Mosca, de 2 Minutos: “Ni nosotros pudimos arruinar nuestra carrera”

Mientras festejan los 25 años de su mítico disco debut, la banda emblema del punk rock nacional y proletario lanzó Amigos de lo ajeno, un álbum de covers que incluye temas de Sumo, Nirvana y José Luis Perales, entre otros. La participación de Andrés Calamaro y Vicentico.
(Foto: Edgardo Gómez)
Por Diego Gez - @diegogez
22 de Diciembre de 2019

Pocas son las bandas a las que el público les celebra su disco debut un cuarto de siglo más tarde. Pero también son pocas las que luego de tanto tiempo continúan lanzando nuevas obras y disfrutando del cariño de la gente. En 2019 ese es el contexto de 2 Minutos, una de los grupos más celebrados del punk rock nacional y proletario.

Por un lado, durante este año el grupo festeja los 25 años del exitazo de Valentín Alsina, el disco debut (15 canciones en sólo 28 minutos) con el que cautivaron al gran público en 1994. Por el otro, en estos días el quinteto celebra el lanzamiento de Amigos de lo ajeno, su nuevo disco de estudio (editado en vinilo y digital), en el que decidieron homenajear a varios héroes del mundo de la música que de alguna manera “son los responsables de que estemos acá”, explica Mosca, cantante y emblema de la banda.

El décimo tercer disco de la banda fue mezclado y masterizado –parcialmente– en Abbey Road y propone reversiones de siete clásicos de diferentes géneros. Así aparecen temas de Los Fabulosos Cadillacs (“Contrabando de amor”), Sui Generis (“Bienvenidos al tren”), Sumo (“Banderitas y globos”), Nirvana (“Polly”), José Luis Perales (“Un velero llamado libertad”), El Chapo de Sinaloa (“Le hace falta un beso”) y Andrés Calamaro (“La mitad del amor”). Participan del álbum como invitados Vicentico, su hijo Fermín, Roberto “RA” Díaz (actual bajista de Suicidal Tendencies) y Andrés Calamaro, entre otros.

A Mosca se lo ve algo cansado después de llegar “en modo tour” (según sus propias palabras). Entre cerveza y cerveza comienza a deshilvanar los pormenores y el origen de un disco que cerró una ausencia de seis años en los estudios de grabación. “Hacía mucho que no grabábamos, tanto que no me acuerdo en qué compañía estábamos. Teníamos muchas ganas de hacer un disco de covers, pero de los largos. Nosotros somos mucho de tocar y viajar, lo que nos da una cucarda de oro porque tenemos una pole position en ese tema. Te digo más, acá las bandas viajan al festival Vive Latino, pero nosotros vamos a todos lados y así venimos de cansados, hechos bolsa de viajar como no lo hacen los Rolling Stones (risas). Pero volviendo a la pregunta, después de la idea de hacer un disco largo la cambiamos por la de hacer un EP, algo que después también cambió por hacer un disco de extensión normal. Si me apurás te digo que todo esto comenzó a principios de 2017”, aclara Mosca poniéndole una fecha formal al primer esbozo de Amigos de lo ajeno.

–El disco tiene siete temas pero ustedes son cinco músicos. ¿Cuánto costó ponerse de acuerdo para la lista final de canciones que incluiría el álbum?

–No nos costó tanto. Cada uno se puso a buscar canciones de otros artistas que admirábamos y nos decidimos por estas siete canciones que forman el disco. Nos hubiera gustado sacar un disco más largo, ese disco inicial que era más largo, pero como nosotros nunca paramos la pelotita nos costó mucho encontrar el tiempo. Porque primero tuvimos que grabarlo, después tuvimos que viajar a tocar a Europa, luego a mezclar y masterizar en Abbey Road algunos temas. Más tarde se masterizó el resto, y mucho más tarde nos tuvimos que poner de acuerdo con la compañía, y recién después de todo eso vino el tema del arte… Ufff… (suspira). ¡Imaginate si el disco incluyera quince temas! Tardó tanto todo que se parece a Chinese Democracy, el disco de Guns N’ Roses que tardó en salir como diez años (risas). Encima, yo me encargué también de hacer la tapa, porque tengo que confesar que soy un diseñador gráfico frustrado, pero más allá de eso siempre me meto en el tema del diseño de los discos.

–El título Amigos de lo ajeno puede vincularse con delitos pero también con el amor que ustedes le profesan a las versiones originales de los temas.

–Sí, viene por esos dos lados el nombre del disco. Pero al principio me acuerdo que se iba a llamar Hospital, algo que se nos ocurrió cuando nos perdimos con una combi en México. Y un día, en otro viaje largo, vino uno del grupo que no me acuerdo bien quién era y me tiró el nombre: "Mosca, ya tengo el título del disco. Se tiene que llamar Amigos de lo ajeno." Ahí nomás dije: "¡A la mierda con Hospital!" Enseguida caí que las canciones no eran nuestras y funcionan como pequeños homenajes que les hacemos a nuestros héroes.

–Un disco de covers presenta la necesidad de desmarcarse de las versiones originales. ¿Cómo manejaron ese factor?

–Es raro hacer covers y no es algo sencillo, sobre todo porque se puede dar eso de que si hacés la versión igual a la original no le aportás nada a la gente. Y si no la hacés diferente para eso quédate con la original y listo. De todas formas, seguimos los cánones IRAM de cada canción pero le dimos una vuelta de tuerca. Creo que finalmente quedaron muy bien.

–¿Hubo alguna versión que se volvió más complicada que otra?

–Nos costó mucho la versión que hicimos de “Polly” porque no encontrábamos la onda al traducirla. Después de muchas idas y vueltas, afortunadamente lo logramos. El resto no nos trajo muchos problemas porque las laburamos bastante.



...
(Foto: Edgardo Gómez)


–¿Cómo fueron pensando en los invitados que grabaron? Por viajar tanto ese aspecto también podría haberse complicado.

–Sí, eso puede ser un quilombo y a veces no es factible contar con quien pensás. Me acuerdo que un día a la mañana, durante un fin de semana, estábamos en plena grabación y cayó Vicentico con Florián, su hijo guitarrista. Él metió voces en “Contrabando de amor” y el pibe metió guitarras mientras teníamos un desayuno de campeones. Después, mientras hablábamos, salió el tema de lo lindo que sería tenerlo a Andrés en el disco, y ahí nomás Vicentico nos dijo: “El tipo es un amigo, esperen que lo llamo”. Lo ubicó en España porque estaba de gira y Andrés se re copó a la distancia. Le mandamos el tema por Internet y mandó todas sus voces desde Europa. También participó Roberto “RA” Díaz, que grabó el bajo en “Banderitas y globos”, el tema de Sumo. A él lo conocimos por intermedio de nuestro sonidista, porque Roberto fue el bajista de una banda local que se llamó Timmy O’ Tool. Después que se terminó esa banda, se fue a vivir a Estados Unidos y desde entonces es el bajista de Suicidal Tendencies. Que toque con nosotros se dio porque nos vino a ver a un show que hicimos en Los Ángeles, después de eso nos pusimos medio en pedo y le propusimos grabar, algo que finalmente se dio en este disco. Y otro que vino a grabar, que en realidad fue uno de los primeros que vino, fue Sergio Rotman. Te digo más, creo que vino antes que Vicentico. Así que si ese fue el primero, el que vino en último lugar creo que fue Andrés, pero lo importante es que ellos contribuyeron y se prestaron de la mejor forma para que tengamos el disco que tenemos.

Amigos de lo ajeno es el disco número trece de la banda. ¿Te genera algo especial mirar hacia atrás y ver toda una extensa discografía?

–¿Es el disco trece? Uh, ¡perdí la cuenta! (risas). Lo único que me pasa con eso es que me siento que estoy en camino y eso me pone bien. Ojalá que eso nos permita el año que viene poder lanzar más música, que es lo que más nos gusta. Lo importante de todo es que seguimos en camino después de tanto tiempo. Somos una banda que nadie pudo detener: ni nosotros pudimos arruinar nuestra carrera (risas). «

¿Cuándo?
2 Minutos en vivo. Viernes 27 de diciembre en El Emergente, Gallo 333.


Amigos de los ajeno 

Lado A: “Contrabando de amor” (Los Fabulosos Cadillacs), “Bienvenidos al tren” (Sui Generis), “Banderitas y Globos” (Sumo) y “Polly” (Nirvana). Lado B: “Un velero llamado libertad” (José Luis Perales), “Le hace falta un beso” (El Chapo de Sinaloa) y “La mitad del amor” (Andrés Calamaro). Mosca (voz), Papa (bajo), Pablo y Pedro (guitarras y coros), y Monti (batería).


Un clásico con 25 años de historia

Varios fueron los años en que 2 Minutos recorrió el under porteño tocando en cuanto espacio hubiese en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Era el final de los '80, pero no fue hasta bien entrada la década siguiente que la banda explotaría en la consideración general. Valentín Alsina -el álbum debut del grupo lanzado en 1994- vendió 50 mil copias, sorprendiendo a su sello discográfico y a la banda misma.
Hoy a 25 años de todo aquello, Mosca afirma que el disco “le cambió la vida”, iniciando un camino que él y su banda siguen transitando: “Me parece que es un material atemporal, y mucho más con los tiempos políticos que vivimos en estos años. Es un álbum que tenía canciones compuestas en la época de Raúl Ricardo Alfonsín y que comenzamos a tocar en el '89, en pleno quilombo social porque ibas a comprar un kilo de pan y salía un precio y dos minutos más tarde te pedían el doble por la hiperinflación. Pero pudimos grabarlo y salió en el '94, durante el Gobierno de Carlos Saúl, donde la realidad no era tan diferente. Todas las canciones pertenecían a una realidad que te golpeaba, pero sonaban mucho en las radios y a nosotros nos dio un gran espaldarazo.”


El neoliberalismo y Terminator
La historia de 2 Minutos comenzó hace más de 30 años. Durante ese período tan largo de tiempo la banda mantuvo el entusiasmo y nunca traicionó sus ideas. Quizás por esos dos motivos cosecharon y cosechan fans de todas las edades y, al mismo tiempo, múltiples anécdotas. Estás últimas tienen que ver con el grupo, pero –desgraciadamente– también con la situación de nuestro país.
“El otro día vino un fan de los viejos, me paró y me dijo: 'Che, Mosca, ¿te das cuenta que tus canciones de cuando empezaste en los '80 están todavía vigentes?'. Y tenía razón. Yo creo que el neoliberalismo es como Terminator: un asesino implacable que no sabés de dónde viene ni cuándo llega, pero que seguro te agarra en algún un momento. Es muy triste que ahora que tengo 52 años el país esté casi como en el '94, cuando tenía 27”. ¿Cuándo?
2 Minutos en vivo. Viernes 27 de diciembre en El Emergente, Gallo 333.


Amigos de los ajeno 

Lado A: “Contrabando de amor” (Los Fabulosos Cadillacs), “Bienvenidos al tren” (Sui Generis), “Banderitas y Globos” (Sumo) y “Polly” (Nirvana). Lado B: “Un velero llamado libertad” (José Luis Perales), “Le hace falta un beso” (El Chapo de Sinaloa) y “La mitad del amor” (Andrés Calamaro). Mosca (voz), Papa (bajo), Pablo y Pedro (guitarras y coros), y Monti (batería).


Un clásico con 25 años de historia

Varios fueron los años en que 2 Minutos recorrió el under porteño tocando en cuanto espacio hubiese en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Era el final de los '80, pero no fue hasta bien entrada la década siguiente que la banda explotaría en la consideración general. Valentín Alsina -el álbum debut del grupo lanzado en 1994- vendió 50 mil copias, sorprendiendo a su sello discográfico y a la banda misma.
Hoy a 25 años de todo aquello, Mosca afirma que el disco “le cambió la vida”, iniciando un camino que él y su banda siguen transitando: “Me parece que es un material atemporal, y mucho más con los tiempos políticos que vivimos en estos años. Es un álbum que tenía canciones compuestas en la época de Raúl Ricardo Alfonsín y que comenzamos a tocar en el '89, en pleno quilombo social porque ibas a comprar un kilo de pan y salía un precio y dos minutos más tarde te pedían el doble por la hiperinflación. Pero pudimos grabarlo y salió en el '94, durante el Gobierno de Carlos Saúl, donde la realidad no era tan diferente. Todas las canciones pertenecían a una realidad que te golpeaba, pero sonaban mucho en las radios y a nosotros nos dio un gran espaldarazo.”


El neoliberalismo y Terminator
La historia de 2 Minutos comenzó hace más de 30 años. Durante ese período tan largo de tiempo la banda mantuvo el entusiasmo y nunca traicionó sus ideas. Quizás por esos dos motivos cosecharon y cosechan fans de todas las edades y, al mismo tiempo, múltiples anécdotas. Estás últimas tienen que ver con el grupo, pero –desgraciadamente– también con la situación de nuestro país.
“El otro día vino un fan de los viejos, me paró y me dijo: 'Che, Mosca, ¿te das cuenta que tus canciones de cuando empezaste en los '80 están todavía vigentes?'. Y tenía razón. Yo creo que el neoliberalismo es como Terminator: un asesino implacable que no sabés de dónde viene ni cuándo llega, pero que seguro te agarra en algún un momento. Es muy triste que ahora que tengo 52 años el país esté casi como en el '94, cuando tenía 27”.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS