Los trabajos precarios y mal pagos impulsaron la creación de empleo

Si bien el año pasado los puestos de trabajo subieron un 10%, el número de nuevos monotributistas nuevos se asemeja a ese aumento. Cayó el empleo en sectores industriales en expansión.
31 de Enero de 2018

El Ministerio de Trabajo dio a conocer hoy los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) correspondientes a noviembre de 2017. Si bien la foto tiene dos meses, sirve para tener referencia sobre cómo evolucionaron los empleos y los salarios durante el último año.

Según los datos oficiales, el sector privado generó unos 77 mil puestos de trabajo nuevo entre noviembre de 2016 y el mismo mes de 2017. La cifra fue impulsada por la construcción, que registró un crecimiento mensual fue de 2,5% y un salto interanual de 10,7%.

La contracara fue la industria manufacturera, que registró una caída de 1,6%. El dato, además de alarmante, es llamativo, si se considera que en el mismo período la industria se expandió un 2,3%, según el Indec.

Otro sector que destruyó empleos fue minería y canteras, que incluye la explotación petrolera. A pesar de ser uno de los rubros más beneficiados por el Gobierno, se registró una caída de 2,6% en los puestos de trabajo.

Si se considera que la economía argentina necesita emplear 180.000 personas por año solo para cubrir el impacto del crecimiento demográfico, los datos oficiales muestran que la creación de empleo “genuino y de calidad” -como suele denominar el Gobierno a los puestos de trabajo del sector privado- está lejos de cubrir las necesidades de la población económicamente activa.

La falta de empleo suficiente en el sector privado se compensa, en parte, con la creación de empleo en el sector público, programas de contención social y un boom de monotributistas. De hecho, según el relevamiento del Ministerio de Trabajo, en 2017 la cantidad de nuevos cuentapropistas inscriptos alcanzó las 73.300 inscripciones. La cantidad es similar a la que se registró en el sector privado, aunque se trata de empleos de distinta calidad: a diferencia de los trabajadores en relación de dependencia, los monotributistas no poseen beneficios como aguinaldo, vacaciones o licencias pagas por enfermedad.

Hoy se conoció, además, que en la era Macri persiste la retracción en los salarios: según el informe oficial, el Índice de Masa Salarial de 2017 fue de 101.4, mientras que en 2015, el índice se ubicaba en 103.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS