Morbo, misterio y una añoranza del pasado

Los que aman, odian. Asi se llama la película que estrena este jueves, y que vuelve a juntar a Guillermo Francella y Luisana Lopilato, auque esta vez protagonizan un romance en los años 50.
6 de Septiembre de 2017

Fueron Pepe y Paola, padre e hija, en la sitcom más repetida de la Televisión: Casados con Hijos. Pero apenas se cruzan en escena en Los que aman, odian, se deja ver que esta era para ambos la oportunidad de despegarse de ese como lugar que es el éxito.

Basado en la novela de Bioy Casares y Silvina Ocampo (la única que escribieron juntos), relata cuenta el derrotero de Enrique Hubermann ( el personaje encarnado por Guillermo Francella ), un médico que huye de un amor conflictivo y se refugia en un viejo hotel de playa. Una fuerte tormenta lo deja atrapado allí, en el mismo lugar en el que se encuentra esa mujer que quería olvidar (el papel que interpreta Luisana.La película tiene un corte clásico, y de hecho tiene una influencia muy grande de toda la filmografía de los años 50, tanto en la luz, el arte hasta en el ritmo narrativo. La femme fatal que enloquece a todos llevando al extremo el enigma de que son capaces de hacer bajo tensión de la livido elevada. Aunque la historia tiene muchas aristas dramáticas como la relación de hermanas, engaños por dinero, ternura, junto a los cruces entre amor y manipulación.

La cinta de la productora Patagonik encontró a los mejores integrantes del plantel de este misterio: Justina Bustos como la hermana afectada, Juan Minujín como el oscuro y mentiroso cuñado, Marilú Marini como la prima ingenua, Carlos Portaluppi como el mejor comisario pueblerino de la historia, Mario Alarcón como el borrachin aprovechador y Gónzalo Urtizberea como el adalid solitario. Perfectos sobre todo en los physique du rôle.

Entonces Alejandro Maci, el director, tuvo en manos un thriller que demostraba con actuaciones de registro más bien teatral para hablar de la falsedad, la hipocresía, el engaño el ocultamiento como herramientas de tensión. Nada hay de insestuoso en la intencion de juntarlos en pantalla. Si no que encajaban en esos papeles.

“Alejandro me dio el libro y me enamoré de la historia. Audicioné y me fue bien, Me la pase mirando películas de la época. Cómo ponían el cuerpo al sentarse, como prendían un cigarrillo. Me gusto por el director me exigía para no dejar afuera ningún detalle” cuenta Lopilato. Francella coincide que eso es el encanto de lo artesanal de este trabajo. “ El director debe estar presente, pidiendo más o menos de lo que vos ofreces como herramientas. Este fue uno de esos casos y fue una gran experiencia. Aprendimos mucho de los modales y las maneras de aquella epoca despojada de tecnologias” comenta Guille añorando esa epoca sinla demencial participacion de celulares y redes sociales.

Sobre las escenas de sexo ellos minimizaron la idea que ellos dos en acción erótica algo raro de ver sería. “Nosotros solo hablamos antes de la escena de beso y nos dijimos, vamos con todo, acá no podemos quedar en el medio. Y nos desconocimos, nos entregamos a ser actores, que es lo que nos gusta” dice Guillermo, que , como Lopilato, busca siempre otros desafíos interpretativo para crecer y demostrar que no solo son lo que sus etiquetas dicen. “ La comedia es en mi caso es algo que me desarrollé pero que no era mi deseo. Fue algo que está bueno, pero que no me define, lo mismo le pasa a Lu . Siempre hablamos que lo bueno que es poder probar nuevas cosas en este trabajo donde te podes quedar sentado en lo que te queda cómodo con tanta facilidad, si la encontras” dice Guillermo.

Proyectos próximos de ambos

Francella está rodando Mi obra maestra, de Gastón Duprat, con producción de Mariano Cohn, donde vuelve hacer dupla con Luis Brandoni. Además dirigirá la adaptación teatral de la película italiana Perfectos desconocidos, que contará con la actuación de Alejandro Awada, Mercedes Funes,Gonzalo Heredia, Peto Menahem como principales figuras.

Lopilato, por su parte, en octubre empieza a filmar Perdida, una coproducción entre Argentina y España basada en la novela Cornelia, de la Periodista Florencia Etcheves. “ Me gusta hacer cine porque te da más tiempo para probar y armar mejor los personaje” pero , como Francella, no descarta que si un unitario interesante aparece, con buen guión, podría sentarse a estudiar la posibilidad de volver a hacer Televisión.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS