Lula es el candidato oficial del PT y deberá esperar la decisión de la justicia

El expresidente tiene una condena a 12 años de prisión en segunda instancia, pero confía en poder postularse a presidente. Si no lo consigue, el candidato será Fernando Haddad.

Miles de manifestantes reclaman la liberación del ex presidente Lula Da Silva.

(Foto: AFP)
15 de Agosto de 2018

El Partido de los Trabajadores (PT) inscribió este miércoles oficialmente la candidatura del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que purga una pena de 12 años de cárcel, para las elecciones presidenciales de octubre.

"¡Registro en manos! Ahora está oficializada la candidatura de @Lulaoficial para las elecciones de 2018. Lula es candidato", escribió en las redes sociales el sitio oficial del PT, mostrando una foto de su presidenta, Gleisi Hoffmann, enarbolando el documento tras realizar la gestión ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) en Brasilia.

Miles de simpatizantes del líder izquierdista llegados de todo el país marchaban por la tarde hacia la sede del Tribunal Superior Electoral (TSE) para acompañar a los miembros del PT que harán efectiva, el último día de plazo, su improbable postulación a los comicios del 7 de octubre, con una eventual segunda vuelta el 28.

Entre ellos estará el escogido por Lula como compañero de fórmula, el exalcalde de San Pablo, Fernando Haddad, visto por muchos como el potencial reemplazo del expresidente, que desde abril cumple una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

La postulación del expresidente (2003-2010) será con toda probabilidad invalidada, según juristas, dado que la Ley de Ficha Limpia, promulgada bajo su gobierno, excluye de la carrera electoral a quienes hayan sido condenados en segunda instancia, como en su caso.

El TSE, que tiene como máximo hasta el 17 de septiembre para decidir el futuro de Lula, tardará unos días, sino semanas, en dar su veredicto.

Si la candidatura de Lula es efectivamente invalidada, el PT tendría entonces poco tiempo para hacer campaña por Haddad, con la incógnita de si lograría transferirle los votos del carísmático exmandatario. Una apuesta, según analistas, muy arriesgada.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS