Más ajuste a jubilados: farmacéuticos rescinde con PAMI el convenio de entrega de remedios

Debido a los desequilibrios macroeconómicos, la industria farmacéutica notificó al PAMI que rescindirá el convenio de entrega de remedios a jubilados.

31 de Agosto de 2018

La industria farmacéutica notificó a PAMI que partir del 31 de octubre rescindirá el convenio de entrega de remedios a jubilados por los “desequilibrios macroeconómicos” que “le impiden continuar con las obligaciones mutuamente asumidas”.

En el día de la fecha, la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) y la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (COOPERALA) notificaron al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) la rescisión del convenio entre PAMI y la industria farmacéutica, que se hará efectiva el 31 de octubre, “a causa del actual escenario de desequilibrios macroeconómicos que ha  modificado sustancialmente las condiciones previstas al momento de suscribir el convenio firmado en marzo del corriente año”.

La notificación  argumenta que los términos acordados se “tornaron excesivamente gravosos y claramente apartados del riesgo asumido por nuestra parte”,  provocando “un grave desequilibrio”.

“La industria prendió una mecha y ahora el PAMI tiene que actuar para que no le explote en la mano”, opina el abogado previsionalista Christian González D´Alessandro.  

Para el especialista, la negociación que se abre a partir de hoy “va a resultar sumamente difícil” por el contexto de ajuste que sufre la población en general, y los mayores, en particular.

“Por un lado, tenés al Fondo Monetario Internacional (FMI) metiendo las narices y pidiendo un recorte de 10 mil millones de pesos, y por otro lado, hay un prestador que le exige a PAMI, sentarse a negociar un nuevo convenio porque los números no cierran. Va a ser muy difícil que se resuelva en dos meses”, sostiene D´Alessandro.

“Con el ajuste que exige el FMI –continúa– todas las prestaciones se van a ver afectadas: medicamentos, bolsones de comida, prestaciones sociales, salud. La inflación y la disparada del dólar licuan el bolsillo de los más vulnerables y encima aparece un acreedor que te cambia las reglas del juego bajo amenaza de cortar la provisión de remedios. Eso quiere decir que los jubilados tienen dos cordones de ahorque”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS