáuticos.

Sobre el mencionado acuerdo, Biró, señaló que "en realidad, anualizado, es un 22% porque más de la mitad del año perciben sólo un 15%", y adelantó que por su lado pedirán “ratificar la cláusula gatillo que ya tenemos vigente en Aerolíneas Argentinas.”.

Del lado de enfrente estará el mencionado Luis Malvido que cobró notoriedad cuando pocos días después de asumir en la empresa se hizo viral un video que lo muestra dando una charla en la que se ufana de haberse hecho “más duro” luego de despedir a decenas de trabajadores incluyendo amigos personales y recomendando a sus aprendices “mostrar quién manda en la empresa”. 

Así las cosas, comienza a perfilarse una negociación que podría ser altamente conflictiva y que, además, estará signada por la voluntad manifiesta del gobierno de reducir parte del déficit operativo de la compañía en línea con los compromisos suscriptos con el FMI.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS