Los argentinos ya ganan en dólares un 11% menos que los brasileños

El salario promedio local en dólares cayó hasta U$S 468 y ya es más bajo que el de Chile y Brasil. La diferencia con los trabajadores trasandinos llega hasta un 73%.

(Foto: Diego Martínez)
11 de Octubre de 2018

Como resultado de la fuerte depreciación del peso frente a la divisa norteamericana, los trabajadores argentinos durante 2018 vieron caer sus salarios en forma sensible desde los U$S 815 del primer trimestre hasta los actuales U$S 468.

Así lo indica un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano que destaca la pérdida del poder adquisitivo en dólares con relación a los principales países de la región.

El Director del Instituto, Víctor Beker, detalló: “De acuerdo con el INDEC, el salario promedio del primer trimestre del año se ubicaba en 16.293 pesos. La variación promedio de salarios en el segundo trimestre fue de 5,14%. A ello se le sumó una variación similar para estimar la evolución en el tercer trimestre. Se obtuvo así un valor de $18.012 pesos que, dividido por un tipo de cambio de $ 38,50 pesos, arroja un salario promedio en dólares de 468”.

El informe, además, destaca que con relación a Europa, la Argentina ocupa una posición intermedia entre Bulgaria (U$S 537) y Bielorrusia (U$S 422). Mientras que, con referencia a América latina, se localiza cercana a Colombia (U$S 441), pero lejos de Chile (U$S 812) y Brasil (U$S 529).

Beker aclaró: “Si bien se suele recurrir a la Paridad de Poder Adquisitivo (PPA) para calcular la ubicación de la Argentina en el mundo en materia de salarios, ello se lleva a cabo cuando hay una fuerte divergencia entre los precios externos y los internos medidos en dólares. No parece ser hoy la situación, con el actual tipo de cambio, luego de la reciente devaluación”.

De este modo, devaluación y paritarias a la baja mediante, la realidad de los trabajadores argentinos se ha ido ajustando a las sugerencias que el FMI venía esbozando en materia de costos laborales mucho antes de que el gobierno decidiera recurrir a un empréstito con el organismo. De este modo, devaluación y paritarias a la baja mediante, la realidad de los trabajadores argentinos se ha ido ajustando a las sugerencias que el FMI venía esbozando en materia de costos laborales mucho antes de que el gobierno decidiera recurrir a un empréstito con el organismo.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N