Lionel Messi finalmente se quedará en el Barcelona

El jugador rosarino notificó formalmente al club que decidió permanecer en él hasta cumplir su contrato. 

(Foto: AFP)
4 de septiembre de 2020

El astro argentino Lionel Messi decidió un giro abrupto en su relación con el FC Barcelona al comunicar que permanecerá para cumplir su contrato después de notificar formalmente al club sobre su intención de salida, lo que constituye un hecho de lógica similar al vivido con el seleccionado argentino en 2016.

El rosarino envió el pasado martes 25 un burofax (carta documento) a las oficinas de la institución catalana para expresar su deseo de romper el contrato que lo une hasta junio de 2021, una noticia que sacudió el ambiente del fútbol mundial y desató un aluvión de especulaciones en torno a su futuro.

Su posición se endureció el último domingo cuando faltó a los testeos PRC que el plantel “blaugrana” el día previo al inicio del ciclo técnico del nuevo entrenador, el neerlandés Ronald Koeman.

Sin embargo, tras diez días de reclusión y silencio, Messi retrocedió en su decisión de marcharse por las malas para evitar un escenario que parecía irreversible: un conflicto judicial con Barcelona, club que recibió el respaldo de LaLiga de España.

Aunque sin contrato de por medio, Messi también volvió sobre sus palabras con el seleccionado argentino hace más de cuatro años cuando renunció a la camiseta “albiceleste” después de perder por penales ante Chile la Copa América Centenario en Estados Unidos.

Aquella decisión, tomada en caliente y con el corazón roto por una nueva frustración deportiva, no tuvo el carácter premeditado de esta con Barcelona, en la que claramente hubo una estrategia sugerida por sus abogados.

“Ya está, se terminó para mí la Selección, son cuatro finales (perdidas), no es para mí, lamentablemente lo busqué, era lo que más deseaba y no se me dio”, sorprendió el rosarino, la madrugada del 27 de junio de 2016, a la salida de los vestuarios en el MetLife Stadium de Nueva Jersey.

Leo había fallado su penal en la tanda de definición rápida y otra vez había tenido un rendimiento por debajo de lo esperado en una final. El dolor de quedar a un paso de la gloria se repetía como en Venezuela 2007, el Mundial Brasil 2014 y Chile 2015.

El anuncio de Messi golpeó el orgullo de todos los argentinos y dio paso a un debate sobre si era producto del maltrato que recibía en su país por la falta de resultados, mientras paralelamente brillaba con el club catalán.

La renuncia del astro no sólo estaba impulsada por sinsabores dentro de la cancha, también por un contexto institucional escandaloso en AFA, tras la muerte de Julio Grondona en julio de 2014.

Luis Segura, el presidente que había heredado el cargo, renunciaría días más tarde y Armando Pérez sería designado al frente de una Comisión Normalizadora que, con el aval de FIFA, planteaba un proceso de reorganización para llamar a nuevas elecciones.

El runrún de su salida todavía sonaba cuando el DT Gerardo “Tata” Martino renunció al cargo a principios de julio por un conflicto con los clubes, que negaban sus jugadores para competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ese año.

Edgardo Bauza asumió en su reemplazo el 1 de agosto con el principal desafío de convencer a Messi de su regreso. El jugador se mantenía en silencio sobre esa posibilidad pero, desde su entorno, se emitían algunas señales que invitaban al optimismo.

El “Patón” viajó a Barcelona el 9 de agosto para reunirse con el capitán del seleccionado y cuatro días después llegó el mensaje esperado por todo el país.

“Veo que hay muchos problemas en el fútbol argentino y no pretendo crear uno más. No quiero causar ningún daño, siempre pretendí todo lo contrario, ayudar en todo lo que pude”, introducía Messi en su comunicado.

“Hay que arreglar muchas cosas de nuestro fútbol argentino, pero prefiero hacerlo desde adentro y no criticando desde afuera", confirmaba.

“Me pasaron muchas cosas por la cabeza el día de la última final y pensé seriamente en dejarlo, pero amo demasiado a mi país y a esta camiseta. Agradezco a toda esa gente que quiere que siga jugando con Argentina, ojalá podamos darle alguna alegría pronto”, anhelaba.

El retorno efectivo se produjo el 1 de septiembre en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza con victoria sobre Uruguay (1-0) con un tiro libre de su autoría, por las Eliminatorias Sudamericas para el Mundial de Rusia.

Esa noche renació su amor con el seleccionado, como sucederá con Barcelona cuando enfrente a Villarreal el último fin de semana de septiembre por la tercera fecha de la nueva temporada en España.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual