(Foto: Revista Barcelona)
31 de enero de 2020

En las redes sociales se genera un microclima en el que una pequeñez cobra un valor notable. O bien lo importante pasa a ser exageradamente excluyente.

Así, desde la pelotera entre Irán y los Estados Unidos, cada vez son más los tuiteros que mueren arengados entre sí, convenciéndose unos a otros de la llegada inminente de una tercera guerra mundial, y con ella, del fin del mundo.

“Esto es todo una conspiración, ahora viene una guerra y luego explosiones y destrucción por todos lados, como predijeron Parravicini y Nostradamus.” Ese fue el mensaje que desató una ola de terror y de violencia en Twitter y provocó que millones de usuarios se suicidaran o suicidaran a otro.

“En enero las redes fueron una carnicería humana y nada parece indicar que febrero vaya a ser distinto”, asegura un experto en Twitter. Y sostiene que “a este ritmo, en 2022 faltará agua, litio y tuiteros vivos”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual