Mejor no dar ciertas licencias

Una trivial charla de amigos durante una cena, lleva a los protagonistas de Permitidos a conseguir la autorización que los seducirá con la libertad, pero sólo le traerá problemas.
4 de Agosto de 2016

Camila y Mateo son novios, viven juntos, su máxima aventura en lo cotidiano es intentar la aventura de ser compañeros de vida. Tiene moto, él, auto, ella, y cada uno con su trabajo; como pareja encajan en el parámetro de lo que se podría tomar como normalidad (siempre hablando en términos cinematográficos, claro) de la clase media burguesa de cualquier lugar de Occidente.

Camila es Lali Esposito y Mateo, Martín Piroyansky. Y un día, cenando con amigos, cuentan sus “permitidos”. Esto es: un “famoso” con quien podrían tener una noche de sexo sin que fuera considerado infidelidad; el de ella es un actor, que interpreta Benjamín Vicuña. Todo se complica cuando Mateo conoce a su modelo favorita, encarnada por Liz Solari, unos días después de esa charla baladí.

De esta manera la nueva película de Ariel Winograd utiliza la fórmula “¿Qué pasaría si…?”, y se propone no sólo recorrer los caminos de la comedia romántica, sino generar un tema de conversación trivial en los espectadores.

Con un humor característico del director de películas como Cara de queso y Vino para robar, se muestra una serie de enredos cuando lo mejor que le pasó en la vida a alguien (o el ideal puesto en el pedestal de lo utópico, por ende hermoso y perfecto) puede convertirse en todo lo contrario: a partir de este hecho fortuito se desencadena una larga serie de desopilantes complicaciones que impedirán que Mateo y Camila vuelvan a estar juntos.

Se habla de la cultura de las redes sociales y de la fama como algo que puede ser no todo lo que parece, por más de ciertos beneficios que sus protagonistas conocen en la vida real. Pochoclo nacional de calidad, podría decirse; algo más elevada que otros por su orden y su utilización de recursos efectivos ya probados, pero que no busca  más que el disfrute del espectador. No hay que intelectualizar, sino relajarse y dejarse llevar por las preguntas retóricas que el film deja flotando a medida que transcurre. Además, y como dato de color, muestra  paisajes escondidos de la ciudad de Buenos Aires que ponen en evidencia su belleza más real, contrapuesta a las imágenes de los folletos turísticos. Una especie de de metáfora del planteo que la película propone para el protagonista masculino, que tiene que elegir entre su “permitido” y su chica de verdad.

Ficha técnica: Permitidos (Argentina, 2016). Con: Lali Espósito, Martín Piroyansky, Benjamín Vicuña, Liz Solari, Pablo Rago, Ana Pauls. Dirección: Ariel Winograd. Apta mayores de 13 años

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS