Los chicos más necesitados tuvieron su día rodeados de juguetes

Con festejo atrasado debido a las lluvias, las barriadas de San Martín celebraron actividades del Día del Niño en los merenderos.
7 de Septiembre de 2017

Este sábado se festejó el Día del Niño con atraso en las barriadas de San Martín. Las actividades se desarrollaron en los merenderos que las organizaciones de base atienden en este partido bonaerense; hubo payasos, juegos y juguetes para todos. El día se prestó para que los chicos puedan jugar y divertirse en grupo.

Los Amigos de Barrio Sarmiento, El Principito y Vivan los Sueños Felices del barrio Costa Esperanza, son los merenderos que pudieron hacer el festejo atrasado por causa de las fuertes lluvias y tormentas.

El intendente Gabriel Katopodis y el diputado Leonardo Grosso estuvieron presentes junto al colectivo Estudiantes Solidarias y militantes del Movimiento Evita, quienes trabajan en la construcción de derechos en los sectores más desfavorecidos.

“Hace unos años que trabajo con los chicos del barrio, este merendero surgió por la necesidad de nuestros niños y ahora también la de los grandes. Empezamos de cero, atendíamos a 20 chicos y ahora a 105, juntando un poquito cada uno para brindar una copa de leche, la demanda aumentó en gran manera en los últimos tiempos. Festejamos con atraso por causa de las grandes lluvias y tormentas que hubo”, cuenta a Tiempo Anita Cardozo del merendero El Principito.

A pesar de la gran ola de desempleo, la falta de educación, salud y el gran incremento de la pobreza, los vecinos no se dan por vencidos y luchan para construir un futuro para los más pequeños.

“Nuestro merendero nació en 2001, una época muy dura en la cual Argentina atravesaba una crisis económica y social. Trabajamos con chicos y grandes porque el desempleo aumenta cada vez más y la gente no tiene para comer. En todos los merenderos de la zona que brindamos apoyo escolar, hacemos lo que podemos para ayudarnos entre nosotros”, explica María Selva Mongues de Vivan los Sueños Felices.

Mujeres y hombres se disfrazaron para bailar, jugar y divertirse junto a los chicos que muy pocas veces tienen la posibilidad de hacerlo, culpa del olvido social que les toca vivir.

“Hace cinco años que estamos trabajando con los vecinos del barrio Sarmiento, son muchos sentimientos los que compartimos en común en el colectivo, no me alcanzan las palabras para describir la satisfacción que te da ser parte de esta experiencia tan linda. Quiero destacar el trabajo de las compañeras de la organización Ellas Hacen, que a diario nos ayudan con la merienda. Este años le pusimos mucha garra, nos repartimos las tareas para hacer en nuestras casas y por suerte fue un día hermoso”, finaliza Daniela Cruz de Los Amigos de Barrio Sarmiento.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS