Los chalecos amarillos no se cansan y volvieron a las calles

Sábado a sábado, durante tres meses, los manifestantes continúan con las protestas en toda Francia. Si bien la participación activa disminuye, aún convocan a miles y miles de ciudadanos, y mantienen una alta aceptación entre la población.

(Foto: AFP)
9 de Febrero de 2019

La decimotercera marcha de los chalecos amarillos comenzó este sábado dividida y con disturbios en la manifestación principal en París, en la que un joven perdió una mano al estallarle una granada de gas lacrimógeno arrojada por los policías antidisturbios. El diario francés Le Monde informó que el manifestante perdió una mano y que fue evacuado del lugar por los bomberos.

Las protestas se concentraron en las principales ciudades del país, como París, Marsella, Niza, Burdeos y Montpellier y convocaron miles de personas a lo largo de toda Francia, pero sólo en la capital gala se han registrado incidentes a lo largo de la mañana. Las cifras del anterior sábado, rondaban en 58 mil personas, es decir que a pesar de que la participación activa disminuye, aún posee una capacidad de convocatoria importante.

En París, la marcha recorrió las principales instituciones nacionales, desde el Arco del Triunfo, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Asamblea Nacional y el Senado. A este último lugar se dirigían los manifestantes tras el incidente en el que el joven perdido una mano.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en la puerta de la Asamblea Nacional, sede del Parlamento francés. La policía informó que 10 personas fueron arrestadas en la protesta.

La primera marcha de este masivo movimiento de protesta ocurrió el 17 de noviembre de 2018 y participaron 287.710 personas. Aunque las marchas, que se organizan a través de las redes sociales, se iniciaron por el aumento del impuesto sobre el combustible, medida que lograron que se revirtiera, las manifestaciones se fueron transformando en protestas contra de las políticas de Emmanuel Macron y sus reformas económicas.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N