Los bolardos llegaron a la Casa Rosada

Son para reforzar la seguridad luego de que un auto chocó contra el portón principal. Tiempo ya contó sobre el negocio detrás de estas bochas de hierro y hormigón.
25 de Julio de 2017

Personal de mantenimiento de la Casa Rosada terminó de colocar esta mañana centenares de pilotes de hierro frente a las rejas de la sede gubernamental para reforzar su seguridad impidiendo el paso o el estacionamiento de vehículos, tras el incidente con un auto registrado semanas atrás.

La decisión de poner bolardos fijos de chapa y tubo estructural de hierro se adoptó tras la decisión del juez federal Sergio Torres de reforzar la seguridad del presidente Mauricio Macri luego de que un hombre a bordo de un Renault 19 chocara el portón de rejas sobre la calle Balcarce de la Casa de Gobierno, en horas de la madrugada del 21 de junio, hasta llegar al ingreso al edificio.

Los postes anclados al piso rodean las rejas que desde hace diez años y por decisión del entonces presidente Néstor Kirchner completaron el perímetro que incluyó a la Rosada y la plaza Colón.

El negocio de los bolardos ya fue relatado por Tiempo meses atrás con la decisión de la Ciudad de peatonalizar buena parte del microcentro porteño.

En el plan Microcentro Peatonal ya se gastaron más de 300 millones de pesos en estos bolardos y hay empresas que se repiten en las adjudicaciones, algunas con polémicos antecedentes. En Retiro (donde el costo será de $ 67.882.107), están al frente las firmas Da Fré Obras Civiles (que en octubre de 2016 obtuvo por 17 millones la etapa II de Tribunales), Dal Construcciones y Cunumi.

Esta última realizó por 3 millones el bulevar de la Avenida Cabildo, demolido antes de ser inaugurado para emplazar en ese mismo tramo el Metrobus. Uno de sus titulares es Raúl Nicolás Orsini, imputado en la causa Skanska y sobreseído por el entonces juez –después ministro de Seguridad y Justicia porteño– Guillermo Montenegro, quien, según denunció la legisladora Gabriela Cerruti, luego contrató a esa misma firma para remodelar el cuarto piso del ministerio. Una nota del diario Perfil indica que el contador de Cunumi es Angel Guidoccio, "contador oculto" de Daniel Angelici, "involucrado en una investigación por una red de facturas truchas".

También podés leer:


Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS