Lula resiste en campaña otro embate de la Justicia

El Supremo Tribunal Federal le dio unos días de respiro al expresidente al postergar hasta el 4 de abril su decisión sobre el recurso de hábeas corpus solicitado por su defensa para evitar ser encarcelado. Mientras tanto, continúa la caravana por todo el país.
24 de Marzo de 2018

Cuando el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva parecía jaqueado por el pedido de la fiscal general de Brasil nombrada en septiembre del año pasado por Michel Temer, Raquel Dodge, cuando solicitó al Supremo Tribunal Federal (STF) rechazar el hábeas corpus (HC) presentado por la defensa del expresidente y permitir su encarcelamiento, legalizando que se pueda apresar a cualquier condenado sin finalizar las instancias de apelación, el candidato logró una movida que le permite sostener la partida hasta el 4 de abril.

Frente a las especulaciones y presiones, en especial de la Rede Globo, sobre el rechazo de los recursos presentados por la defensa de Lula ante el Tribunal Federal Regional Nº 4, con sede en Porto Alegre, y de la posible decisión de encarcelar al líder petista por parte del juez Sergio Moro, que lo condenó en primera instancia en Curitiba, el ex presidente obtuvo un respiro al lograr que el STF decida por 7 votos a 4 en forma preliminar garantizar al expresidente  permanecer en libertad hasta que el pedido de HC sea tratado por el cuerpo nuevamente en aquella fecha. 

Porque, frente a la interrupción de la sesión decidida por 6 votos a 4, José Roberto Batochio, abogado de la defensa de Lula, logró que el STF apruebe por 6 votos a 5 su solicitud de interponer un recurso que impide la detención de Lula hasta que el órgano se defina sobre la acción del caso del Triplex Guarajá, el supuesto soborno que habría aceptado Lula. Oficio que fue enviado inmediatamente por la presidenta del STF, Carmen Lúcia, por los canales oficiales.

Con la buena noticia, el líder petista continuó su gira por el sur de Brasil junto a la expresidenta Dilma Rousseff. Durante la mañana del viernes llegó con su caravana a Ronda Alta y recorrió cooperativas de trabajo, beneficiadas por políticas de incentivo a la producción de alimentos y conjuntos habitacionales construidos durante su mandato con el programa "Minha Casa – Minha Vida Rural". 

Así, Lula sigue firme con su campaña y con el optimismo de poder revertir la jugada adversa que le pusieron las instancias judiciales de primera y segunda instancia, y lograr su candidatura y elección a la presidencia de la Nación. Conversando durante la caravana, Lula sostuvo que "estoy tratando de evitar hablar del proceso en el Supremo Tribunal Federal, porque prefiero que mis abogados hablen. Sólo pido a Dios que la Corte analice el mérito del proceso, apenas eso. Y espero que STF haga la corrección necesaria". Su gira continuará por el sur del país, pasando el 26 de marzo por Foz de Iguazú, frontera con Argentina y Paraguay, y concluirá su visita a la región en Curitiba, ciudad de residencia del juez Moro.

Si bien el STF ya tomó posición sobre el tema en 2016, donde por 6 votos a 5, definió que las sentencias de detención comienzan a cumplirse sólo al agotarse las instancias de recursos de segunda instancia y, de no existir riesgo de fuga u otro motivo para encarcelarlo, el condenado puede seguir recurriendo en libertad ante las instancias del Supremo Tribunal de Justicia (nivel de tercera instancia) y eventualmente al mismo STF, algunos magistrados quieren rediscutir el tema.

En definitiva, Lula logró ganar tiempo en esta movida judicial pero aún no logra vencer la partida. Incluso, de lograr que el STF sostenga las instancias de apelación en libertad, aún le resta sortear la habilitación electoral. Este punto es complejo, porque el titular del Supremo Tribunal Electoral (TSE), Luiz Fux, ya se manifestó irreductible en la aplicación de la Ley de Ficha Limpia, que impide ser candidatos a condenados en segunda instancia.

Esta definición sería el 15 de agosto, cuando el TSE deba pronunciarse sobre la habilitación, momento de fuerte especulación política, donde el escenario indica que si el establishment no encuentra un candidato que pueda contraponer a Lula, los caminos conducirían a su proscripción. Con ello, la democracia brasileña estaría herida fuertemente y el futuro de ese país entraría por un camino incierto con Lula en las páginas de su historia próxima. «

Un agitado tablero de juego con varias fichas

Mientras Lula enfrenta el complejo tablero judicial, el campo de juego más importante es el político. Porque es adversario de un férreo bloque de poder económico social, que no escatimó en desplazar al Partido dos Trabalhadores y alzarse con el gobierno, y ahora busca por todos los medios quedarse con el manejo del Estado y sostener las reformas reaccionarias que se establecieron desde la gestión de Michel Temer y que se intentan profundizar.

La peor pesadilla para este bloque es que Lula sigue creciendo en las encuestas y el apoyo popular puede provocar una reacción impredecible ante una proscripción.  Es lejana la chance de una reelección de Temer. No es confiable la elección de Jairo Bolsonaro. No logra consenso la intentona de la Rede Globo con Luciano Huck, que además está tan flojo de papeles en el tema de corrupción como los históricos candidatos del Partido de la Social Democracia Brasileña. Y no convencen opciones como Marina Silva o el oscilante Ciro Gómez. Todas fichas que cambiarían con la salida de Lula del tablero.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS